Written by 5:31 pm ciencia y tecnologia, futuro

La mitad del mundo podría convertirse en una reserva para la naturaleza

Durante muchos años científicos y conservacionistas han unido sus fuerzas para realizar estudios y proponer planes que logren revertir el constante deterioro del ecosistema terrestre, más que una idea utópica es una necesidad, el objetivo, mantener la vida terrestre.

Convertir la mitad del mundo en una reserva natural puede ser la única opción para restaurar las condiciones de vida de millones de especies, que, a la fecha, siguen viéndose amenazadas por el constante deterioro de su hábitat, ¿la causa? Siglos de actividad humana descontrolada, que ha venido llevando a niveles críticos la sustentabilidad.

Cada año los humanos seguimos afirmando nuestro dominio, incrementando la producción y expandiendo los dominios, es decir, construcciones habitacionales, tala excesiva y zonas industriales, que poco a poco dañan el hábitat.

Todo esto sucede a pesar de los constantes esfuerzos dirigidos por las grandes organizaciones mundiales que buscan preservar la vida en la tierra, tal como es el caso de la Organización de las Naciones Unidas.

¿Cuándo surge la idea?

La preservación de la naturaleza se ha convertido en el foco de muchos conservacionistas y científicos de renombre, tal es el caso del biólogo EO Wilson, quien en el año 2016 asomó por primera vez la idea de  convertir la mitad de la tierra en una reserva natural, publicando el libro  Half Earth: Our Planet’s Fight for Life.

Al principio, la comunidad científica consideró la idea un tanto absurda, teniendo en cuenta la magnitud de la misma, hasta que para el año 2019 la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y servicios de Ecosistemas, (IPBES), publicó un informe donde arroja datos alarmantes sobre el deterioro de la fauna y flora terrestre, concluyendo que aproximadamente un millón de especies se encuentran al borde de la extinción.

Además se muestra en este informe que la mayoría de los soportes vitales, como agua y aire, han venido registrando niveles críticos e insostenibles de contaminación, alterando así sus propiedades naturales, lo que a su vez desestabiliza los ecosistemas.

Básicamente, estos datos han arrojado la necesidad de buscar una solución realmente drástica y que ofrezca resultados efectivos en un plazo de tiempo determinado, pues lo que está en juego es la sostenibilidad de la vida en el planeta.  

Si analizamos muy bien este tema, convertir la mitad del planeta en una reserva natural podría ser realmente la solución al deterioro del mismo, pero, ¿Qué fondos se destinarían para lograrlo? ¿Cuál sería el costo? ¿Quiénes coordinarían las acciones de preservación?, estas son tan solo algunas interrogantes que giran en torno al tema, ¿es necesario?

Al borde de la inflexión

Este es un punto que atrae la mirada y preocupación de los expertos, se torna inevitable que el estado de deterioro de las condiciones naturales llegue a un momento de inflexión, donde no haya esfuerzo que logre revertir la situación.

Es por ello que actualmente existen campañas que se encuentran trabajando para brindar apoyo al movimiento 30×30, el cual busca aplicar ambiciosamente la recuperación del 30% del territorio terrestre para el año 2030, iniciativa que cuenta con el respaldo con National Geographic Society.

Hasta el momento, el Parlamento Europeo se ha sumado a esta idea, comprometiéndose a resguardar  el 30% de la extensión de la Unión Europea, además de restaurar  dicha proporción de ecosistema, sumando a esto la implementación de estrategias conservacionistas y una inversión del 10% del presupuesto de la UE para los mismos. Por su parte Estados Unidos ha tomado acciones similares del denominado 30×30.

Por otra parte, la Nature Needs Half junto a Yale Enviroment 360, se han convertido en una de las organizaciones que impulsan la idea de restaurar y conservar el 50% del ecosistema terrestre, teniendo el 2030 como fecha tope para llevar a cabo estos planes de preservación. Ante esta propuesta, algunos científicos y conservacionistas les atraen esta iniciativa.

Estos planes de conservación solo están siendo aplicados a pequeña escala en algunos países, sin embargo, estas campañas, asociaciones, y fundaciones siguen haciendo presión ante los organismos mundiales, para que se tome en consideración estos movimientos conservacionistas, antes de llegar al punto de inflexión.

Un reportaje realizado por BBC, aseguró que solo EE. UU. pierde un campo de fútbol natural cada 30 segundos. Se están perdiendo muchas más tierras naturales en la Amazonía brasileña, con más de 10 millas cuadradas de selva tropical quemándose o despejándose todos los días.

Actuación social

Recientemente, movimientos conservacionistas juveniles han venido haciendo eco de las medidas de protección ambiental, un claro ejemplo de ello es Greta Thumberg, una joven de 17 años de edad que atrajo la mirada del mundo por alzar su voz contra las políticas medioambientales.

Por otra parte, incluir a los pueblos indígenas en este tipo de acciones de protección se torna esencial para el éxito de la recuperación de los ecosistemas, ya que, según el IPBES, estos ocupan un 40% de las tierras en estatus de protección.

Una realidad tangible

Actualmente un gran porcentaje de tierras protegidas se encuentran en las zonas tropicales, siendo en su mayoría bosques y sabanas, sin embargo, estos se encuentran siendo deteriorados a causa de las actividades humanas, teniendo como punto de partida la construcción de infraestructuras de interconexión que atraviesan de extremo a extremo estas áreas protegidas, mientras que las autoridades gubernamentales hacen caso omiso a esto.

Para que este tipo de acciones tengan éxito, es necesario, además de recuperar y mantener estas áreas protegidas, sembrar conciencia ciudadana, es importante que el ser humano aprenda a vivir en comunión con la naturaleza, llevar espacios verdes a las zonas industrializadas y residenciales.

Ciertamente estas propuestas ambiciosas aún tienen un largo trayecto por recorrer, en la espera de acciones a gran escala que permitan llevar a cabo estas propuestas, que son realmente necesarias, además de favorecer no solo al ecosistema y biodiversidad, sino que mejorarían el estilo de vida humano.

Estos proyectos necesitan acciones globales, mientras tanto se torna importante sembrar conciencia individual, ¿Parte del cambio puede iniciar desde nuestra localidad de residencia? ¿Los pequeños gestos pueden generar grandes cambios? Son interrogantes a los cuales debemos darles respuestas si queremos que la situación cambie de manera positiva.

El texto anterior representa mis ideas y opiniones inspiradas en:

https://www.bbc.com/future/article/20200318-the-worlds-largest-nature-reserve
https://theconversation.com/one-third-of-the-worlds-nature-reserves-are-under-threat-from-humans-96721

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close