Written by asia, mundo

La transición de China a una economía de mercado

Mao Zedong instauró la República Popular China el 1 de octubre de 1949 después de una larga guerra civil en uno de los países más grandes y antiguos del mundo.

Su sistema político y económico se basaría en los preceptos de Karl Marx y el socialismo, con una gran atención a la revolución rusa que llevó a la fundación de la Unión Soviética.

Una de las mayores diferencias con el país soviético es que la revolución proletaria se basó en los campesinos, mientras que en la URSS se basó en el obrero más urbano o industrial. Sin embargo, compartían objetivos similares: la industrialización del país a gran escala, su modernización y la centralización de la economía (junto a la abolición de los sistemas de producción privados).

Hoy día, se confunde a menudo lo que supone una planificación de la economía socialista o una economía de mercado controlada por un estado que posee las empresas más importantes del país, como ocurre en el caso chino.

Para diferenciar ambos conceptos, vamos a estudiar la transición de China de un sistema económico planificado a un sistema de mercado con sus características únicas.

 

¿Qué es una economía planificada?

 

A diferencia de lo que ocurre en sociedades capitalistas, los estados socialistas (cuya fase superior era el comunismo junto a la abolición de las clases sociales), planificaban la economía para decidir quién producía, qué cantidad, cómo, dónde y a quién se destinaba.

De esta manera, los países socialistas creían que se repartirían los bienes y servicios de una manera más igualitaria y se evitarían los abusos cometidos en la economía de mercado, al no acaparar la plusvalía de los trabajadores por aquellos llamados capitalistas, es decir, el valor total que producía un trabajador no era confiscado en ninguna de sus partes.

Por lo tanto, se sustituye la propiedad privada de los medios de producción por la propiedad colectiva de los trabajadores o por el estado que les representa.

 

El maoísmo y el reformismo

Mao Zedong tomó las riendas del país desde 1949 aplicando un fuerte desarrollo industrial bajo los postulados de la economía planificada, por lo que suprimió la propiedad privada y comenzó un arduo proceso de colectivización de la agricultura.

Comenzaron así los planes quinquenales donde se decidían los objetivos a alcanzar por el país en su conjunto, acompañados de cifras macroeconómicas. Uno de los más tristemente famosos planes, llamado «El gran salto adelante», entre 1958 y 1961, no resultó efectivo y provocó un grave desabastecimiento y la muerte por inanición de muchos de sus ciudadanos.

Debido al fracaso del plan y conforme pasaban los años, se establecieron dos corrientes dentro del comunismo chino: el maoísmo más puro y el reformismo. La segunda rama apostaba por la liberalización de la economía y el abandono de muchos de los preceptos de la planificación anteriormente mencionada.

Mao no estuvo conforme con el poder que esta rama adquirió dentro del aparato estatal y lanzó su campaña llamada «La revolución cultural», la cual provocó una nueva guerra civil dentro del país, mientras los partidarios maoístas y aquellos que se calificó como burgueses competían por el poder. Mao consiguió desbancar a los contrarrevolucionarios y adquirió nuevas cotas de poder y un fuerte culto a su personalidad. Pero tras su muerte, los reformistas liderados por Deng Xiaoping iniciaron su plan de reformas.

 

La apertura a la economía de mercado

En los años 70, Deng Xiaoping llegó al poder y apostó por la modernización de la economía. Entre sus reformas y efectos, destacan los siguientes:

 

  • Decolectivización de la economía y vuelta a la propiedad privada de algunos sectores de la agricultura, junto con el desmantelamiento de las comunas.
  • Con la decolectivización agraria, un gran número de trabajadores se desplazaron a las ciudades para contribuir a la industria del país.
  • Los planificadores estatales adoptaron una gradual adopción del libre mercado con zonas económicas especiales dedicadas a ello.
  • Privatización de grandes sectores industriales por el Estado.
  • Apertura a los mercados internacionales.
  • Mejora de las relaciones internacionales.
  • Apoyo al emprendimiento autónomo.
  • Apertura de las bolsas de valores de Shenzen y Shangai en 1990.
  • Ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001.

En al año 2004, ya se reconocía la propiedad privada como un derecho del ciudadano chino.

China en la actualidad

 

El reformismo que Deng Xiaoping emprendió a finales de los años 70 se llamó oficialmente «socialismo con características chinas».

Sea como fuere, el plan de reconversión de su economía llevó a China a enriquecerse a pasos agigantados década tras década. El Banco Mundial estimó que más de 850 millones de chinos pudieron salir de la pobreza gracias a las reformas.

Aunque en un primer momento hubo dudas sobre si estas reformas se mantendrían después de Deng Xiaoping, un pensamiento influenciado por la gran inestabilidad del país en todo el siglo XX, al final se despejaron ya que China siguió con las mismas.

A diferencia de la Unión Soviética, China transicionó gradualmente de una economía fuertemente centralizada a una economía de libre mercado con fuerte intervención estatal. Los años invertidos en las reformas propiciaron la experiencia y la capacidad de adaptación a todos los sectores económicos y políticos del país. La URSS caía básicamente de un día para otro con el consiguiente desastre económico en una especie de «sálvese quien pueda» que dejó a Rusia y a las antiguas Repúblicas en un estado económico calamitoso durante muchos años.

Uno de los retos más recientes de China ha sido la gestión de la pandemia del coronavirus, que sin duda tambaleará las relaciones comerciales y de poder existentes entre el país asiático y los que hasta ahora recurrían a él como «la fábrica del mundo».

Esto, unido a la guerra comercial con la administración Trump, pondrá al país a prueba una vez más. Depende de múltiples factores: las elecciones presidenciales de Estados Unidos a finales de 2020, los datos macroeconómicos del país, la vacuna de la COVID-19… Parece que la larga marcha de China continúa.

 

En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-49749240
https://economipedia.com/actual/es-china-un-pais-capitalista-o-un-estado-comunista.html

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close