Written by mundo, oceania

Australia, hogar de una de las faunas más letales del planeta

Arañas, víboras, tiburones blancos… Australia se ha ganado la fama de ser el país que alberga las especies de insectos y animales más mortíferas de todo el mundo.

Los numerosos rankings que pululan en los medios de comunicación crean la sensación de que, ni bien pisemos suelo australiano, estaremos permanentemente acechados por algún integrante de su letal fauna. ¿Es esto realmente así?

Es muy probable que todos hayamos visto en más de una ocasión alguno de los numerosos documentales que Discovery y Animal Planet dedican a los animales e insectos más letales del mundo. Además del hecho de que estas especies logran generarnos una mórbida fascinación y curiosidad (siempre que los veamos desde una pantalla de televisión, claro está), seguramente hemos notado que una extensa mayoría de ellas se encuentra en Australia.

Su peligrosidad cobró especial relevancia en los medios de comunicación cuando, en septiembre de 2006, Steve Irwin (uno de los documentalistas de especies letales más conocidos de Australia) murió como consecuencia de la picadura de una mantarraya en un arrecife de corales de su país. Desafortunadamente, el deceso de este querido y renombrado naturalista nos recuerda que la peligrosidad de cualquier especie letal del reino animal hay que tomarla muy en serio, independientemente del nivel de experiencia que se posea.

A continuación, daremos un repaso a aquellos insectos y animales australianos que se destacan por ser los más peligrosos dentro de cada especie:

  • Cubomedusa (chironex fleckeri) – Especialmente activa en el norte de Australia durante los meses más calurosos, la picadura de esta especie de medusa está diseñada para paralizar a los peces. Pero cuando (accidentalmente) se produce en humanos, produce una terrible sensación de dolor capaz de inmovilizar los nervios, la respiración y causar una muerte por paro cardíaco en tan sólo unos minutos.
  • Tiburón blanco (carcharodon carcharias) – Este magnífico depredador marino habita casi toda la línea costera de Australia, convirtiéndose en el terror de surfistas y nadadores. Sin embargo, debido a la desfavorable relación entre carne y hueso que poseen nuestros cuerpos, los seres humanos no se encuentran entre sus presas favoritas. De allí es que la mayoría de las veces desisten de su ataque con la primera mordida, por lo que las muertes registradas se deben al desangramiento producido por ella.
  • Abeja (apis mellifera) – Sorprendentemente, la abeja es la causante de la mayor cantidad de muertes en Australia. Si bien su picadura es dolorosa y se necesitan 100 de ellas para causar la muerte, en personas alérgicas bastaría una sola para causar severos daños a la capacidad para respirar del individuo.
  • Cocodrilo de agua salada (crocodylus porosus) – Estos mortíferos animales poseen la mordida más poderosa de todo el reino animal y prácticamente dominan las aguas del norte de Australia, lugar en donde habitan. Son altamente agresivos con cualquier especie que se cruce en su camino, por lo que pocas personas han podido salir con vida luego de ser atacadas por uno de estos gigantescos reptiles.
  • Taipán de la Costa (Oxyuranus scutellatus) – De toda la multitud de víboras venenosas que habitan el suelo australiano, esta es la más letal de todas. Su veneno es capaz de matar a 100 personas y causa en su víctima humana parálisis, fallo renal y hemorragia interna. Por suerte, son lo suficientemente reclusas y raras de encontrar que su ataque en personas no es algo frecuente.
  • Araña de tela de embudo (atrax robustus) – Se trata de una de las arañas más letales de todo el planeta (también conocida como araña de Sidney) y son conocidas por su extrema agresividad. Su picadura posee una neurotoxina que es dos veces más potente que el cianido, la cual afecta al sistema nervioso causando sudoración, temblores, confusión y (de no administrarse un anti-veneno a tiempo) la muerte.

