Written by 8:06 pm reflexiones, semana

Serie sobre Comunicación: Adele. Capítulo IV: Definir el objetivo al comunicar. Capítulo Final.

Los finales felices están precedidos por una buena relación. Decir lo conveniente siempre traerá mejores resultados. Así que es muy importante estar claro de cuál es el objetivo para no perderse en el camino.

…En el otro lado del mundo, Adele, solo cosechaba éxitos, preparaba todo para el acto de grado. Gracias a su trabajo de tesis y por recomendación de su universidad, estaba dictando conferencias a grandes empresas en varios estados del país. Su post grado se encaminaba muy bien y ya había arrendado un local para hacer sus consultas, tal y como había planeado.

La noticia del despido de Karl, la tomó muy bien. Pensó que era momento de estar nuevamente junto su esposo; pero no le comentó nada al respecto. Sabía que él estaba muy deprimido porque todo iba muy bien y de repente sus planes se fueron al foso.

En una semana Karl estaba de regreso en casa. Adele le propuso ir de nuevo a aquella hermosa cabaña de Burgos, España, donde la habían pasado tan bien. Tendría unos días libres y estar solos, sin pensar en trabajo, estudios, conferencias y demás, les vendría muy bien.

Karl seguía tremendamente decepcionado; pero le pareció buena idea reencontrarse con aquel bonito momento que habían vivido, le hacía falta algo así. Ese fin de semana se fueron a Burgos. Era mediados de junio, ya salía la temporada más mojada del año. La pareja preparó una cena al aire libre, ya parecía que no llovería.

Una forma curiosa de nube en forma de serpiente comenzó a copar el hasta ahora despejado cielo, un fuerte viento sacó volando los arreglos que habían hecho en la mesa destinada para la cena. Adele se asustó mucho; pero Karl tomó el control de la situación y entraron a la casa. Todo se oscureció, la nube era impresionante y desde la casa pudieron ver que sería una tormenta muy fuerte.

Los vientos rompieron las ventanas, la casa por fortuna era muy sólida. Llovía intensamente y luego un fuerte ruido, vino seguido de una luz que les dejó casi sin visión, después todo quedó en silencio. Adele yacía tendida en el suelo, algo había caído y destrozado parte del techo y los escombros que cayeron la golpearon.

Desesperado, Karl intentó reanimarla por todos los medios; pero no lo consiguió. Fue y buscó las llaves del auto para llevarla a un centro asistencial. No advirtió que la tormenta seguía con toda su furia y no había forma de salir de la casa, los niveles de agua eran impresionantes.

Volvió con su esposa y notó que aún respiraba, eso lo alentó y empezó a pensar con más calma. Intentó llamar a su amigo, quien le había arrendado la cabaña; pero las comunicaciones estaban caídas. Muy asustado y sin ninguna reacción de Adele, se resignó a esperar que todo pasara.

Horas más tarde comenzaron a llegar funcionarios para ayudar a los afectados. Karl salió con su esposa en brazos pidiendo ayuda y por fin Adele fue llevada al hospital.

Había recibido una fuerte contusión y estaba en coma, podría pasar el resto de su vida así o despertar en cualquier momento. Pasaron dos meses y Adele no mostraba ningún cambio. Karl decidió llevarla a Estados Unidos y así lo hizo. Ese tiempo, con Adele en un centro asistencial en Burgos, no se movió del lado de su amada y le hablaba como que ella estuviera despierta.

No se cansaba de repetirle que ahora estaba claro con lo que realmente quería en la vida, quería estar con ella hasta el fin de sus días. Hablaba sobre las cosas comunes que tenían, a ambos les gustaba la tranquilidad, eran independientes, les encantaba la naturaleza y no eran amigos del gimnasio.

Le decía que debían ajustar sus planes individuales para pasar más tiempo juntos y que eso no tenía por qué interferir con sus proyectos. Le comentó de una idea que se le había ocurrido estando en Corea y tenía que ver con su trabajo y el de él.

 

“Si se construye desde los elementos comunes la comunicación fluye mejor y es más fácil alcanzar los objetivos que se buscan”

 Todo vino a su mente cuando ella le sirvió de coach de negociación, pensó que podía desarrollar un programa que permitiera medir las capacidades de negociación de las personas y medir sus mejoras, además de usar algunos algoritmos (fórmulas) para determinar cuáles serían las posibles respuestas que daría un negociador ante determinada pregunta, para así poder prepararse mejor. Básicamente sería como crear un modelo de negociador, introducir los datos en el ordenador y hacerle las preguntas para saber cómo respondería.

Karl hablaba con Adele como nunca lo había hecho con nadie, ni siquiera con ella misma, sin apuro, sin temor, sin suposiciones, le preguntaba y se callaba para esperar como si estuviese escuchando su respuesta, luego seguía con su conversación.

 “Cuando las personas sienten confianza y están calmadas pueden comunicar mejor sus ideas”

Ya en Estados Unidos, en la ambulancia rumbo a su casa, Karl tuvo uno de los mejores momentos de su vida. Era la voz de Adele diciéndole, cómo has progresado Karl, me encanta tu idea para trabajar juntos. Karl no podía decir una palabra, tal vez tenía tanto en su mente por decir que no había lugar para que saliera una idea coherente. Con lágrimas en los ojos la besó dulcemente y ella se volvió a quedar dormida.

De inmediato Karl llamó al médico y un mes después, con Adele plenamente recuperada, cenaban juntos en casa, con una Pizza y la muy especial botella de vino Luigi Bosca Malbec 2012.

 

Fin

 

 

Definir el objetivo que se persigue cuando se habla con alguien, es fundamental para que la comunicación sea eficiente ¿Lo hace Ud.? La mayoría de las personas comienzan a hablar y se pierden en el camino. Definir lo que quiere lograr al hablar no lo hace un robot, lo hace más eficiente y evitará muchos problemas.

A veces las personas confunden más que aclarar y eso pasa porque no hay una clara intención en la comunicación.

Hay que considerar que un objetivo debe ser claro, eso significa que quien lo escucha lo entienda perfectamente. Debe ser viable, si no es algo real entonces se perderá el esfuerzo realizado y debe poder medirse para saber cuando se ha logrado.

Cuando hay perturbación en la comunicación, por miedo, angustia, deseo o cualquier otra emoción, el tener definido el objetivo ayuda a mantenerse centrado.

La comunicación es lo que nos permite relacionarnos con otros seres y hacerlo con éxito es fundamental para vivir mejor. Es algo que se logra con mucho entrenamiento, por eso quienes lo hacen bien, siempre se destacan y logran más cosas, eso incluye hacer buenos negocios.

 

En esta serie de 4 capítulos, expreso mis ideas y opiniones sobre La Comunicación y cómo esta mejora las relaciones humanas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close