Written by 12:34 am educacion

Educación en tiempos de COVID-19, incertidumbre e innovación

Los estudiantes de educación superior forman parte de un enorme grupo que representará la próxima masa laboral del mundo actual, y debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19, sus últimos años de estudio y sus diferentes escenarios planificados, han cambiado considerablemente. Ahora llevan consigo una carga de incertidumbre que preocupa a muchos, pero también muchas oportunidades de innovación para un futuro cercano.

Aproximadamente la educación superior mundial, comprende unos 278 millones de estudiantes en todo el mundo en más de 24,000 universidades y colegios, que se han visto afectados por un cambio dramático durante una década. El punto de quiebre han sido los últimos meses, con la aparición del COVID-19, que ha obligado a implementar y promover de manera definitiva, nuevas opciones, posibilidades y oportunidades para la educación superior.

Durante años, la educación superior ha participado en el surgimiento de alternativas a la educación tradicional: certificaciones en línea, universidades electrónicas, microcredenciales y grados en cualquier ámbito.

Aunque el aprendizaje virtual a menudo ha encontrado resistencia institucional y de los propios estudiantes, se convirtió en un imperativo para los colegios y universidades a medida que las aulas se movían abruptamente en línea con diferentes niveles de calidad y compromiso. Las instituciones migraron a la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) con la finalidad de remoldar la educación y adaptarse a una nueva era tecnológica, además de reconsiderar los cursos en línea de las principales instituciones a través de plataformas conocidas como Coursera, edX, Emeritus y 2U como alternativas viables para el aprendizaje de los estudiantes.

La incertidumbre involucrada en el retorno a las aulas de clases, ha sido el impulsor directo y acelerado de la educación superior en línea, una transformación estructural que ha estado tomando forma durante varios años, y la resistencia mostrada años anteriores se ha ido desvaneciendo debido a que actualmente la educación es una necesidad, de manera autodidacta o guiada.

Pero otra de las consideraciones importantes es que las plataformas de aprendizaje en línea incitan a los estudiantes a replantearse una educación. Ahora, frente a una reevaluación de los modelos académicos debido a la pandemia, las instituciones tienen la oportunidad de lidiar realmente con cómo estos cambios pueden transformar todos los aspectos de la educación superior, incluidos el costo de las matrículas a los estudiantes, las credenciales, el plan de estudios, el financiamiento educativo y la empleabilidad.

La gran demanda y su nueva adaptación, solo aumentará los cursos en línea para los estudiantes, así como las instituciones que los producen. El alcance de estudiantes a los que pueden llegar es mayor, ya que los precios son más accesibles que especializarse de manera presencial.

Por ejemplo, un programa de MBA (20 cursos) se puede tomar en línea a un costo total de $ 2,000 (USD), en comparación con más de $ 200,000 para la matrícula y las tarifas de un programa de MBA a tiempo completo en el campus.

Aunque las universidades y los campus no quedarán obsoletos ni pasarán a la historia, las plataformas de aprendizaje y educación en línea son una ventana para aprender de manera complementaria y autodidacta, y parcialmente están solventando los requerimientos que la sociedad demanda.

Sin embargo, con costos más bajos y extensos catálogos de cursos, existe una dificultad, entre los estudiantes, para descifrar todo lo que concierne a la confiabilidad de la plataforma, la gama de credenciales de los cursos, las calificaciones y los datos personales. Esto puede estar evitando que estas plataformas desarrollen todo su potencial. Pero aquí no acaba todo, porque se está produciendo un cambio decisivo: la “confianza de certificación” de educación superior digital, que ha tomado forma en los últimos dos años y que sin duda ha sido necesaria en estos tiempos. Esto se debe a que se les garantiza a los estudiantes una certificación verificada y segura, con un rango de credenciales educativas para la universidad, ser un posible empleador, posibilidad de préstamos y otros.

El distanciamiento social en parte promovió un replanteamiento de la experiencia de aprendizaje a nivel mundial, pero también es visto como una oportunidad para redefinir cómo se entregan, rastrean y certifican los conocimientos y las habilidades de los estudiantes, de manera que fomenten tanto la eficiencia como la eficacia de la educación superior donde la personalización del aprendizaje son apreciadas, con los estudiantes cada vez más orientados hacia oportunidades altamente específicas que mejoran sus habilidades.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://hbsp.harvard.edu/inspiring-minds/how-higher-ed-students-are-navigating-through-uncertainty
https://www.bbc.com/mundo/noticias-52208975
https://hbsp.harvard.edu/inspiring-minds/how-our-response-to-covid-19-will-remake-higher-ed

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close