Hay que tener en cuenta que en esta lista sólo se registran a los principales animales e insectos más letales dentro de cada especie mencionada, existiendo una gran cantidad de otros ejemplares que son igual de peligrosos. A pesar de ello, resulta interesante notar el hecho de que no se haya registrado una masiva cantidad de muertes como consecuencia de ataques relacionados a la extensa y letal fauna australiana.

Es preciso desmitificar la creencia popular de que los animales e insectos (en el caso de este artículo, los que habitan el suelo australiano), por más peligrosos que sean, presentan una constante amenaza hacia los seres humanos. Salvo contadas excepciones, la gran mayoría de ellos no nos cuentan como un blanco predilecto de sus dietas y sus ataques son generalmente el producto de accidentes o simples defensas territoriales.

De acuerdo a una recopilación de datos proveídos por el Internal Medicine Journal, durante los años 2000-2013 fueron hospitalizadas más de 42.000 personas como resultado de picaduras o mordeduras de los siguientes animales e insectos:

  • Abejas y avispas: 12,351
  • Arañas: 11,994
  • Víboras: 6,123
  • Hormigas y garrapatas: 4,533
  • Mamíferos marinos: 3,707
  • Ciempiés y milpiés: 119
  • Escorpiones: 61

Sorprendentemente, durante el lapso de tiempo registrado en este estudio, solamente murieron 27 personas como consecuencia de picaduras de abejas y avispas, otras 27 por mordeduras de víboras, 5 por picaduras de garrapatas y hormigas, 3 a causa de mamíferos marinos y ninguna por picaduras de araña. Es evidente que, en el campo práctico, la letalidad de los animales e insectos que habitan Australia está enormemente sobreestimada. Más aún, la mayoría de las muertes registradas por insectos o víboras no se debieron a la picadura en sí, sino a una reacción alérgica que derivó en un shock anafiláctico.

Pero, si de estadísticas se trata, la siguiente es la que resulta la más increíble de todas: un estudio realizado por el Buró Australiano de Estadísticas reveló que, durante los años 2008 y 2017, los caballos y las vacas mataron a más personas que la combinación de muertes ocasionadas por tiburones, cocodrilos, arañas y víboras

Sin embargo, esto no quiere decir que no debamos tomar en serio la potencial letalidad que poseen numerosas especies de la fauna australiana. Si bien, estadísticamente hablando, en Australia existe más riesgo de morir por cuestiones que nada tienen que ver con picaduras o mordeduras de algún miembro de su extensa fauna, no debemos dejar de ser precavidos. Tomando las precauciones necesarias (como tener a mano los teléfonos de los servicios de emergencia más cercanos) y sabiendo que muchas veces los ataques de la fauna local son el resultado de un simple mecanismo de defensa, podremos disfrutar tranquilos de todas las maravillas naturales que tiene para ofrecer este extraordinario país.



El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en: 
PVT Listes: The 10 most dangerous animals in Australia. (https://pvtistes.net/en/10-most-dangerous-animals-in-australia/)
Who: How Did Steve Irwin Die: The Crocodile Hunter’s Legacy. (https://www.who.com.au/steve-irwin-stingray-attack-how-did-he-die)
ABC News: Chart of the day: You’re probably not afraid of Australia’s deadliest animals. (https://www.abc.net.au/news/2018-11-27/sharks-snakes-crocodiles-horses-australias-most-dangerous/10534786?nw=0)
The Conversation: Welcome to Australia, a land of creatures out to kill you… maybe. (https://theconversation.com/welcome-to-australia-a-land-of-creatures-out-to-kill-you-maybe-71490)
Huffington Post: Everything In Australia Wants To Kill You, In This Order. (https://www.huffingtonpost.com.au/2017/01/17/everything-in-australia-wants-to-kill-you-in-this-order_a_21657021/)
Wiley Online Library: Injury trends from envenoming in Australia, 2000–2013. (https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/imj.13297)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close