Written by 11:32 pm covid19, destacados

Arquitectura y pandemia: Diseñando nuevas realidades.

La relación entre confort y estética, entre seguridad y belleza, no tiene que estar reñida por el conflicto, es más bien un binomio que agrega más exigencia creativa y funcional a los diseños de las estructuras que conforman las ciudades.

Diseñar un edificio pensando en un solo aspecto, por ejemplo, que sea muy seguro; pero en el que se abandone la estética solo puede ser el resultado de un ejercicio creativo fallido. La creatividad debe estar orientada a cumplir con la exigencia de la funcionalidad, de nada serviría un edifico de 200 pisos en el que nadie pueda entrar o que sea inseguro para las personas.

La nueva realidad

La pandemia de Covid 19 ha puesto a prueba casi todo lo que conocemos, la seguridad, los sistemas de salud, la alimentación, el comercio, el turismo, la recreación, la educación y por su puesto esto también ha estremecido el pensamiento arquitectónico de comienzos de este siglo XXI.

¿Qué puede hacer la arquitectura para ayudar a las personas? El New York Times publicó un interesante artículo al respecto; pero enmarcado en la pandemia. En él se aborda el tema de las contradicciones entre la opacidad y la transparencia en los museos.

¿Para qué es un museo? Además de mantener cosas de gran interés para la humanidad, la idea también es que las personas sepan que esas cosas existen y lo que significan. De otra manera, el interés por mantenerlas se perdería en el tiempo por falta de conocimiento.

Entonces los arquitectos que los diseñan tienen el reto, más que contradicción, de que estos importantes objetos en su interior, sean mostrados al tiempo que se puedan salvaguardar. Ese fue el punto de una clase que el profesor Joel Sanders, de la Universidad de Yale, dictó el 17 de febrero de 2020, quien es partidario de la idea de hacer más inclusivos a los museos y que inspiró el mencionado artículo.

Durante la pandemia y sin restarle mérito a los diseñadores de los espectaculares museos del mundo, se vio obligado a pensar que no era lo conveniente dedicarles tanto tiempo a los museos, alejándose de la realidad que se estaba viviendo con el Covid 19 ¿Habría más interés de los alumnos en estos asuntos urgentes que tratar y que afectan a todos?

El virus es una crisis y un problema de diseño

En las calles todo estaba cambiando, las formas de acceder a los productos, los espacios entre las personas, la seguridad era un tema prioritario; pero no la seguridad a la que se estaba acostumbrado, ahora era otra cosa, era seguridad y salud, y los diseños de los establecimientos no estaban hechos pensando en una situación como esa. Es momento de nuevos diseños, hay que diseñar una nueva realidad.

El profesor Sanders dice: “Lo que cuenta es la experiencia humana y la interacción humana, y cómo la forma facilita eso”.

El 1800 aparecieron los primeros baños por sexo en Estados Unidos y ahora parece que hubiese sido así desde el principio. Para Sander y sus aliados en la investigación sobre espacios más inclusivos, los baños son lugares donde hay una marcada discriminación. ¿Qué tan cierto es esta afirmación?

Al entrar a un baño de un Mall, en el baño de hombres no hay dispositivos para cambiarle los pañales a un bebé, en el de las mujeres sí. Difícilmente hay lavamanos a la altura de los niños. Cuán incómodo es para una persona en silla de ruedas lavarse las manos en un baño público ¿Y cuánto se hace para hacerlos más cómodos para los ciegos y los sordos, más aún para un autista?

Vaya, solo el ponerse a pensar en eso, hace que pueda notarse que los espacios no son tan cómodos para todos como deberían ser, y eso es producto de un diseño pensado en un grupo de poder que considera que las cosas así funcionan bien y son justas.

Sanders, está de acuerdo con que hay que repensar un mundo diseñado luego de la pandemia de Covid 19.

Aunque su preocupación y la de Stryker, también arquitecto e investigador, estuvo inicialmente enfocada en los baños y cómo los transgéneros como Stryker tenían problemas para ir a ellos. La pandemia los hizo ver que había también grupos minoritarios como ciegos, sordos, autistas, entre otros, cuyas necesidades no eran consideradas por los diseñadores de centros de salud, museos, cines, etc.

La pandemia ha sido vista por ellos de la misma forma, es una realidad en la que no se pensó, pese a las advertencias que durante décadas han hecho los científicos al respecto y que el arquitecto debe responder a un principio estético; pero que no esté en contradicción con la función que tendrá la obra que se diseña.

La nueva realidad requiere de medidas para los establecimientos de cualquier tipo, así restaurantes, centros comerciales, tiendas, heladerías, peluquerías, oficinas, etc., demandarán nuevos diseños y los arquitectos son claves en el proceso.

Pero ¿Cómo hacerlo? Tal vez una respuesta que pueda ayudar pudo haber venido de un autista ¿Cómo es eso posible? Para los autistas la distancia es muy importante, ellos tienden a alejarse de las personas. Un médico pediatra, padre de un autista, le dijo al profesor Spancer una frase reveladora, puedes estar físicamente distante y estar más comprometido socialmente”. Cuando entiendes a un autista, sabes que es mejor para él que te mantengas alejado. A ellos les aturde el eco en los museos, la resonancia de algunos edificios, de consultorios médicos, ¿Debería considerarse eso al momento de diseñar esas estructuras?

¿Qué hace Ud. si va caminando y viene de frente alguien sin tapa bocas? Hace unos meses, si alguien le tropezaba porque no respetaba una señal en un pasillo, poco importaba ¿Y ahora? Propuestas como uso de colores y luz para no equivocarse al caminar ahora son cosas de seguridad, como nunca antes.

La sociedad exige del diseño espacios más hospitalarios, inclusivos, que promuevan el movimiento menos reactivo y más eficiente de las personas. Ventanas abiertas, iluminación solar, son necesidades de supervivencia en una situación de pandemia.

¿Después de conseguida la vacuna, qué hará la gente? ¿Mantendrán sus distancias como durante una pandemia? ¿Qué pasará si surgen epidemias nuevas inmediatamente después de esta pandemia? Nadie lo sabe, lo que sí es seguro es que volverán a ocurrir situaciones como esta y los arquitectos tienen un gran desafío al que deben hacer frente con la estética que siempre les ha caracterizado, ahora pensando en la diversidad de las personas. Aunque gran parte del cambio necesario dependerá en gran medida de las propias sociedades y de su clase política.


En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en el artículo “Cómo puede ayudarnos la arquitectura a adaptarnos a la pandemia” de Kim Tingley, publicado el 09 de junio de 2020 por The New York Times. –

Magazine, Architecture and Covid en www.nytimes.com/interactive.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close