Written by 10:18 pm europa, mundo

Pasado y presente de los coffeeshops de Amsterdam

Amsterdam es una de las ciudades más visitadas de Europa. Cada año, la capital de Holanda es visitada por millones de personas que viajan allí para recorrer sus atractivos turísticos más importantes: los canales de agua al estilo Venecia, sus prestigiosos y numerosos museos, el Distrito Rojo… y, por supuesto, sus cafés de cannabis. Sin dudas, los famosos coffeeshops de Amsterdam logran atraer a tantos turistas a la ciudad del norte europeo como lo hace La Ronda de Noche de Rembrandt o Los Girasoles de Van Gogh. Pero, justamente por ser una parte fundamental de la gran masa de visitantes que diariamente llegan a la ciudad, las autoridades holandesas planean medidas restrictivas para disuadir a los visitantes que viajan a Amsterdam exclusivamente para aprovechar su tolerancia hacia las drogas suaves.

 

Durante la época dorada del hippismo (fines de la década de los 60s), los jóvenes de Amsterdam se juntaban en los grandes parques de la ciudad para fumar cannabis, una droga que universalmente se considera como suave. Fue en aquél entonces que una mujer muy conocedora de la cultura cannábica llamada Mila Jansen decidió abrir una casa de té en la que sus clientes podrían disfrutar tanto de una taza de esta bebida como de un cigarrillo de marihuana.

 

Pocos años después, en 1972, abrió sus puertas Mellow Yellow, el primer coffeeshop de Amsterdam y prácticamente de todo el mundo occidental. A pesar de no ser un establecimiento completamente legal, las autoridades policiales de la época estaban más ocupadas en perseguir a los traficantes de drogas más pesadas como la cocaína y la heroína. Este local no publicitaba ni promovía el uso de cannabis, sin embargo, muy pronto se volvió muy popular para todos aquellos que conocían lo que sucedía puertas adentro.

 

En 1975, comenzaron a funcionar el coffeeshop Rusland y el famoso The Bulldog, siendo ambos pioneros de la nueva movida de cafés cannábicos en la ciudad. Un año después, las autoridades holandesas comenzaron a realizar una descriminalización del cannabis para distinguirlo de las drogas duras. Así fue que los portadores de cantidades menores a 30 gramos no podían ser procesados por la ley. Mientras tanto, los coffeeshops comenzaron a crecer rápidamente en número por toda la ciudad, diferenciándose de los bares en donde se consume alcohol por mantener un ambiente mucho más tranquilo.

 

Durante la década de los 90s, los coffeeshops de Amsterdam se convirtieron en un boom turístico y en la ciudad ya operaban más de 500 establecimientos que ofrecían cannabis a sus clientes. A mediados de esta década, las autoridades holandesas comenzaron a otorgar licencias y el número de permisos frenó la apertura de nuevos coffeeshops, como así también logró reducir la cantidad de locales a unos 350.

La movida turística generada por los coffeeshops aportan una gran cantidad de dinero a la ciudad en servicios de hotelería, comida y transporte, algo que beneficiaba enormemente tanto a la municipalidad de Amsterdam como a sus ciudadanos. A pesar de ello, con el correr de los años se introdujeron un número de restricciones para que estos establecimientos pudieran funcionar:

 

  • No se permite el ingreso de personas menores de 18 años.
  • Los locales deben encontrarse a más de 250 metros de cualquier escuela.
  • Se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas.
  • No debe existir ningún cartel visible que publicite o promueva la venta de cannabis dentro del establecimiento.
  • La cantidad de cannabis disponible en cada local no debe exceder los 500 gramos.
  • Solamente se permite vender un máximo de 5 gramos por día a cada cliente.

Hay que tener en cuenta que la venta y el consumo de cannabis en Holanda no es legal sino tolerada bajo los estatutos delineados en el Acta Holandés del Opio. Solamente se permite su venta dentro de los coffeeshops habilitados por la ley y ni siquiera éstos pueden cultivar su propia mercancía, sino que la compran a productores anónimos en una acción denominada “por la puerta trasera”. Actualmente, los dueños de los 164 coffeeshops que quedan en la ciudad están trabajando con las autoridades municipales para que se les permita producir el cannabis que venden en sus negocios.

