Written by reflexiones

Mujeres presidentes: ¿Son capaces de gobernar mejor que los hombres?

Numerosas investigaciones han logrado resaltar unánimemente las innatas capacidades de la mujer por ejercer un liderazgo eficiente. Cada vez son más las empresas alrededor del planeta que designan a mujeres en posiciones de CEOs y los resultados son elocuentemente positivos. Pero, ¿qué sucede cuando la conducción de un país se pone en manos de ellas? Para alegría de muchas –y angustia de otros-, aquí también las mujeres han demostrado tener un gran éxito.

Mientras nos encontramos recorriendo las primeras décadas del nuevo milenio, podemos darnos cuenta que no todas las cosas han evolucionado de acuerdo a las viejas predicciones. Si bien se están logrando grandes avances en cuestiones como la Inteligencia Artificial, la robótica y otras áreas de la tecnología, todavía estamos lejos de los modelos sociales futuristas nacidos de la imaginación del siglo XX. Pero, aunque aún no veamos autos voladores o hayamos colonizado el planeta Marte, existe un área en la que la sociedad ha realizado enormes avances y tiene que ver con las oportunidades que progresivamente se le otorgan al sexo femenino en sectores de poder.

Esta integración ha demostrado dar grandes resultados cuando las mujeres han llevado adelante la conducción política de un país. Si bien a lo largo del siglo pasado han existido resonantes ejemplos de la capacidad que poseen las mujeres que han sido electas presidente, ha sido el cambio del milenio en el que su presencia mundial se ha masificado. Más de 70 países de la era moderna fueron gobernados por ellas y, aunque muchas veces lo han hecho durante cortos períodos de tiempo o no han logrado alcanzar demasiada relevancia, existen muchos otros ejemplos de que sus aportes han generado cambios muy significativos en la actividad económica y social de estas naciones.

Actualmente, hay 21 países gobernados por mujeres, siendo muchos de ellos potencias económicas mundiales. La conducción de Alemania es una emblemática prueba de ello, con la canciller Ángela Merkel cumpliendo un mandato ejemplar desde el año 2005. Si bien la apertura de su país a los millones de migrantes del conflicto en Medio Oriente fue muy criticada, es una gran demostración del aporte humanitario que puede ofrecer la mujer cuando se encuentra en el puesto máximo de poder de un país.

En el año 2019, la Primer Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, publicó un video de 2 minutos de duración en su página de Facebook en el que describe sus logros conseguidos hasta el momento. Entre ellos se encuentran la creación de 100 mil puestos de trabajo, la construcción de casas estatales, la plantación de millones de árboles y mejoras en los tratamientos del cáncer. Este video que se viralizó de inmediato (actualmente tiene casi 10 millones de visualizaciones) no sólo es tomado como un gran ejemplo de liderazgo femenino, sino que al ser parte de las constantes publicaciones de Ardern en su perfil personal, demuestran una singular preocupación por dar a conocer las novedades de su gobierno.

De acuerdo a una investigación publicada en el Harvard Business Review, en aquellos países más vulnerables y con mayor diversidad racial, el liderazgo de sus presidentes mujeres ha conseguido un promedio de crecimiento del PBI del 5.4%. ¿Cuál es la razón? El análisis de este estudio sugiere que las mujeres tienen una tendencia a sacarle un gran provecho a los beneficios que se obtienen de una integración social y económica entre las diversas etnias locales. Además, un gobierno de estas características fomenta el desarrollo de una sociedad más equitativa, con lo cual se fortalece el sentimiento de comunidad y paz social dentro de la población.

Otra cuestión que caracteriza a los gobiernos femeninos –y que los separa un poco de los masculinos- es una necesidad por mejorar la calidad de vida de los sectores más vulnerables de su sociedad. No sorprende, entonces, que muchas de estas primeras mandatarias pertenezcan a partidos socialistas y/o laboristas cuyas ideologías generalmente apuntan a mejorar la condición social de los trabajadores, los indigentes y la tercera edad. También es previsible que un gabinete presidencial dirigido por una mujer tendrá una tendencia a resolver cuestiones sociales como la despenalización del aborto, la igualdad de género y los casos de violencia que sufre el sexo femenino.

Existen muchas cuestiones positivas que destacan a las presidencias ejercidas por mujeres. Una de ellas es su preocupación por el medio ambiente, algo que sin dudas debe considerarse como un punto crítico al que muchos presidentes masculinos no deciden darle la importancia que se merece. Es por ello que resulta muy alentador el hecho de que las recientes elecciones presidenciales de Grecia y Eslovaquia hayan favorecido a reconocidas ambientalistas.

De acuerdo a un gran número de encuestas, la percepción popular es que las mujeres presidentes tienen una marcada tendencia que apunta a la conciliación y al diálogo. En contrapartida, los mandatarios masculinos son más propensos a resolver los conflictos mediante el uso de la fuerza, cuestión que genera las fricciones diplomáticas necesarias para que se dé lugar a los enfrentamientos armados entre las naciones. De igual manera, las políticas de seguridad interna que llevan a cabo los hombres generalmente apuntan a otorgarle una mayor libertad de acción a las fuerzas de seguridad, lo que incrementa una actitud altamente represiva y de gran impunidad por parte de la policía local.

Pero quizás, la mayor ventaja de contar con una mujer al mando del gobierno de un país sea la transparencia. En este sentido, y a diferencia de su contraparte masculino, existen escasos ejemplos de casos de corrupción dentro de los gabinetes liderados por mujeres. En cuanto al liderazgo de la mujer como mandataria de un país durante un conflicto bélico, esta es un área que unánimemente dominan los hombres. ¿Por qué sucede esto? Justamente es a causa de una de las características que destacan más a las mujeres: su compasión. Definitivamente se trata de una diferencia positiva en el aspecto humano, aunque en 1982, Margaret Thatcher le demostró al mundo que las mujeres también pueden encargarse eficientemente de defender los intereses soberanos de su nación.

Gracias a los diferentes estudios realizados sobre el tema, así como a la opinión popular, podemos aseverar que inequívocamente las mujeres presidentes gobiernan mejor que los hombres. Por lo pronto, la nación más poderosa del mundo aún se resiste a ser parte del gran conjunto de países que han elegido a mujeres como su presidente. Mientras Barack Obama continúa promoviendo públicamente las innumerables ventajas de contar con una mujer en la conducción política de un país, a la carrera presidencial de los EEUU ahora la integran exclusivamente candidatos masculinos. ¿Qué se necesita para que ésta y otras naciones se den cuenta del progreso social y económico que alcanzan aquellos países que son gobernados por mujeres?



El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
24/7 Wall St: Countries Currently Led by a Woman. (https://247wallst.com/special-report/2020/03/04/countries-currently-led-by-a-woman/)
CNN: All the countries that had a woman leader before the U.S. (https://edition.cnn.com/interactive/2016/06/politics/women-world-leaders/)
PEW Research Center: Men or Women: Who’s the Better Leader? (https://www.pewsocialtrends.org/2008/08/25/men-or-women-whos-the-better-leader/)
CNBC: Barack Obama: ‘If every nation on earth was run by women’ for 2 years, things would be better. (https://www.cnbc.com/2019/12/16/barack-obama-how-women-are-better-leaders-than-men.html)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close