Written by africa, mundo

Ébola, un mal del continente africano

Una de las enfermedades más letales que azota al continente africano es el ébola, una enfermedad muy infecciosa causada por el virus con el mismo nombre. Por muchos años, esta enfermedad se ha esparcido por África subsahariana, causando epidemias que terminan con la vida de miles de personas. Por años han sido las más desfavorecidas porque cuentan con precarios sistemas de salud y falta de recursos para prevenir y tratar este mal.

El ébola fue identificado por primera vez en 1976, en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (hoy Sudán del Sur) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ebola, que da nombre al virus.

Es una enfermedad grave, a menudo mortal en el ser humano. El virus del ébola puede contraerse por contacto con la sangre o los fluidos corporales de animales infectados (se cree que los murciélagos de la fruta son portadores del virus y pueden contagiarlo sin resultar afectados). Al momento de que un ser humano resulta infectado, la enfermedad también puede contagiarse entre personas, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

Normalmente los síntomas comienzan entre los dos días y las tres semanas después de haber contraído el virus, con fiebre, dolor de garganta, dolores musculares, y dolor de cabeza. Por lo general, siguen náuseas, vómitos y diarrea, junto con fallo hepático y renal. En ese momento, algunos pacientes empiezan a sufrir complicaciones hemorrágicas.

Los brotes de enfermedad por el virus del Ébola (EVE) tienen una tasa de letalidad de 50% a 90%

Desde que se descubrió el virus en 1976, no hubo una epidemia tan compleja y extensa como la del periodo de 2014-2016 en África Occidental. Durante esos años hubo más casos y más muertes en ese brote que en todos los demás juntos, extendiéndose a diferentes países. Se puede decir que empezó en Guinea y después se propagó a través de las fronteras terrestres a Sierra Leona y Liberia, por lo que casi el 40% de las personas que contrajeron esta afección durante el brote, lamentablemente fallecieron.

En agosto de 2018, se desarrolló nuevamente y por décima vez, un brote de ébola declarado oficialmente por el gobierno de República Democrática del Congo, originado en la provincia de Kivu Norte. Sin embargo, actualmente existe un nuevo foco de infección, declarado como epidemia el 1 de junio en la región noreste del mismo país, que se añade a otro foco que afecta al este.

Al día de hoy se han registrado más de 3.444 casos de personas infectadas, provocando un total de más de 2.264 muertes, según los últimos datos de la OMS. De todos los casos confirmados, el 56% (n=1931) eran mujeres, el 28% (n=975) menores de 18 años y el 5% (n=171) trabajadores sanitarios.

No hay que negar que durante los últimos años, las autoridades han reaccionado a tiempo y disponen de más recursos y experiencia para hacer frente a la enfermedad, en comparación a años anteriores. Al menos la OMS no ha dudado en enviar ayuda, consiguiendo que la epidemia esté prácticamente controlada.

Pero siempre surge la siguiente interrogante ¿Por qué el virus sólo ataca a países africanos? Las respuestas rondan en torno a cuestiones económicas.

  • Falta de recursos: existe una diferencia de recursos abismal entre los países occidentales y el continente africano. Todo empeora por la falta de recursos para prevenir y tratar la enfermedad. El hecho de que el brote se produjese en una región con sistemas sanitarios deficientes y zonas de difícil acceso, provocó que la epidemia se expandiese a gran velocidad.

 Por el contrario, en Europa hubo poco menos que un centenar de personas infectadas, que recibieron atención médica y tratamiento inmediatamente después de detectarse los primeros casos de contagio. En España se diagnosticó solamente un caso de ébola: una enfermera que estuvo en contacto con dos misioneros y consiguió superar la enfermedad. En Estados Unidos hubo cuatro personas infectadas y solamente una murió.

  • La infección del personal médico y sanitario: al no poseer un buen sistema de salud, con las condiciones dadas al tratar a pacientes con EVE, ha sido muy frecuente la contaminación de los médicos, enfermeros y tratantes cuando ha habido contacto estrecho y no se han observado estrictamente las precauciones para el control de la infección. En las ceremonias de inhumación que implican contacto directo con el cadáver, también pueden contribuir a la transmisión del virus.

Una de las cosas interesantes es que las personas que sobreviven a la enfermedad del Ébola son inmunes al virus durante 10 años o más, es decir, que ya no lo pueden transmitir, pero se desconoce si estas personas pueden resultar infectadas con una especie diferente del virus del Ébola. Sin embargo, los hombres que sobreviven pueden portar el virus del Ébola en su semen hasta por 3 a 9 meses, así que deben abstenerse de tener relaciones sexuales o usar condones durante 12 meses, o hasta que el semen haya tenido dos pruebas con resultado negativo.

La pobreza reinante en estas tierras es un factor propagante del virus, ya que no cuentan con recursos de salud óptimos. De igual manera, la OMS y organizaciones sin fines de lucro, han apoyado y aportado a la causa para prevenir y tratar las infecciones causadas por el ébola. Actualmente existe una vacuna (Ervebo) disponible para prevenir la enfermedad del virus del Ébola en personas que viven en los países de mayor riesgo.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en: 
hhttps://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/ebola-virus-disease#:~:text=La%20enfermedad%20por%20el%20virus,transmisi%C3%B3n%20de%20persona%20a%20persona.
https://www.who.int/csr/don/19-March-2020-ebola-drc/es/#:~:text=A%2017%20de%20marzo%20de,de%20letalidad%20del%2066%25).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close