Written by econopolitica, presente

Pederastia y Justicia ¿de la mano?

La pederastia es un tema muy grave y muy polémico que ha dado por mucho tiempo de que hablar, sin embargo, cuando se habla de justicia en este ámbito, en algunos casos no es lo que se espera y surge la falta de castigo, silencio, encubrimiento y permisividad del delito por parte de las autoridades competentes, por lo que el verdadero acto de la pederastia va más allá de sólo la agresión sexual individual, sino en una práctica llena de corrupción, legitimada estructural e institucionalmente, que pudiera tener su raíz en el poder y el dinero.

Cuando se habla de pederastia usualmente se piensa en pedofilia, pero no son sinónimos. Los pedófilos, son aquellos que gustan anímicamente de jóvenes; aquellos que se sienten atraídos por personas de menor edad. Por el contrario, el pederasta hace referencia a los hombres que desean sexualmente a jóvenes o niños. La principal diferencia que se ha ido remarcando durante los últimos años es que un pedófilo siente una atracción por personas jóvenes, pero no tiene porqué llegar a desembocar en una acción concreta o consumación de dichos deseos. Por otro lado, un pederasta siente la misma atracción que el pedófilo, pero en este caso sí que desemboca en un abuso sexual.

Según los informes que maneja el portal BishopAccountability.org que rastrea todos los crímenes de esta índole en la Iglesia, afirma que la institución ha revelado hasta ahora cerca de 7.000 curas denunciados desde 1950, pero que seguramente la cifra es mucho mayor.

Por mucho tiempo se ha sabido que el gremio eclesiástico ha estado involucrado en demasiados escándalos de abuso sexual infantil cometidos por sacerdotes y miembros del clero católico. Los casos que han salido a la luz pública, se han documentado y denunciado ante las autoridades civiles de los países correspondientes, resultando en la persecución de los pederastas y demandas civiles contra las diócesis de la Iglesia católica, aunque muchos de los casos salen a la luz pública varias décadas después de los hechos. Las demandas ante las autoridades han sido hechas también contra la jerarquía católica, quien en muchas ocasiones obstaculiza las investigaciones, además de no reportar y de hecho encubrir a los sacerdotes pederastas, trasladándolos de las parroquias para evitar su detención y juicio ¿por qué?

Mirando el otro lado de la moneda con respecto al tema de los pederastas, tiene que ver con las grandes celebridades que esconden estos crímenes bajo su fortuna y fama… esto se muestra claramente en el reciente documental de Netflix denominado “Jeffrey Epstein: Filthy Rich” en español “Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico”.

Jeffrey Epstein fue un financiero estadounidense condenado por tráfico de menores en el mundo de élite y conocido como depredador sexual. El documental forma parte de una investigación que recoge los testimonios de las víctimas de Epstein, todas mujeres menores de edad provenientes de entornos familiares problemáticos y pobres, que relatan cómo Epstein las reclutó en complicidad de su pareja, Ghislaine Maxwell, para luego engañarlas y obligarlas a guardar silencio mediante amenazas. Muchos de los abusos ocurrieron en la isla privada de Epstein en el Caribe, bautizada por sus extrabajadores como “la isla de la pederastia”.

Este proyecto audiovisual expone como se desenvuelve este mundo ilegal protegido y envuelto en un sinfín de trabas del Gobierno y un interminable proceso legal a los que se enfrentan los abogados. Finalmente, en julio del 2019 fue condenado por tráfico de menores y detenido.

Por otra parte, recientemente en Argentina un fiscal definió como “desahogo sexual” la violación en grupo a una menor de 16 años ocurrida en 2012 en la provincia de Chubut, donde se imputaban a cuatro hombres por el delito. Según la denuncia, la víctima, fue violada durante una fiesta privada por al menos dos hombres, mientras otros alumbraban con sus teléfonos móviles y otro vigilaba la puerta para que nadie entrase en la habitación. La denunciante recibió atención psicológica y permaneció en silencio hasta 2019, cuando se presentó ante la justicia para denunciar la violación grupal. Debido a las amenazas y presiones recibidas, se fue a vivir a más de mil kilómetros de Puerto Madryn. Las declaraciones del fiscal de nombrar “desahogo sexual” a lo que realmente fue “abuso sexual” generó una ola de críticas y repudio en la sociedad por tan ligera terminología.

Pero de la misma manera como condenan a pederastas por sus crímenes, existen algunos que se escapan de las manos de la justicia, por tener ciertas ventajas, que podrían definirse como tiempo y poder.

  • Denuncias retardadas: a esto se refiere el “tiempo”. Muchas de las denuncias de abuso sexual hacia los pederastas no son realizadas al momento si no que al tiempo salen a la luz pública ¿por qué? En primer lugar, es muy difícil para las víctimas denunciar que fueron abusadas (os) al momento, ya que esto trae consigo infinidad de problemas y traumas personales que embotan a las personas afectadas. Sin embargo, los pensamientos recurrentes que surgen, intimidan a la víctima y la cohíben al denunciar. Esos pensamientos usualmente son que nadie les creerá; temor recurrente a represalias en su contra (no se sabe quién es realmente el abusador, y qué es capaz de hacer para mantener su reputación); autoculpa, porque ocurre un cuestionamiento personal sobre lo sucedido, ¿fue por mi culpa? ¿fui demasiado ingenua(o)? ¿por qué no lo pude evitar cundo sucedió?; nombre manchado, los abusados guardan silencio durante años por ver cómo se trata a las personas como ellos, denigrando el carácter de la víctima, sus motivos, su veracidad y valor, más que a la verdad.
  • Poder del pederasta: pueden tener poder y dinero como el de Jeffrey Epstein, formar parte de un ente poderoso y prestigioso socialmente como la Iglesia o estar del lado de jueces o ficales cómplices… esas son razones suficientes para poder silenciar los poderes públicos de un Estado y permanecer impune por mucho tiempo. Todo implica un precio que hay que pagar para mantener una reputación y no caer en las manos pesadas de la justicia. El dinero y poder compran cualquier cosa y por esta razón, crímenes tan atroces como lo es el abuso sexual a menores se siguen desarrollando.

Un mundo terriblemente corrupto cuando se trata de crimen y dinero, por lo que continúa desatando polémicas y debates fuertes.

 

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en: 
https://elpais.com/sociedad/2020-06-05/un-fiscal-argentino-define-como-desahogo-sexual-una-violacion-grupal.html
https://heraldodemexico.com.mx/tendencias/jeffrey-epstein-asquerosamente-rico-serie-netflix-muerte-suicidio-millonario-red-pederastia-acusado-quien-era-investigacion-aliados/
https://elpais.com/sociedad/2018/12/20/actualidad/1545338915_371518.html

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close