Written by 11:02 pm ciencia y tecnologia, futuro

Redes sociales en la adolescencia, un peligro latente

La vulnerabilidad de los niños y adolescentes se puede ver gravemente afectada cuando los teléfonos celulares empiezan a ser parte de sus vidas. El uso y manejo de los mismos, cuando se incluyen aplicaciones recreativas, de ocio, aprendizaje o comunicación, además de navegación por internet, puede o no estar supervisada por los padres, lo cual se vuelve más alarmante. En el segundo caso, el riesgo que corren es alto si caen en manos de personas mal intencionadas o en malos actos, aunque nadie en el mundo está exento de eso.

Las redes sociales son todas aquellas plataformas o aplicaciones móviles donde un conjunto de individuos interactúa entre sí. Las más comunes actualmente en nuestra sociedad son Facebook, YouTube, WhatsApp, Twitter, Instagram, Snapchat y TikTok que está ganando fama, al menos en América. Sin embargo, el manejo de estas plataformas a temprana edad (menores de 18 años) puede traer consecuencias negativas que se derivan de su uso porque no son del todo seguras.

¿Cuáles son los riesgos que corren los niños y adolescentes al utilizar estas plataformas? Esta pregunta toca muchas aristas, pero si no existe una buena supervisión de los padres hacia los menores de edad, puede que éstos inventen más de la cuenta. Todos los problemas que pueden surgir tienen su grado de gravedad, pero uno de los problemas más graves es que sean raptados, secuestrados o violados por personas con las que interactúan mediante alguna red social y se hagan pasar por otra persona (de la misma edad o edad contemporánea) convirtiéndose en presa fácil.

El 45% de niños, niñas y adolescentes tiene la computadora en su habitación y el 30% publica datos personales, como: dirección, teléfono, nombre de la escuela y fotos familiares; asimismo, 43% no considera peligroso ir a una cita con una persona que conoció en Internet.

Otros problemas que se pueden suscitar son adicción a las redes sociales, que implica también pérdida de tiempo y dejar de lado cosas provechosas y enriquecedoras por hacer. También pueden ser fácilmente víctima de robos y estafas, robo de datos personales, ciberbullying, suplantación de identidad, entre otros.

Cada vez más expertos están tratando de concientizar a la población sobre los posibles peligros de las redes sociales, especialmente en el caso de grupos de riesgo, como los jóvenes y adolescentes; pero prácticamente cualquier persona puede sufrir alguna consecuencia negativa derivada de su uso. Por suerte, conocer los principales riesgos de las redes más utilizadas puede ayudar a sus usuarios a prevenirlos en muchos casos.

La mayoría de las veces la inocencia juega un papel fundamental para que extraños se aprovechen de unas personalidades que aún son frágiles, en cuanto autoestima, seguridad y conocimientos de este tipo de peligros latentes, y en donde la privacidad se encuentra vulnerada. Por lo que se explicarán más a detalle:

  • Adicción a redes sociales: estas plataformas son muy llamativas porque generan estímulos positivos de manera intermitente en nuestro organismo. En los niños y adolescentes, cuando no tienen suficientes ocupaciones, esta es una de ellas y es usual que traten de conseguir atención por parte de otras personas, en forma de likes, retweets, comentarios o con la obtención de nuevos seguidores, generando una dependencia a lo que sienten cuando ocurren estas cosas. Si no son capaces de obtener ese feedback de parte de quienes se espera, pueden incluso experimentar síntomas depresivos, ira o falta de autoestima ¡a ocupar a los niños en actividades extra curriculares!
  • Reputación vulnerada: se ha convertido en moda subir fotos con poca ropa y mostrando el cuerpo para llamar más la atención, de hombres y mujeres, esto puede tener efectos negativos a largo plazo porque toda la información que se sube a ellas queda registrada, y cualquiera puede encontrarla. Por otra parte, las fotos e información personal como nombre, edad y nombre del colegio pueden ser manipulados y editados para dañar la reputación de alguien, con la finalidad de manipular, sobornar o sólo por maldad.
  • Ciberbullying: también llamado acoso digital, es uno de los problemas principales que pueden sufrir los niños que navegan en estas plataformas. Ya que debido a la libertad y anonimato que ofrecen estos medios, cualquiera puede crearse una cuenta falsa y dedicarse a hacer bullying a otra persona que no le guste o con la que tenga algún problema y esto suele suceder mucho a niños y adolescentes que no saben lidiar con este tipo de situaciones. A primera vista el ciberbullying no parece tan dañino como el que ocurre en la vida real, sin embargo, sus consecuencias pueden ser muy negativas como, falta de autoestima, aislamiento, depresión y miedo. Se trata, además, de un problema que puede ser muy difícil de detectar y de regular, porque como se no se mencionó anteriormente, si no existe una correcta supervisión de los padres y representantes, la situación se torna más compleja.
  • Suplantación de identidad: otro de los peligros de las redes sociales es el riesgo de que cualquier persona se haga pasar por nosotros en una de estas plataformas. Y efectivamente nadie está exento de estas situaciones, pero a temprana edad se puede tornar más traumático y peligroso porque no se sabe con seguridad quién está detrás de la otra pantalla, haciéndose pasar por alguien que no es. Las redes no utilizan mecanismos eficaces para verificar que si la cuenta que creamos es real o no; por lo que cualquiera puede suplantar la identidad de otra persona con facilidad. Así, si pretende hacer daño o destruir alguna reputación ajuna, es relativamente sencillo que tome algunas fotos sin permiso, cree una cuenta falsa, y empiece a difundir información falsa.
  • Secuestros: por cualquier red social, no es posible filtrar quién puede o no ver nuestra cuenta, sin embargo, si podemos controlar quién puede seguir o no nuestra cuenta de Facebook, Twitter o Instagram por nombrar tres. Pero en ocasiones, los niños y adolescentes aceptan y dan acceso a sus cuentas a personas desconocidas, con las que pudieran entablar algún tipo de conversación. La persona desconocida pudiera hacerse pasar por algún al algún(a) amigo(a) de algún compañero de clases o sólo una persona de la misma ciudad con la que logran entablar una conversación amena o hasta enamorarse cibernéticamente. Esto pudiera terminar en reuniones cara a cara en algún lugar, con la mala suerte y riesgo de que es un engaño el niño o adolescente sean secuestrados… y existen millones de testimonios de este estilo.

Cuanto más concientizada esté la población respecto a las posibles consecuencias de usar estas plataformas, más sencillo será que se puedan evitar. Así que cuidado con lo subimos a las redes sociales y, sobre todo, con lo que suben los menores. Una buena supervisión es adecuada para que no corran ningún tipo de peligro.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en: 
https://www.amnistia.org/ve/blog/2017/05/2705/los-peligros-de-las-redes-sociales-para-ninos-ninas-y-adolescentes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close