Written by asia, mundo

¿Cuánto cobrará un robot por su trabajo?

La robótica ocupa cada vez más espacios en la vida productiva del planeta, la inteligencia artificial IA, ha acelerado mucho el proceso hacia la búsqueda de humanoides. Ya no solo se trata de crearlos para el trabajo; sino que incluso tengan apariencia humana.

 

¿Imagina un mundo donde pueda tener un robot que trabaje y gane dinero para Ud.? El robot tendrá un dueño y este deberá pagar impuestos, seguro social por él, ya existe un proyecto de derechos robóticos similar al de los humanos. Países como Alemania y Japón trabajan en legislación para atender el tema.

 

Los futurólogos estiman que se vivirá en comunidades formadas por humanos y robots con las mismas condiciones y oportunidades ¿Cómo será competir con un robot para un empleo? Estos expertos en el futuro agregan que deberá haber una forma de identificar al humanoide de manera sencilla y rápida. Esta es una situación de seguridad que ya se puede apreciar en programas como, por ejemplo, en la edición de fotos, en donde siempre se deja un error que puede ser apreciado por cualquier experto, nunca es perfecta.

 

Si tiene más de 40 años no subestimaría estas predicciones, la realidad virtual, un smartphone, eran hace 30 años lo que es hoy hablar de robots integrados a la sociedad humana. Ayudando en quehaceres del hogar, conduciendo autos, como asistentes empresariales, haciendo trabajos peligrosos para el ser humano.

 

El robot, en el caso de los humanoides, no es hombre o mujer, sus rostros son una combinación de ambos. Japón, se ha posicionado como de los países más avanzados en el tema. Ya tiene su sacerdote budista, se llama Mindar, con rostro humano; pero con un cuerpo que deja ver sus componentes metálicos y se encuentra en el templo Kodai-ji en Kioto, algo verdaderamente estremecedor.

Japón se acerca a un 30% de una población que tiene más de 65 años, se están quedando sin fuerza laboral, mueren más personas de las que nacen ¿De dónde sacarán su fuerza laboral? Los dos caminos son abrirse a los migrantes en busca de trabajo o robots. Menos dramática es la situación de algunos países europeos; pero algunos aliados tienen un problema similar.

 

La inversión en robots, arribó a 16,5 millones en el año 2018, según refiere la Asociación Internacional de Robótica. La misma fuente indicó que en América el uso de robots industriales aumentó en 20% en 2017. Para 2025 se espera una inversión mundial en el área de 275 mil millones de dólares, ¿Eso qué significa? La tendencia es sostenida…

Compitiendo por trabajo con robots

Muchos podrían pensar que, habiendo poca oferta de trabajo en el mundo, poner a competir a humanos y robots en las mismas condiciones no es justo. Aunque es una competencia que se da desde hace mucho tiempo, es tiempo de prepararse para lo que será la nueva sociedad.

En el mundo de la industria 4.0, el robot deberá tener un sueldo, por supuesto que los parámetros de medición y producción se harán en función de sus capacidades y no se medirán igual que a un humano.

¿Cómo se establece un sueldo para un robot? Dejo esta experiencia para que se haga una idea de una de las formas. En Japón, Ubix, es una empresa que construyó robots (Ubiko) para atender a necesidades empresariales. Ubix sería como una agencia que provee de empleados a otras empresas, que necesiten vigilantes, azafatas, recepcionistas y cobra 330 euros la hora por cada uno; pero la empresa se queda con todo el dinero ¿Una nueva forma de esclavitud? ¿Es exagerado?

Significa que un robot recepcionista de un hotel en el año 2020 cobraría unos 3.300 euros al día, eso ubicaría su sueldo mensual, en por lo menos 79.200 euros al mes.

Si esos trabajos fueran ocupados por humanos, el estado recibiría tributos y pago de seguro social por cada empleado; pero ¿Qué pasa si los trabajos son ocupados por robots? ¿Cuánto dejaría de percibir el estado para sostener a la sociedad con mayor bienestar?

¿No está ocurriendo eso desde hace tiempo? ¿Cuántos empleos ha desplazado la robótica en los últimos 50 años? Brazos robóticos construyendo autos, equipos de computación, teléfonos, etc. Tal vez con una nueva forma de organizar el mundo, en la que se incluyan a los robots como parte de la mano de obra y no como máquinas, los gobiernos podrían aumentar la recaudación de dinero y alimentar más el gasto público orientado a sectores prioritarios.

Robotización

Homo Deus, es un trabajo académico de Yuval Noah Harari, un profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Es ese estudio revela que en la era industrial 4.0, se perderán 6 empleos humanos por cada robot incorporado a las empresas. Sobre todo, se verán afectados los empleos con baja cualificación y poco equipamiento manufacturero.

El autor del trabajo se plantea ¿Cómo es que Japón, el mayor promotor de la robótica, tiene una tasa de desempleo del 2,4% en 2019? Indudablemente en occidente hay el tema de la robótica no se maneja de la misma manera que en el país Nipón, ¿Qué hacen ellos que el resto del mundo no está haciendo?

La robotización implica un cambio en la sociedad, no es menuda cosa, considerar a ciertos robots como entes susceptibles de recibir sueldo, pagar impuestos y aportar al seguro social.  El dejar de verlos como una herramienta más, cambia las reglas del juego. No es la primera vez que la humanidad experimenta un cambio importante y sigue aquí, evolucionando, descubriendo nuevas formas de vivir, abriendo caminos hacia nuevos horizontes.

Una persona podría adquirir un robot para hacer que este trabaje por él, así dedicaría su tiempo a otras cosas. Más empresas producirían robots, sería un nuevo mercado, una nueva sociedad, en la que seres humanos y máquinas compartan una nueva relación.

 

 

En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en el libro “Qué podemos aprender de cómo Japón utiliza los robots” de Amos Zeeberg, publicado el 03 de febrero de 2020 por BBC

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close