Written by 8:21 pm europa, mundo

¿Qué fue el Plan Marshall y por qué es tan importante a día de hoy?

El siglo XX fue decisivo en la historia de la humanidad. Cambios que anteriormente se sucedían lentamente y en el transcurso de las décadas e incluso de siglos, ocurrían ahora en apenas unos años. Nuevas formas de gobierno, nuevos sistemas económicos, un mundo cada vez más pequeño y nuevos salvadores aparecían por todas partes.

Desgraciadamente, este choque radical de nuevas ideas derivó no en una, sino en dos guerras mundiales, las más desastrosas que la humanidad ha conocido. En 1945, la Segunda Guerra Mundial terminaba, dejando una Europa en ruinas y empobrecida. El viejo continente necesitaba ayuda para la reconstrucción y es aquí donde entró en juego el Plan Marshall.

Marshall y la recuperación de Europa

 uropa se encontraba en recesión y con una dura situación económica. Estados Unidos ideó en primera instancia un programa de recuperación económica, financiera e industrial denominado European Recovery Program (ERP) por su nombre oficial, pero llamado popularmente Plan Marshall.

¿Por qué Marshall?

George C. Marshall fue Secretario de Estado de los Estados Unidos de América entre los años 1947 y 1949. Después de intentar mediar en una tregua con los dos bandos de la guerra civil china que en ese momento asolaba el país, Marshall volvió a Estados Unidos y comenzó a preparar el plan de recuperación económica de Europa que finalmente llevaría su nombre.

El Plan Marshall se desarrolló entre los años 1948 y 1952 y proporcionó una ayuda de aproximadamente 12.000 millones de dólares estadounidenses de la época a dieciséis países europeos. Una gran parte de ese dinero se invirtió a países con una mayor capacidad industrial, ya que se consideraban más importantes para la reactivación económica.

Reino Unido recibió el 26 % de las ayudas totales, mientras que Francia supuso el 18 % del gasto y Alemania Occidental el 11 %. La Unión Soviética fue invitada a participar pero posteriormente rechazó su entrada por el temor a la pérdida de independencia económica a manos de los estados del bloque capitalista.

En apenas cuatro años, los niveles de producción europeos ya se habían recuperado a niveles previos a la guerra, aunque varios especialistas achacan este crecimiento a una tendencia previa y no relacionada con el Plan Marshall y su gran inyección de capital. En este sentido, suecede algo similar que con el análisis sobre la efectividad del New Deal del presidente Roosevelt para la recuperación de la economía estadounidense en la Gran Depresión de 1929: ¿hasta qué punto funcionó realmente? Existen opiniones contradictorias.

 La otra cara del Plan Marshall

 Como cualquier otro tratado o plan económico, el Plan Marshall también tiene una cara B con varios detalles a tener en cuenta. La pobreza y la carestía de alimentos azotaba Europa, mientras las industrias pesadas recibían gran parte de los incentivos para poder ser reactivadas lo antes posible. En este contexto de pobreza, incertidumbre y escasez de alimentos a precio asequible, el apoyo electoral hacia el comunismo aumentaba de forma importante como una opción alternativa a paliar esta situación.

Estados Unidos no podía permitirse la proliferación del comunismo en países occidentales del viejo continente. Grecia ya se encontraba en una guerra civil que enfrentaba a partidarios comunistas con el ejército nacional, Checoslovaquia sufría un golpe de estado comunista y el descontento por la situación económica del resto de países europeos podría hacer repetir la situación de entreguerras, tal y como ocurrió con el auge del fascismo en la República de Weimar (la breve república alemana entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial).

Por lo tanto, el Plan Marshall funcionaba como dique de contención contra la Unión Soviética y el bloque del este y ampliaba la esfera de influencia de Estados Unidos en un mundo que comenzaría a ser cada vez más globalizado. En añadido, protegería las inversiones estadounidenses en suelo europeo.

Las críticas modernas al Plan no solo hablan de la escasa eficiencia del mismo, sino del aumento de corrupción de los gobiernos y el desembolso del capital en labores no relacionadas expresamente con la reconstrucción europea, como las guerras coloniales que algunos de los países europeos mantenían.

Sea como fuere, las negociaciones fueron largas y tediosas. Por una parte, la administración del presidente Harry S. Truman tuvo que contar con el apoyo final de los republicanos que controlaban el Congreso, que finalmente ofrecieron. Por otro lado, las negociaciones en París con dieciséis estados europeos tuvieron que tener en cuenta los intereses propios de cada nación y acordar un punto en común para todos ellos.

La relevancia del Plan Marshall en la actualidad

 La economía es un campo que no vive sin la ideología o sin el abrigo de la política. Los apoyos a los planes de ayuda extranjera son tan comunes como sus detractores, dependiendo del signo político o de la nación en cuestión.

 ¿Por qué es tan importante el Plan Marshall a día de hoy?

La crisis de la pandemia del coronavirus ha dejado al descubierto los fallos o las carencias de un sistema económico y político que ya muchos consideraban degradado desde hacía años. Las continuas crisis de la Unión Europea, como la crisis migratoria en el Mediterráneo, el auge de los nacionalismos o populismos en sus diferentes gobiernos, o la salida del Reino Unido mediante el referéndum del brexit no han hecho sino agudizar esta sensación y volver al planteamiento de vías alternativas para hacer frente a tiempos difíciles.

Europa se encuentra en el año 2020 en una encrucijada que requiere de soluciones modernas a problemas complejos y la austeridad no parece una opción viable en estos momentos. Un nuevo Plan Marshall ya se está rescatando de los baúles de la historia como una posible vía para la reconstrucción europea en la crisis económica que azotará el continente.

A día de hoy, el Banco Central Europeo ya se ha comprometido a adquirir deuda de los estados miembro, a falta de un plan más ambicioso para acoger en su paraguas las economías en recesión más afectadas, sobre todo aquellas del sur, como España, Portugal, Grecia, Croacia e incluso Francia.

¿Es necesario un nuevo Plan Marshall? Y lo más importante, ¿podrá la Unión Europea ponerse de acuerdo para la elaboración de un plan común? El tiempo lo dirá.


El texto anterior representa mis ideas y opiniones inspiradas en:

https://economipedia.com/definiciones/plan-marshall.html
https://www.muyhistoria.es/curiosidades/preguntas-respuestas/en-que-consiste-el-plan-marshall-951459411647
https://www.learneurope.eu/index.php/es/temas/el-plan-marshall/
https://enciclopediadehistoria.com/plan-marshall/
https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20200416/48561271072/plan-marshall-truman-guerra-fria-churchill-reconstruccion-europea-posguerra-iigm.html

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close