Written by 11:02 pm reflexiones, semana

Control durante una crisis, policías… Más allá del racismo

Otra muerte que pone en evidencia las grietas del sistema policial. El entrenamiento necesario, su calidad, los métodos de control, la seguridad y supervisión constante de quienes ejercen la función policial. ¿Es el policía alguien que me cuida o alguien a quien debo temer?

Sentirse a salvo y seguro es una necesidad que está arraigada en todas las personas. Algunos expertos en psicología consideran que el miedo a la violencia interpersonal es una especie de “fobia universal humana”. En las ciudades la salud física y mental se ve perjudicada por el pensamiento recurrente de una acción violenta o criminal.

Solo basta ver a alguien en un estacionamiento que parece sospechoso, con una chaqueta y una gorra, para entrar en alarma. Es una situación, más frecuente en personas que han sido objeto de una acción violenta. Sobre todo, dependiendo de la incidencia de delitos en el lugar en donde vive.

Las emociones nos mueven.

Walter Riso, en su obra; Sabiduría Emocional, indica que existen emociones primarias, entre las que se pueden destacar: el dolor, el miedo, la tristeza, la ira y la alegría. Y emociones secundarias como: el sufrimiento, la ansiedad, la depresión y el apego. Las primeras son con las que se nace, son naturales, son de corta duración y cumplen una función adaptativa. Mientras que las segundas son aprendidas, “son expresiones de la mente”. El aprender a controlar esas emociones puede hacer la diferencia en una situación de crisis.

 

El sello de una tragedia.

Por intentar pagar con un billete falso de 20$.

George Floyd un hombre negro estadounidense, es sometido por tres agentes policiales blancos en la vía pública. El procedimiento es filmado y muestra como el hombre sometido suplica que le dejen respirar, no puedo respirar decía. al tiempo que la rodilla del agente policial Derek Chauvin, presiona su cuello.

El procedimiento.

Floyd es sacado del auto y esposado por un policía, con el cual se desplaza y se sienta en el piso, tal y como se evidencia en un video no hay violencia. Luego llega otra unidad policial con dos uniformados más, uno de ellos es Derek Chauvin.

Someter a un hombre no es una tarea sencilla, sobre todo sin hacerle daño. El procedimiento es inmovilizarlo y eso fue lo que hicieron los tres policías. Colocaron al sospechoso boca abajo y un policía controlaba las piernas, otro la espalda y uno que ejercía el mayor control en el cuello, todos ejercían control con sus rodillas. Lo hacen de esa forma porque deben mantener una visión periférica del lugar y tener las manos libres para poder usar sus armas en caso de ser atacados por algún acompañante del detenido. Pero ¿Por qué todo terminó en tragedia? ¿Por qué si el sospechoso no se resistió con violencia fue sometido de esa forma?

A la vista es desproporcionado; pero en ese momento nadie sabe que pasa o pasará, y el entrenamiento policial los prepara para tomar las previsiones del caso. En cualquier momento puede surgir un cómplice o dos, el detenido se puede tornar violento, es un momento de crisis que debe ser controlada, respetando las leyes.

No se trata solo de la seguridad del detenido y los policías, sino también de los ciudadanos que circundan el lugar. Lo que parece un simple arresto, puede convertirse en una tragedia si no es manejado adecuadamente. Y eso fue lo que sucedió.

La consecuencia.

La muerte sobrevino, Floyd colapsó, según algunas fuentes el oficial de policía mantuvo su presión en el cuello por alrededor de 8 minutos. ¿Cómo puede ser esto posible, si en el entrenamiento para ser policías debieron haberles dicho que con una presión sobre la tráquea y su carótida (en el cuello) durante 15 o 30 segundos la víctima queda inconsciente? En el entrenamiento de policías debieron haberles enseñado que de continuar con la maniobra después de la inconciencia la persona moriría. ¿No se lo enseñaron?  Chauvin era un oficial experimentado, ¿Acaso no lo sabía o se le olvidó? ¿Qué pasó con los otros policías? ¿Por qué no lo disuadieron de que le quitara la rodilla del cuello?

La víctima debió perder el conocimiento ¿No se dieron cuenta los 4 policías presentes? Es lo primero que sucede al ejercer una presión de ese tipo sobre el cuello, cuando se sigue con la presión el desenlace es fatal, tal y como lo fue en este trágico caso.

Estas técnicas de sometimiento usadas por la policía, como la reconocida técnica llamada mata león, hecha famosa gracias a la popularidad que han cobrado las artes marciales mixtas (MMA), no pueden ser usadas por los policías de algunas ciudades. Son técnicas letales ¿Deberían prohibirlas? De no ser así ¿Cómo controlarlas, cuando por el nivel de estrés en un procedimiento un oficial puede excederse, es muy fácil hacerlo?

En la dinámica de este tipo de situaciones puede tener una gran importancia la capacidad para reconocer, evitar o responder efectivamente.  Y la confrontación más importante se da en el interior de cada ser humano, en su cerebro. Para tener éxito, el entrenamiento de situaciones que simulen la realidad es fundamental ¿Cuántas unidades de policía entrenan a su personal de manera recurrente? En los países que más se ajustan al deber ser, se hacen pruebas de disparo 3 veces al año ¿Cuántas pruebas se hacen de detenciones como las de George Floyd? Sin armas, sin resistencia violenta. La respuesta es ninguna, tal vez porque crean que no hace falta.

Al borde de la línea.

El estrés, la ansiedad que se genera en un procedimiento policial suele ser muy alto, quienes ven el hecho desde afuera no tienen idea de que muchos policías han sido heridos, algunos con un final fatal por no someter e inmovilizar de manera segura a un sospechoso. Altos niveles de estrés producen en las personas pérdida de la audición, de la distancia, de la visión, del tiempo, entre otras. ¿Cuánto estrés pudo generar en estos experimentados policías detener a un hombre desarmado y que no opuso resistencia? ¿Se veía a los oficiales involucrados altamente estresados durante procedimiento?

El uso desproporcionado de la fuerza.

La proporcionalidad es una regla muy importante en la legítima defensa. Si alguien es atacado con un palo de madera no puede defenderse disparando. Un ataque con puños no puede ser defendido con un cuchillo.

En el caso de Floyd, el uso de la fuerza fue desproporcionado, aunque los procedimientos se hicieron, se hicieron mal. Una mala ejecución realizada por hombres que deberían estar entrenados, por lo menos es lo que espera la ciudadanía.

Apartando el tema racial, el oficial Chauvin hizo uso desproporcionado de la fuerza. No hubo golpes, según la autopsia; pero el resultado de la operación fue la muerte del sospechoso por la aplicación de una técnica mortal y eso lo sabe quién ejecutó la técnica. ¿Son los policías víctimas de su poco o inadecuado entrenamiento? ¿Por qué seguir usando técnicas con tanto potencial de letalidad en la policía?

No todos los policías son Chauvin; pero más allá del policía culpable de la tragedia, está un sistema policial con muchas grietas. Deberían existir 300 policías por cada 100 mil habitantes, averigüe en su ciudad cuántos hay, le aseguro que no llegan ni a la mitad, por eso muchos que no se ajustan al perfil entran al sistema. ¿Cuán bien preparados están física y mentalmente? ¿Quiénes quieren ser policía? Son personas armadas, a quienes les enseñan técnicas mortales sin un entrenamiento constante, psicológica y físicamente adecuados para guardar la seguridad de las personas en la ciudad. ¿Es el policía alguien que me cuida o alguien a quien debo temer?

 

 

En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en información recopilada de fuentes como: Forbes, Eleconomista.es y Abc.es.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close