Written by 3:21 pm econopolitica, presente

Errores en nuestras finanzas personales

Organizar nuestras finanzas puede ser complicado si no tenemos herramientas que nos ayuden a hacerlo. Quizás pertenecemos al grupo de personas que son ahorradoras al máximo o a aquellas que son compradoras compulsivas o simplemente somos de los que intentamos comprar lo justo y necesario, sin ni siquiera darnos un gusto.

No saber cómo manejar las finanzas personales es una situación bastante común ya que muchas personas no suelen llevar un control de lo que ganan y de lo que gastan.

Es importante definir primero el significado de la palabra “finanzas”. Finanzas es una rama de la administración y la economía que estudia el intercambio de capital entre diferentes entes, como individuos, empresa y Estado. Cuando hablamos de las finanzas personales, se refiere a la optimización de los ingresos que incluye la familia, los ahorros personales, créditos, entre otros y que deberían estar sujetos a un presupuesto para una mejor organización y control. 

Muchos libros de educación financiera no dejan de mencionar que en la escuela nos deberían enseñar estrictamente esta área de la economía, para tener un pensamiento más crítico a la hora de adentrarnos en la vida adulta, ya que las responsabilidades financieras nos exigen cada vez más. Por esta razón puede que a veces fallemos y cometamos errores en las finanzas personales por el simple hecho de no saber cómo llevar nuestros ingresos de la mejor manera, ocasionando el endeudamiento.

En las palabras de William Edwards Deming, “no puedes administrar lo que no puedes medir”

Por esta razón, aquí compartiré con ustedes nueve errores muy comunes que solemos cometer en la vida cotidiana y que pueden implicar riesgos en las finanzas personales, pero que afortunadamente podemos solucionar si sabemos identificarlos:

  • No realizar presupuestos mensuales: uno de los pasos más importantes es tomar nota al inicio de cada mes, de cuales van a ser nuestros ingresos y egresos (gastos), personales y familiares, para conocer nuestra realidad económica. Esto permitirá saber con cuánto capital contamos durante el mes y fijar un límite de gasto “posible” ya que pueden surgir gastos inesperados. La idea es que se pueda ajustar a las necesidades del momento. Existen variados software y apps. que nos permiten justamente realizar este cálculo sin que nosotros tengamos que ser demasiado ágiles en número u operaciones matemáticas, podemos utilizarlos con simplicidad.
  • No construir un fondo de emergencia: si eres precavido, eres de los que tiene siempre dinero guardado “para una emergencia” y esto es muy útil ya que siempre pueden ocurrir situaciones inesperadas y hasta costosas (alguna enfermedad, algún accidente de tráfico, robo, daño de algún artefacto imprescindible del hogar), en donde es necesario utilizar dinero que a veces no tenemos a la mano. Por lo que, el no tener ese respaldo o “colchón de dinero” nos obligará a utilizar créditos bancarios o pedir préstamos a algún conocido, cuestión que puede generar intereses y nos sale más caro, a fin de cuentas.
  • Realizar compras innecesarias: definitivamente esto es algo usual en muchas personas, por ende, se necesita más control personal, ya que a veces se vuelve incontrolable y peligroso para nuestras finanzas. Esto implica gastar por gastar o por capricho, sin ser realmente una necesidad urgente. Lo ideal es evitarlo si tenemos un presupuesto “apretado” y hay otras necesidades más importantes. Estos últimos años también hay entrado en auge el minimalismo y la vida consciente, es decir, cuidar lo que poseemos y no caer en excesos, más allá de la cuestión financiera personal también colabora con la preservación del medio ambiente al reducir la cantidad de uso de plástico y otros materiales no biodegradables.
  • No pensar en el futuro: pensar en el futuro ayuda considerablemente a que seamos más precavidos a la hora de gastar, ya sea para prepararnos para algún evento específico (viaje, comprar algo en especial, etc.) o pensar en que puede ocurrir algo imprevisto en donde debemos estar preparados. Esto motiva significativamente a ahorrar para nuestros planes futuros. La sugerencia es que separes y destines dinero a un fondo de ahorro y procura tener siempre lo suficiente para cubrir tus gastos de manutención correspondientes a tres meses. También, prepara tu retiro.
  • No invertir: esto es un riesgo que podemos tomar si estudiamos bien las opciones de acuerdo a nuestras necesidades, optando por los consejos de un asesor en el área. De esa manera, la bolsa, fondos de inversión o algún negocio podrían ser una opción. Elije el que más te convenga, el dinero puede moverse y traerte beneficios.
  • Tener una sola fuente de ingresos: a veces por comodidad pensamos que tener un solo trabajo estable es suficiente, sin embargo, nunca está de más seguir rebuscándose y realizar otras actividades en nuestro tiempo extra o de ocio, que nos generen ingresos ya que puede surgir la posibilidad de perder el trabajo principal o tener que asumir más gastos. Por eso, si tienes algún emprendimiento o alguna habilidad especial del cual quieras sacar provecho, no dudes en comenzar. También existen páginas en internet donde puedes hacer trabajos constantemente y pueden formar parte de una excelente opción.
  • Abusar de los créditos: utilizar este método como alternativa para pagar nuestras deudas pendientes de forma constante y sin control nos llevará a deudas contantes del que cada vez será más complicado salir. Utiliza los créditos sólo en emergencias o en momentos donde no tenías previsto gastar “tal” cantidad de dinero. Por esta razón, se aconseja tener siempre ahorrado algo de dinero, para evitar este error.
  • ‘Hobbies’ descontrolados: esto suele ser un peligro en algunos casos, ya que las personas adictas a las apuestas o cualquier juego de azar (apuestas lo que tienen y lo que no) y obviamente es otro nivel de descontrol. Sin embargo, coleccionar algo, ir a conciertos, viajar, etc., es una buena opción si se planifican y se destina parte del presupuesto mensual o anual en esos gustos, ya que, si trabajamos fuerte, ¡¡lo merecemos!! Así sabremos que lo gastado no afectará otros pagos y disfrutaremos más de ese pequeño capricho.
  • No tener objetivos financieros: es muy importante planear y establecer metas para un plan financiero que te permita alcanzarlas conservando tu bienestar económico. Si no eres de esas personas que piensa en cómo quiere ser dentro de unos años o qué quiere tener en unos años, es un excelente ejercicio para la mente ya que de esa manera se tiene claro qué tipo de vida se desea tener y cuáles son las metas que se necesitan cumplir, para poder orientar los esfuerzos y lograrlo.

Nunca está demás considerar algunos consejos para mejorar nuestro estilo de vida y nuestra vida financiera porque efectivamente, a veces no sabemos nuestros errores ni los pasos para corregirlos ¡Date una chance y revisa tu estrategia financiera!

El texto anterior representa mis ideas y opiniones inspiradas en: https://www.forbes.com.mx/8-errores-que-cometemos-en-el-manejo-de-las-finanzas-personales/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close