Written by 11:09 pm ciencia y tecnologia, futuro

Programa espacial ruso en peligro por la unión entre la NASA y Space X

Desde el inicio de la carrera espacial en los años 50s el gobierno de los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética han emprendido una batalla por el dominio de los viajes espaciales, cuestión que Rusia, actualmente, venía dominando con el envío de astronautas a la Estación espacial Internacional. Sin embargo, la alianza entre la NASA y Space X ponen en riesgo el programa espacial ruso.

Recientemente los Estados Unidos sorprendieron a todos los amantes de los viajes espaciales, ya que gracias a la unión entre la Agencia Espacial Norteamericana (NASA) y la compañía privada Space X presidida por el magnate Elon Musk, se pudo concretar el envío de dos astronautas a bordo de una nave de fabricación privada y desde suelo americano.

¿Por qué tanta importancia? En el año 2011 la NASA canceló el programa de los transbordadores espaciales. Desde entonces todos los viajes espaciales tripulados hacia la Estación Internacional Espacial se realizaban a bordo del transbordador Soyuz, de fabricación rusa.

Esto significa que los astronautas norteamericanos debían viajar a Rusia para entrenar allí, debido a que los lanzamientos se realizaban en la base de operaciones espaciales Baikonur. Esto provocaba que el costo de cada envío de tripulantes fuese excesivamente costoso, cuestión que no resultaba factible para la NASA. Durante los últimos 9 años EE. UU. debía de pagar al gobierno ruso más de 80 millones de dólares por cada astronauta enviado al espacio.

Al considerar esto, la NASA se vio en la necesidad de rediseñar un nuevo modelo de transbordador que le permitiera llevar y traer astronautas, además de suministros desde y hacia la Estación Espacial Internacional. En este caso se decidió integrar al sector privado en esta iniciativa donde nace la alianza entre el programa espacial norteamericano y una empresa privada de transporte espacial con ansias de probar su producto en viajes tripulados.

Una amenaza al mercado de los viajes espaciales tripulados

Desde el año 2011 la base de lanzamiento espacial más antigua del mundo, ubicada en Rusia, se había convertido en el único enlace existente para el envío de humanos al espacio. Tras la cancelación del programa de transbordadores norteamericanos, los cohetes Soyuz pasaron a ocupar el primer y único lugar en este negocio.

Este tipo de cohetes resultaban más económicos que los transbordadores, además de ser más seguros y fabricados en menos tiempo que su ex-competencia; esto hizo que por 9 años todos los viajes tripulados a la ISS fuesen coordinados por Roscosmos, agencia espacial rusa.

El lanzamiento de astronautas desde las instalaciones de la NASA, en el Cabo Cañaveral, a finales de mayo de 2020 atrajo la mirada de muchos espectadores, y muchos se preguntan si se ha puesto en jaque el monopolio de viajes espaciales ruso.

Algunos expertos aseguran que esto obligará a Roscosmos a reestructurar todo su programa de lanzamientos, hacerlos más modernos y aún más económicos. Es decir, una remodelación de todo su programa espacial.

“Quisiera saludar a nuestros colegas estadounidenses… El éxito de esta misión nos va a aportar nuevas oportunidades que beneficiarán a todo el programa internacional”, en relación a los viajes tripulados, aseveró el cosmonauta Serguéi Krikaliov, director ejecutivo de la agencia espacial rusa encargado de los vuelos tripulados, en un vídeo publicado en la página Twitter de Roscosmos, reseñado por la AFP.

Pérdida anual rusa y oferta de Elon Musk

Con la entrada de Space X al mercado del transporte espacial tripulado, Roscosmos se enfrenta a una pérdida anual multimillonaria que excede los 200 millones de dólares. Sin lugar a dudas, esto impactará el financiamiento del programa espacial ruso.

Es por ello que recientemente uno de los directivos de Roscosmos anunció que la agencia está haciendo esfuerzos en aminorar los costos de sus lanzamientos más de un 30%; mostrando gran interés en mantener las relaciones con la NASA.

Por su parte, Elon Musk aseguró que a la Agencia Espacial Norteamericana solo le cuesta 60 millones de dólares enviar un astronauta a la ISS y desde suelo estadounidense, sin necesidad de hacer entrenamiento fuera de las instalaciones de la NASA.

Ya se veía el fracaso de la estación espacial rusa

Aunque Rusia dominaba el mercado de los viajes espaciales tripulados desde el 2011, este sector ya venía presentando fallas en cuanto a la innovación y actualización de sus plataformas, a causa de una serie de acusaciones de corrupción por parte de la directiva de Roscosmos, acusada de una supuesta construcción de un nuevo cosmódromo al oriente de Rusia.

Además, desde hace varios años Rusia perdió la carrera de los lanzamientos orbitales, siendo superado por la Agencia Espacial China y los lanzamientos de Space X. Parece que para la administración del presidente Putin resulta más importante la inversión en infraestructura y equipamiento militar, que en innovación científica y tecnológica de los lanzamientos espaciales.

¿Acaso Rusia necesita un salvavidas para evitar perder el negocio de los viajes espaciales?

Posible salvavidas

Algunos expertos no ven otra salida para Rusia que abrir su programa a la cooperación extranjera, cuestión que se había estado evitando desde sus inicios en 1955, ya que desde ese año se ha mantenido como un ente autónomo ajeno a la contribución internacional.

A medida que la vida de la Estación Espacial Internacional llega a su fin, algunos investigadores como la reconocida Isabelle Sourbès, asegura que la única manera con la que Rusia podría reinventarse es participando en una misión internacional hacia el gigante rojo.

“Sería una oportunidad para Rusia de recuperar su rango gracias a sus lanzadores pesados y su considerable experiencia. Pero los costes de semejante misión son enormes, y nadie toma la decisión política” asegura Sourbès.

Esta cooperación internacional supone la integración de China, país que ocupa el segundo lugar en lanzamientos espaciales civiles. Sin embargo, tras las recientes disputas entre el gobierno norteamericano y el gobierno chino se hace imposible que se lleve una misión espacial internacional entre ambos, por lo que Norteamérica no participaría. Esto pone en juego la reivindicación rusa.

¿Podrá Rusia salir a flote nuevamente como una potencia en el transporte espacial o será superado por la competencia china y norteamericana?

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://www.eltiempo.com/mundo/eeuu-y-canada/spacex-duro-golpe-de-ee-uu-a-agencia-espacial-rusa-501516
https://www.dw.com/es/la-agencia-espacial-rusa-felicita-a-su-nuevo-competidor-spacex/a-53638760
https://cnnespanol.cnn.com/2020/05/29/todo-lo-que-necesitas-saber-sobre-el-historico-lanzamiento-de-astronautas-de-spacex-y-la-nasa/
https://www.be1radio.com/spacex-duro-golpe-de-ee-uu-a-agencia-espacial-rusa-eeuu-y-canada-internacional/
https://www.fortuneenespanol.com/tecnologia/el-gran-paso-de-spacex-es-un-duro-golpe-al-programa-espacial-ruso/
https://www.eltiempo.com/mundo/eeuu-y-canada/spacex-duro-golpe-de-ee-uu-a-agencia-espacial-rusa-501516
https://www.infobae.com/america/agencias/2020/05/31/spacex-lanza-una-senal-de-alarma-para-el-programa-espacial-ruso/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close