Written by 1:09 am mundo

Conjunto residencial de concreto impreso en 3D

Si le dijeran que puede hacer una casa de concreto, con el diseño que Ud. guste y que se la construyen en 48 horas a un precio muy atractivo ¿Se animaría a evaluar esa opción?

Luego de creada la máquina de impresión de tinta, no demoró en llegar la impresión en 3D. Prototipos hechos capa por capa entraron al mercado en 1992 y luego le siguieron, impresoras con capacidad de auto réplica, co – creación, impresiones de prótesis en 3D, bio impresión, aviones, autos y hasta ahora no ha parado.

La velocidad del progreso ha sido tal, que ha costado asimilarla. Lo que antes era imposible, ha dejado de serlo. El mundo 3D está a nuestro alcance para mejorar la calidad de vida.

¿Qué nos espera?

Los próximos tiempos plantean desafíos enormes para la humanidad. La vida, las ciudades, las construcciones, no son sostenibles tal y como se hacen ahora a comienzos del siglo XXI. En apenas unas décadas harán falta más soluciones habitacionales, asequibles, de bajo impacto ambiental y los ingenieros se están preparando para ello.

Eindhoven, la elegida

Esta ciudad de Holanda es la sede elegida del nuevo modelo del nuevo mundo, un vecindario de 5 viviendas de concreto impresas en 3D, con diseños que no se parecen en nada a lo existente e imposibles de hacer si una tecnología como esta. Unidades de tres habitaciones y 95 metros cuadrados, incrustadas en un verde y hermoso paisaje.

Solo imaginar que ya el mismo material de construcción viene en el color que se prefiera, en casi cualquier forma imaginable, con niveles de calidad según se demande y que, además, es un tipo de construcción amigable con el medio ambiente, es emocionante. Construir un mundo en 3D y luego imprimirlo en cemento es una realidad que tenemos muy cerca.

Las universidades están formando ingenieros y arquitectos con herramientas que les permitan maximizar los beneficios de esta tecnología. Theo Salet, es decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Tecnológica de Eindhoven y enfoca sus mayores esfuerzos a la impresión de hormigón en 3D.

Su trabajo le ha valido el reconocimiento internacional, académico y a nivel empresarial, en parte, gracias a la investigación que dirigió del primer puente hecho en concreto impreso en 2017 y las casas del proyecto Milestone, que se hicieron con la misma tecnología. El proyecto Eindhoven, marcará otro hito en la historia de la construcción en Europa.

Europa imprime el futuro en 3D

Este tipo de construcción de viviendas ya se había dado en Francia, aunque solo se construyó una. Tiene 95 metros cuadrados, con 4 dormitorios y con paredes de diseño curvo para disminuir los efectos de la humedad. Tomó unas 50 horas hacerla y 120 días adicionales para terminar los acabados. El costo de la propiedad alcanzó la cifra de 233 mil dólares americanos.

Las cercanías de París, sería el lugar para crear el primer vecindario en Francia, usando esta tecnología.

Bélgica también comenzó con las impresiones en concreto en 3D. Viviendas construidas en 15 días, con equipo de impresión fácil de transportar, sin límite de formas y hasta dos pisos. Una oferta muy atractiva para inversionistas, constructores y amantes de lo novedoso.

El primer proyecto contó con 668.320 euros que financió el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Además de tener el aval de reconocidas firmas de arquitectura y construcción. Hasta ahora hay mucho de expectación; pero la reacción del sector no ha volteado a esta nueva tecnología ¿Marketing, precios, poca confianza, diseños muy audaces para mentes muy conservadoras?

Se puede tener una buena idea; pero si no se comunican bien los beneficios, si no se dirige al target adecuado, las cosas no caminarán a la velocidad deseada.

¿Por qué un producto con tantas ventajas no es la sensación del momento? ¿Se ha promovido en los lugares equivocados? Hasta ahora solo se consiguen fuentes de científicos, profesores universitarios de arquitectura, ingenieros, arquitectos y políticos.

¿Por qué no hay cientos de personas hablando de las nuevas casas? ¿Será que a los consumidores no les importa tanto como se hacen las casas, sino el producto final? ¿Qué dicen los consumidores potenciales, además, quiénes son?

A veces un producto muy bueno, con una estrategia de marketing inadecuada, termina como una mala idea.

Tecnología que se expande

New Story es una empresa que construye soluciones habitacionales sin fines de lucro, se ha aliado con Icon, una constructora, para hacer casas en 3D impresas en concreto. La propuesta inicial es una casa de 35 metros cuadrados, en la que se gastaron 10 mil dólares en concreto y que tomó 48 horas en realizarla.

Pero hay una versión de 60 metros cuadrados. En esta casa, el costo será significativamente menor porque se trabajará con una economía de escala (Volúmenes altos para abaratar el costo unitario). La construcción de estas unidades más grandes que el prototipo, tomará construirlas entre 12 y 24 horas cada casa.

El lugar de destino del proyecto es El Salvador, un país suramericano en donde los niveles de pobreza son superiores al 30% de su población. Adquirir una vivienda es muy difícil y este proyecto de 100 viviendas podrá favorecer a un mismo número de familias que no tienen un techo. La pandemia ha ralentizado su ejecución; pero de funcionar podrán ayudar a muchas personas más.

Las casas contarán, en casi su totalidad, con un músculo financiero donado por empresas de Silicon Valley, además de otras empresas. Pero es interesante destacar que no serán donadas a los beneficiados. Estos pagarán por ellas bajo el concepto de hipoteca sin intereses y la pagarán a lo largo de 10 años.

El dinero recaudado irá a un fondo para seguir ayudando a otras familias.

El mercado ha tardado en reaccionar a este innovador método de construcción. Hasta ahora las iniciativas han sido muy discretas, a pesar de que las necesidades de viviendas a precios bajos son muy altas. ¿Serán casas populares? ¿Serán casas con diseños extravagantes para gente con gustos diferentes? ¿Soluciones habitacionales para pobres? La impresión que da es que es una excelente iniciativa con una inmensa necesidad de trabajo mercadotécnico.


En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en el proyecto “Eindhoven” la ciudad europea donde se imprimirá el primer vecindario en 3D del mundo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close