Written by 9:23 pm africa, mundo

Mutilación Genital Femenina

Se conoce que esta práctica se remonta al siglo XIX en África y usualmente se conoce como un rito de iniciación a la edad adulta de las niñas con aproximadamente 15 años de edad, sin embargo, la mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos fundamentales de las niñas y las mujeres.

La mutilación genital femenina (MGF) o también llamada ablación genital es un procedimiento quirúrgico que se realiza a una mujer o a una niña con la finalidad de eliminar parcial o totalmente el tejido de los órganos genitales femeninos.

La Unicef estima que más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido MGF en África, Asia y Medio Oriente, pero también en comunidades de inmigrantes en otras partes del mundo. Se considera que en España hay unas 18.000 jóvenes que podrían estar en riesgo.

Aunque no existan razones médicas que justifiquen esta práctica, las personas que realizan este tipo de procedimientos lo hacen por razones culturales, religiosas, costumbre, ritual o cualquier otro motivo, entre los que destacan, eliminar el placer sexual en las mujeres para convertirlas en puras, debido a la creencia de que garantiza el futuro matrimonio de las niñas y el honor de las familias, sin duda alguna, puede ser visto como una forma de controlar la sexualidad de la mujer y también se dice que permite ofrecerle más placer al hombre.

Aproximadamente 1 de cada 3 niñas adolescentes (15-19 años) se ha visto sometida a esta práctica realizada por personal de los servicios de salud.

Se estima que la MGF se practica actualmente en África, partes de Medio Oriente y Asia, pero también en comunidades de inmigrantes en Europa y el norte de América y Australia, así como entre la comunidad indígena Emberá, en Sudamérica.

Si eres parte de la población donde tu cultura no practica este procedimiento, realmente este tema suena bastante fuerte, inaceptable, inadmisible, intolerable, imperdonable e irracional. Realmente no tiene justificación, pero desde tiempos inmemorables en muchos países la violencia contra las niñas y las mujeres es socialmente aceptable, y esta práctica constituye una norma social profundamente arraigada en la desigualdad de género y la violación de derechos humanos.

Las múltiples consecuencias que trae consigo la MGF va desde infecciones, dolor intenso, hemorragias prolongadas, infertilidad e incluso, la muerte. Además, puede aumentar el riesgo de transmisión del VIH y pueden presentar complicaciones al dar a luz, como hemorragias posteriores al parto, muertes fetales o muertes prematuras de sus hijos recién nacidos. Por otra parte, y no menos importante, los efectos psicológicos que surgen de esta práctica, pueden ir desde la pérdida de confianza de la niña en sus cuidadores hasta ansiedad, depresión a largo plazo en la vida adulta y traumas.

Todo esto interfiere con las funciones naturales del organismo de la niña o la mujer, con su desarrollo y crecimiento personal ya que la afecta de distintas maneras. Los testimonios de las mujeres que sufren esta mutilación son aterradores, dolorosos y dantescos.

Para poder erradicar esta práctica es necesario un cambio de visión y perspectiva cultural, pero estos procesos son ciertamente controversiales y lentos, un cambio radical en costumbres culturales también acarreará consigo críticas acerca de si “el mundo exterior civilizado” ha de intervenir en cuestiones culturales de pueblos que las han mantenido por décadas – por más aberrantes que estas sean.

Organizaciones mundiales como la UNICEF, ONU, OMS, UNFPA, entre otros, dirigen programas para erradicar la mutilación genital femenina, promoviendo leyes y políticas de tolerancia cero, colaborando con trabajadores de la salud para eliminar esta práctica y prestar asistencia a las mujeres y las niñas que han sido sometidas a ella. Además, realizan trabajos sociales en comunidades para hablar abiertamente sobre los beneficios de acabar con la mutilación genital femenina y fomentar la oposición a esta práctica.

Sin embargo, este padecimiento lleva siglos ¿las organizaciones pueden hacer el trabajo solas? ¿sus leyes se cumplen? ¿qué hay de los gobiernos?

  • España: en el 2003 se aprobó la ley orgánica, que modifica el Código Penal en este país y en la cual tiene lugar la tipificación de un nuevo delito de mutilación genital. En 2005 se aprobó la ley orgánica para perseguir extraterritorialmente la práctica de la mutilación genital femenina. La resolución permite a los jueces españoles condenar las ablaciones realizadas a las niñas, no solo dentro de las fronteras españolas sino también fuera de ellas.
  • África: en el 2016 el Parlamento Panafricano, aprobó la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros. Los 250 parlamentarios firmaron un plan de acción para erradicar esta práctica. Y en 2019 el Gobierno de Sierra Leona prohibió la mutilación genital femenina como parte de una serie de medidas contra las ceremonias de iniciación.
  • Sudán: según las Naciones Unidas Sudán es uno de los países donde más se practica la mutilación genital femenina, con una cifra del 86,6 % en niñas y mujeres de entre 15 y 49 años que han sido sometidas a ella. Recientemente, en abril del 2020, el gobierno sudanés aprobó una enmienda a su legislación estableciendo una pena de tres años de prisión o multa a quienes la practiquen en un establecimiento médico o en cualquier otro lugar además de la retirada de la licencia del hospital, centro de salud o clínica privada donde se haya llevado a cabo la operación.

Sin embargo, algunas ONGs consideran que la ley de este país es insuficiente porque debería contemplar también el castigo para los padres que la permiten, porque simplemente es un tipo de mentalidad que hay que curar.

 

Hasta ahora, no muchos gobiernos han promulgado leyes severas para este tipo de actos, ya que no deberían ser permitidos en ningún lugar del mundo. Y es un trabajo de hormiga, como el de las ONGs, que deben estar en constante actividad en pro de los afectadas y las comunidades arraigadas a estas costumbres.

 

Poco a poco las mentalidades y los gobiernos irán cambiando de opinión y haciendo frente a estas prácticas malsanas, pero seguramente llevará aún años su erradicación.

El texto anterior representa mis ideas y opiniones inspiradas en:

https://www.unicef.org/es/historias/lo-que-debes-saber-sobre-la-mutilacion-genital-femenina

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close