Written by ciencia y tecnologia, futuro

La comida más cara (y celebrada) del mundo

Hace una década se realizó la primera transacción con criptomonedas: un usuario compró dos pizzas con 10.000 bitcoins, que es hoy el equivalente a 90 millones de dólares. Desde entonces, se festeja el Bitcoin Pizza Day.

Para la mayoría, el mundo de las criptomonedas es un mundo misterioso. Nadie entiende muy bien cómo funciona el sistema, si conviene comprar o vender bitcoins, si tiene futuro o simplemente es una estafa elaborada.

Lo que resulta innegable es que, a pesar de todo, las criptomonedas hoy todavía dan batalla. Y no sólo eso: también se celebra su existencia.

Unos diez años atrás, un usuario realizó la primera transacción con bitcoins. Este hombre de Florida (Estados Unidos), compró dos pizzas por la suma de 10.000 bitcoins (o BTC, por sus siglas). ¿Eso es mucho o poco? Bueno, depende de varios factores.

En ese momento 10.000 BTC no equivalían a demasiado dinero. Pero hoy el valor es de unos 90 millones de dólares. Por algo se dice que el ahorro es la base de la riqueza…

Lo cierto es que desde entonces los defensores más fervientes de las criptomonedas han celebrado el Bitcoin Pizza Day, y no precisamente por el mal negocio del hombre de Florida, sino porque marcó un hito en la historia del Bitcoin.

En la actualidad comprar pizzas (o cualquier otra cosa) con criptomonedas es una práctica habitual en varios países. Pero hace diez años fue un logro en verdad importante que un comerciante aceptara el Bitcoin como forma de pago.

 

A Lazlo le gusta tener pizza de sobra

 

En 2010, el Bitcoin tenía apenas un año de vida. Era poco más que una rareza para algunos freaks de la Internet. El 22 de mayo de ese año, un programador llamado Lazlo Hanyecz tuvo la osadía de ofrecerle a un compañero del foro Bitcoin Talk la suma de 10.000 BTC por dos pizzas del negocio Papa John’s[1].

Dicho foro era en esos momentos el principal lugar de reunión de los bitcoiners, y allí Lazlo publicó la siguiente histórica entrada:

 

“Pagaré 10.000 Bitcoins por un par de pizzas… tal vez 2 grandes, así me sobra algo para el día siguiente. Me gusta tener pizza de sobra para comerla más tarde. Puedes hacer la pizza tú mismo y traerla a mi casa o pedirla en negocio con delivery, pero lo que quiero es que me entreguen la comida a cambio de bitcoins”.

Otro usuario, conocido como “jercos”, aceptó la oferta y de inmediato Lazlo le envió el dinero virtual.

 

Un hecho histórico y un mal negocio

 

Las pizzas de Hanyecz se han vuelto más y más caras desde que el Bitcoin irrumpió en el mundo. Unos nueve meses después de la compra, el Bitcoin ya había alcanzado la paridad con el dólar estadounidense. Entonces, las dos pizzas valían 10.000 dólares, lo cual ya era demasiado dinero.

Más tarde, en el quinto aniversario del Bitcoin Pizza Day, las dos pizzas se valoraron en unos sabrosos 2,4 millones de dólares.

Pero hace unos pocos años, el Bitcoin superó por primera vez la marca de los 8.000 dólares, y entonces las cifras se volvieron más que estrafalarias. Hoy las dos pizzas de Lazlo se valúan en 90 millones de dólares.

Seguramente Lazlo haya disfrutado durante al menos dos noches seguidas de sus pizzas, y quizás ahora se vaya a dormir pensando en todas las otras pizzas que se podría haber comprado. Pero desde este humilde lugar queremos decirle a Lazlo que lo importante, lo verdaderamente importante, es disfrutar el presente.

 

¿Por qué el Bitcoin vale lo que vale?

 

Las criptomonedas son un tema complejo, pero intentaremos explicar brevemente cómo funcionan.

Empecemos por decir que el Bitcoin, la primera criptomoneda, fue creado en 2009 por Satoshi Nakamoto. Hay quienes dicen que Nakamoto en realidad no existe, que es otra persona, o un grupo de personas, o incluso un Estado poderoso con intereses oscuros.

Cuando alguien compra o vende un Bitcoin, la transacción queda inevitablemente registrada en un historial que forma parte de una cadena de bloques. Esto prueba la propiedad de cada unidad[2].

A diferencia de las monedas tradicionales, el Bitcoin no es un bono ni una acción, ni siquiera es emitido por una entidad bancaria ni un gobierno nacional. Esto quiere decir que el valor del Bitcoin no es influido por la inflación o la política monetaria de un Estado, sino por otros factores:

  • La oferta y demanda.
  • El costo de producción de un bitcoin.
  • La cantidad de criptomonedas que compiten.
  • Las leyes del gobierno de cada país.

Además, como ocurre con todas las divisas, el valor de un bitcoin se determina en gran parte por factores un tanto irracionales. En el caso de las criptomonedas, al ser una nueva y desconocida tecnología sin regulaciones globales, su valor depende de la confianza que se le tenga y de lo aceptada que sea.

Para decirlo más sencillo: el precio del Bitcoin sube cuando la demanda de Bitcoin sube, y el precio baja cuando hay menos demanda.

 

La demanda depende de una serie de factores que van más allá del mundo de las criptomonedas. Por ejemplo, la guerra comercial entre los Estados Unidos y China tuvo un efecto profundo en el valor del Bitcoin. 

Quizás el mayor inconveniente de las criptomonedas sea su volatilidad. Como bien lo sabe Lazlo, hoy puedes comprarte dos pizzas y mañana veinte mansiones, o al revés.

Aunque Bitcoin tiene el mayor volumen de comercio entre las criptomonedas, sigue siendo un mercado pequeño en comparación con otros mercados globales. Si el Bitcoin tuviera el mismo volumen de comercio que, por ejemplo, el oro, entonces su comportamiento sería muy similar en términos de volatilidad.

El mundo del Bitcoin es sólo para gente que no teme a los riegos. Mientras, el resto de los mortales seguiremos juntando billetes con la esperanza de alguna vez comprar dos pizzas que valgan 90 millones de dólares.

 

En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en

[1] https://www.coindesk.com/bitcoin-pizza-10-years-laszlo-hanyecz

[2] https://www.investopedia.com/tech/what-determines-value-1-bitcoin/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close