Written by 10:06 pm econopolitica, presente

Imprimir dinero y el monstruo de la inflación

Siempre que acontece una crisis como la que estamos viviendo con la pandemia del coronavirus, la economía responde en igual manera. Y es que al ser una ciencia (o pseudociencia, como algunos la llaman) muchas veces impredecible, es difícil adelantarnos a cuál debe ser nuestra respuesta en este tipo de situaciones.

Una de las voces que se suelen oír cuando falta liquidez es aquella que apuesta por imprimir más dinero. Parece sencillo, ¿verdad? Falta dinero para pagar las necesidades de una nación, así que imprimimos más y así podemos financiar los gastos adicionales que se han ocasionado con la crisis.

Sin embargo, y a pesar de que esta no es una solución como tal, sino solo una herramienta más, los países de la Unión Europea están atados de manos, ya que no tienen la posibilidad de emitir moneda en esta emergencia de manera unilateral. Toda la política monetaria de las naciones está supeditada a la Unión Europea desde la entrada en la zona euro, y ya no pueden optar por imprimir más moneda para impulsar sus exportaciones, tal y como hacía España hacía décadas.

 

Un vistazo a la inflación

 

Para aumentar la oferta de moneda de un país, los bancos centrales de cada nación (o en su defecto, el Banco Central Europeo en las naciones de la zona euro) deciden imprimir moneda. Esto provoca que aparezca el monstruo de la inflación.

¿Qué es la inflación? La inflación, en resumidas cuentas, es el aumento generalizado de los precios que no solo ocurren en artículos o sectores específicos, sino que más bien sucede a un nivel  global dentro del país.

¿Qué conlleva un aumento generalizado de los precios? Es fácil responder a esta pregunta. Si aumentan los precios, el dinero pierde valor, porque se necesita más moneda para poder comprar algo.

Imagina que tienes un sueldo de 1.200 € y tus compras mensuales para la alimentación suponen 300 €. Si la inflación se dispara al doble por haber puesto en circulación más dinero (el banco central imprimiendo moneda), ahora tus gastos de alimentación pasarán a ser de 600 €. ¿Y tu sueldo y tus ahorros? Quedarán seguramente muy parecidos.

Esto a nivel de hogar es fácil verlo, pero a nivel macroeconómico es una situación muy compleja. Si la inflación sube naturalmente por causa de las fluctuaciones económicas durante años o décadas, los precios, las pensiones y los sueldos se pueden ajustar a un nivel razonable (aunque a veces, tengamos la sensación de que no se ajustan a la par de lo que deberían).

 

Es por este motivo por lo que los precios de las cosas hacía décadas parecían más baratos desde nuestro punto de vista, porque la moneda ha sido perdiendo valor y sumando inflación, haciendo que antes por una de las antiguas pesetas españolas podías comprar varias cosas, y a finales de los 90, justo antes de la llegada del euro, apenas podías comprar nada en toda la península solo con una.

 

Hiperinflación en la República de Weimar

 

El verdadero problema ocurre cuando la inflación se dispara en un periodo de depresión económica, posguerra o bloqueo económico, a un ritmo vertiginoso. A esto se le llama hiperinflación.

Existen varios ejemplos característicos de hiperinflación, es decir, ocasiones donde el dinero perdió tanto valor que se imprimieron billetes con cantidades astronómicas o se recurrió al trueque de nuevo.

En la República de Weimar (Alemania en el periodo de entreguerras), entre el año 1921 y 1923, la moneda del Imperio alemán sufrió una pérdida muy grave de valor, llevando a una bajada tremenda del poder adquisitivo de las familias. Todo esto tuvo muy diversas causas, pero las principales se pueden resumir en la enorme deuda impuesta en el Tratado de Versalles por las reparaciones exigidas por los aliados después de la Primera Guerra Mundial.

El gobierno alemán comenzó a imprimir moneda para hacer frente a la falta de liquidez y para colmo de males, la moneda no tenía ningún respaldo en ningún metal como el oro, por lo que no se podía garantizar su valor según las reservas de este metal en los almacenes del país.

La moneda llegó a bajar tanto de valor, que perdió su uso y función, hasta el punto de que los precios cambiaban de la misma mañana a la tarde, haciendo imposible adquirir productos básicos porque su precio había subido como la espuma. Llegó a empapelarse paredes con el marco alemán debido a lo barato que era disponer de estos billetes.

 

El peligro de imprimir moneda

La ley básica de la economía nos dice que cuanto más oferta hay de un producto, menos cuesta ese producto o servicio ya que su valor es menor y es más fácil de adquirir. Lo mismo ocurre con la moneda de un país. Si hay más moneda en circulación, significa más oferta y por lo tanto, menos valor para esta moneda.

Aunque en un principio, imprimir moneda pueda parecer efectivo a corto plazo para pagar una deuda como la de la crisis económica de la COVID-19, los efectos pueden ser perjudiciales a largo plazo en la economía. Y, aunque se pueda pagar parte de esa deuda con la moneda que se haya imprimido, los efectos en la economía del aumento generalizado de precios hacen que esta práctica sea contraproducente en su objetivo.

Por eso mismo, a la hora de imprimir dinero, el Banco Central Europeo ofrece programas de estímulo económico dotando de una mayor cantidad de dinero a las empresas, bancos e instituciones europeas con una previsión de hasta un 2 % de inflación, un valor que se considera apropiado.

Otro ejemplo característico de inflación actual sería el de Venezuela. El bolívar venezolano se encuentra fuertemente devaluado. A precios de mayo de 2020, un dólar vale 177.691,94 bolívares. Esta hiperinflación venezolana ocurrió en un plazo relativamente corto de tiempo y el país se encuentra en una grave crisis económica en la que las familias tienen verdaderas dificultades para costearse productos básicos a precios tan exagerados.

No hace falta añadir más sobre la peligrosidad de imprimir moneda sin control alguno.

 

En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en
https://www.libremercado.com/2020-04-01/jose-garcia-dominguez-imprimir-dinero-contra-el-covid-19-coronavirus-eurobonos-90392/
https://www.ecb.europa.eu/ecb/educational/hicp/html/index.es.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Hiperinflaci%C3%B3n_en_la_Rep%C3%BAblica_de_Weimar
https://www.europapress.es/economia/noticia-no-puede-imprimir-mas-dinero-pagar-deuda-20150127184508.html

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close