Written by 1:54 pm educacion, futuro

Seguridad en esta nueva era de enseñanza a distancia

El año 2020 ha marcado un antes y un después en el ámbito de la educación y de la enseñanza en todos sus niveles, desde la educación primaria hasta la educación universitaria.

Esto se ha convertido en un reto grandísimo para maestros y profesores universitarios, para los padres y hasta para los mismos estudiantes, ya que adaptarse a nuevas metodologías de aprendizaje a distancia y distintos ambientes a los que estaban acostumbrados (un salón de clases, por ejemplo) involucra una adaptación diferente que puede llevar un proceso, para unos más fácil que para otros. Por esto, una de las herramientas indispensables es la utilización de la tecnología que incluye computadores, software y navegación por internet que requiere de una atención particular. Con estas herramientas es posible estar expuestos a peligros cibernéticos por lo que es importante cuidarse y estar seguros, mientras se enseña y se aprende.

Debido a la pandemia causada por el COVID-19, las escuelas y universidades han decidido seguir con la enseñanza a distancia para continuar impartiendo conocimientos, cumplir con el calendario escolar y universitario y obedecer con la cuarentena decretada en varios países. Sin embargo, el internet usualmente es vulnerable en cuanto a ciberseguridad y muchas personas se pueden estar haciendo preguntas como ¿estamos seguros mientras enseñamos a distancia? ¿pueden haber infiltrados en una clase online? ¿la información compartida es confidencial? ¿cómo nos podemos cuidar de estos posibles problemas?  

Y está claro que las amenazas pueden ser más evidentes, cuando muchos de los involucrados, como profesores, maestros y estudiantes (al menos los más pequeños), no se encuentran familiarizados 100 % con los nuevos mecanismos de aprendizaje. Sin duda alguna, requiere de plataformas “seguras” suministradas en algunos casos por la institución o simplemente la utilización de softwares libres y gratuitos de video conferencias y plataformas de mensajería electrónica, que son actualmente muy utilizados.

Por eso a continuación, se apuntarán unos cuantos tips relacionados a cómo estar seguros desde nuestro computador en casa a la hora de impartir las clases o recibirlas. Pero primero que nada ¿cuáles son los verdaderos riesgos de la enseñanza a distancia?

Esta pregunta incluye los riesgos que corren los profesores y los estudiantes durante la utilización de algunas plataformas o software no confiables ya que es más probable que algún participante haga clic en alguna información fraudulenta que va desde un correo electrónico irregular hasta archivos adjuntos descargables.

Las estadísticas señalan que más del 90 % de los ataques cibernéticos comienzan con correos electrónicos de phishing, según un informe del Consortium of School Networking (CoSN) en Estados Unidos sobre las cinco principales amenazas de ciberseguridad para las escuelas.

Por lo que los phishing se pueden aprovechar de las descargas de fuentes no confiables y acceder a información confidencial de los propietarios de los dispositivos electrónicos utilizados para la clase en línea. También puede ocurrir infiltración en las herramientas de comunicación tales como videoconferencias, para insertar imágenes inapropiadas o espiar llamadas de conferencias, comprometiendo la privacidad y la seguridad de todos los integrantes.

“Con más maestros y estudiantes en línea, si lo hacen particularmente desde entornos menos controlados (fuera de la escuela) aumenta la superficie de ataque de la comunidad escolar”, Doug Levin, fundador y presidente del Centro de Recursos de Ciberseguridad K-12.

De esta manera, es de suma importancia que todos los involucrados en estas nuevas metodologías educativas estén al tanto de los posibles ataques de los que pueden ser víctimas, con la finalidad de estar alerta y no cometer algunos errores. A continuación, se mencionarán unos consejos referentes a la seguridad cibernética para cuidarnos de cualquier inconveniente no deseado.

  • Plataforma de la institución: la utilización de plataformas institucionales forma parte de una alternativa sana. Se puede tener acceso a un sistema de almacenamiento en la nube y aplicaciones de mensajería o correo electrónico que se utiliza para comunicarse entre colegas y estudiantes. Las instituciones suelen blindarlas con anti virus para evitar filtraciones y phishing.
  • Actualiza frecuentemente las contraseñas: modificar las contraseñas de las cuentas y correos electrónicos regularmente es un tarea importante y fundamental realizar para evitar falsificación o robo de contraseñas. Las instituciones no obligan a profesores y estudiantes a renovar sus contraseñas en cuentas institucionales, sin embargo, es un buen consejo para evitar cualquier inconveniente.
  • Revisar con detenimiento el material a compartir: existe una gran cantidad de herramientas de aprendizaje e información útil en internet para compartir con los estudiantes y también cuando se trata de investigar sobre cualquier tema. Hay páginas que son más atractivas y efectivas que otras, sin embargo, es importante reconocer que deben asegurarse de que cualquier recurso de aprendizaje que utilicen se haya examinado para tener en cuenta los problemas de seguridad y privacidad de los datos. No dar clic a páginas emergentes o propagandas diferentes a lo que se está investigando es otro de los consejos que se deben tomar en cuenta.
  • Educar a los estudiantes, maestros, profesores y otro personal escolar y universitario: Direcciones, Departamentos y Coordinaciones deberían dictar charlas sobre la seguridad básica en línea Estos deben reiterar la implementación de mejores prácticas, como verificar los nombres de dominio en correos electrónicos y eliminar inmediatamente los correos electrónicos con enlaces o archivos adjuntos sospechosos.
  • Involucrar a los padres: al menos en primaria y secundaria, es importante hablar con los padres sobre los peligros del uso inapropiado del internet. Una supervisión adecuada y hablar con sus hijos acerca de las prevenciones y seguridades a tomar es una manera efectiva de asegurar que los estudiantes estén seguros en línea, tanto en la escuela como en casa. Es necesario, velar por que los dispositivos que utilizan los niños cuenten con las últimas actualizaciones en materia de programas informáticos y programas antivirus.

Las buenas prácticas de ciberhigiene y ciberseguridad deben integrarse en planes de aprendizaje a distancia porque se convertirá en los nuevos procedimientos de la educación. Sin ello, estaremos serán más susceptibles a las amenazas de seguridad y privacidad que pueden interrumpir el aprendizaje y la enseñanza.

 

El texto anterior representa mis ideas y opiniones inspiradas en:

https://www.gettingsmart.com/2020/05/how-to-stay-secure-when-teaching-remotely/?utm_campaign=coschedule&utm_source=twitter&utm_medium=Getting_Smart&utm_content=How%20to%20Stay%20Secure%20When%20Teaching%20Remotely

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close