 

¿Por qué las autoridades policiales de Holanda toleran la venta y consumo de cannabis en estos establecimientos? La razón es simple: las personas que deciden adquirirlo allí no entrarán en contacto directo con drogas más duras. Al permitir y controlar la venta de marihuana y hashish en los coffeeshops, el gobierno consigue alejar a los consumidores de cannabis de los traficantes callejeros, quienes generalmente también ofrecen drogas más potentes a sus compradores. La percepción social de las autoridades con respecto a los coffeeshops es bien clara cuando se los compara con los bares donde se venden exclusivamente bebidas alcohólicas. Mientras que en el primero reina la calma, en el segundo es común que se produzcan todo tipo de altercados y excesos.

 

Ciudad que dio origen a la famosa Cannabis Cup (algo así como los premios Oscar de la marihuana), Amsterdam fue, es y será el referente del mejor cannabis del mundo. Por sus coffeeshops han pasado figuras no sólo del ambiente cannábico como Snoop Dogg y Tommy Chong, sino inclusive prominentes figuras de Hollywood. En uno de estos locales, De Dampkring, se filmó una escena de la película Ocean´s 12.

 

La alcaldesa de Amsterdam, Femke Halsema, actualmente está buscando la manera de que, una vez que se flexibilicen las restricciones de bares y restaurantes por el coronavirus, los coffeeshops cuenten con más limitaciones. Una de ellas sería la de permitirles venderle cannabis sólo a residentes de la ciudad, cuestión que ya se encuentra vigente en las ciudades holandesas que limitan con Bulgaria y Alemania. Esta es una medida que busca disminuir el ingreso de aquellos turistas que viajan cada año a la ciudad exclusivamente para visitar los coffeeshops.

 

No existen dudas de que una medida de estas características afectaría enormemente a la industria hotelera, gastronómica y, por supuesto, a los mismos coffeeshops. Encuestas realizadas a aquellas personas que viajan frecuentemente a la ciudad con el objeto de aprovechar la venta de cannabis en estos locales determinaron que un gran porcentaje de ellos dejarían de hacerlo en caso de que entre en vigencia esta reglamentación. Entonces, podemos ver que la permisividad y tolerancia de sus leyes están poniendo en serios aprietos a las autoridades de Amsterdam, quienes buscan controlar la creciente sobrepoblación turística de su ciudad.

 

En épocas en donde el cannabis medicinal y hasta de uso recreativo está legalizándose a pasos agigantados en todas partes del mundo, cabe preguntarse la razón de la exponencial visita de turistas a Amsterdam. Seguramente, para aquellos ciudadanos de países en donde esta droga todavía está prohibida, el poder disfrutar tranquilamente de esta sustancia en un ambiente controlado bien justifica el viaje. La realidad es que, más allá de la existencia de sus coffeeshops, los numerosos atractivos turísticos que tiene para ofrecer Amsterdam continuarán atrayendo a las millones de personas que cada año viajan allí para disfrutar de una de las ciudades más bellas y fascinantes de Europa.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en: 
Coffeeshops of Amsterdam: Coffeeshops History. (https://www.coffeeshopsofamsterdam.net/coffeeshophistory)
Amsterdam: Policy of Coffeeshops. (https://www.amsterdam.nl/en/policy/policy-safety/policy-coffeeshops/#:~:text=Selling%20more%20than%20five%20grams,permitted%20to%20enter%20the%20premises. )
The guardian: Amsterdam looks to bar foreign visitors from buying cannabis. (https://www.theguardian.com/world/2020/feb/13/amsterdam-looks-to-bar-foreign-visitors-from-buying-cannabis-mayor-tourists-red-light-district)
Dutch Coffeeshops: Cannabis is NOT legal in The Netherlands. (https://www.dutch-coffeeshops.com/latest-cannabis-news/cannabis-is-not-legal-in-the-netherlands/)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close