Written by 11:03 pm comunidades

Oportunidad para reconstruir mejor

El Foro Económico Mundial estima que las mujeres alcanzarán la igualdad económica en 257 años, si todo sigue como va. Hace falta acelerar el proceso.

Las crisis son momentos en los que hay mucha ansiedad, se buscan soluciones a los problemas y parece que surgieran más. Eso demanda de las personas mayor creatividad y dedicación. Mientras, se busca solución a los problemas, van surgiendo soluciones a otros que no habían sido considerados, se dan descubrimientos y después de la crisis el resultado es una visión diferente del mundo.

La pandemia de Covid 19, como otras crisis importantes en el mundo, ha reflotado problemas que se mantenían solapados como el de la igualdad de género.

En un artículo hecho para euractiv.com, Phumzile Mlambo-Ngcuka quien funge como Directora Ejecutiva de ONU Mujeres y Helena Dalli quien es la Comisionada de la Unión Europea para la Igualdad, han aseverado que la crisis del Covid 19 ha ampliado las desigualdades y que esta situación ha golpeado con mucha fuerza a las mujeres; pero al mismo tiempo este momento puede servir para aprovechar la oportunidad de “reconstruir mejor”.

El discurso político mundial no deja de tenerlo entre sus líneas; pero una cosa es hablar y otra muy distinta hacer. En el hacer hay una gran deuda con el tema, aunque no se pueden negar los esfuerzos, que, presionados por grupos feministas y otros, se han adelantado en ese orden.

Para estar más claros

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) define a la igualdad de género como: “la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños.

No se está diciendo que hombres y mujeres sean iguales, sino que sus derechos y deberes, sus oportunidades, no estén sujetas al sexo que se tenga.

Momento de reordenar

Esta crisis ocasionada por el Covid 19 ha demandado de los gobiernos importantes reajustes en materia de salud, social, económica, educativa y cultural: el momento es estelar para que, de una vez por todas, se hagan los ajustes legislativos para que la igualdad de género sea más que un bonito y bien intencionado discurso.

Es un problema global, con características muy particulares por región, dado que el aspecto cultural, así como el religioso, tienen un peso muy grueso en muchas poblaciones del planeta ¿Es posible cambiar tradiciones tan arraigadas, incluso en las propias mujeres?

Asia

China y Japón, economías desarrolladas, las mujeres han tenido avances importantes. Pero sobre ellos destaca Taiwán, líder en igualdad de género en todo el continente y el 9 del mundo, según registro la agencia de noticias EFE.

El índice de Igualdad de Género (GII) del país fue de 0.053. Este es un indicador que muestra el promedio de un conjunto de cinco, que incluyen: tasa de mortalidad materna, porcentaje de espacios en la Legislatura ocupados por mujeres, adolescentes embarazadas, participación en la fuerza laboral y participación porcentual de mujeres que hayan estudiado, entre uno y dos años la educación secundaria.

Omán, Kuwait, Bahréin y Qatar, son países del Golfo Pérsico donde hay puestos ministeriales ocupados por mujeres, ahora pueden votar. Los avances no han sido logros menores, si se les compara con países como el rico país petrolero, Arabia Saudita, en donde una mujer no tiene ningún derecho político, celebran el tener derecho a conducir un auto, aunque no pueden salir del país si su marido no les da permiso.

Todavía queda mucho por recorrer en materia de igualdad de género en este continente, en donde en países como Irán el testimonio de 2 mujeres es el equivalente al de un hombre.

Europa

Para la Organización Mundial del Trabajo (OIT), 606 millones de mujeres en edad de trabajar no han podido conseguir un trabajo porque deben quedarse en casa haciendo labores de cuidado del hogar, solo a 41 millones de hombre les ha pasado lo mismo.

Europa pierde anualmente unos 350 millones de euros porque muchas mujeres no pueden salir a trabajar y recibir una remuneración por ello. Eso no solo significa que muchas mujeres no tengan un ingreso para mejorar su condición en la sociedad; sino que también hay menos dinero circulando en el mercado. Por donde quiera que se vea es un balance negativo.

Después de la pandemia, de cada 5 mujeres, solo una conseguirá empleo, en cambio de cada 3 hombres uno lo conseguirá. Más claro imposible.

Los hombres ganan 16,2% más que las mujeres que tienen las mismas características, además el riesgo de pobreza también desfavorece a las mujeres, apenas el 6,3% de los directores ejecutivos de las empresas que cotizan en la bolsa de valores son mujeres y en materia política solo 3 de cada 10 parlamentarios de la UE son mujeres.

Europa del Este es la región del mundo con mayor índice en igualdad de género; pero todavía hace falta mayor financiamiento para la causa, aunque políticamente la mejoría ha sido muy destacada.

América Latina

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la desigualdad de género hace que América Latina deje de producir 400 mil millones de dólares al año.

Esa pérdida en la producción es el producto de mujeres que se quedan en casa, trabajando, pero ese trabajo no es remunerado, porque no tienen acceso a la educación, deben cuidar a los niños porque no hay políticas que le permitan poder costear instituciones de cuidado infantil, adolescentes que salen embarazadas y se truncan su futuro, el elevado número de mujeres que mueren a causa de los embarazos.

Las latinas que emigran, lo hacen buscando una forma de poder darle sustento a sus familias; pero van a otro país en condiciones desmejoradas, sin legalidad y haciendo trabajos por debajo de los salarios debidos, así envían dinero a sus familias y pagan a otras mujeres que les cuidan a sus niños, se transmite y se comparte la injusticia, el desequilibrio.

Costa Rica y Uruguay son de los países que más han adelantado esfuerzos en la creación de cuidados, para apoyar a la mujer. Que, en esta parte del mundo, gana 25,6% menos que un hombre que hace el mismo trabajo, según informa la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Nicaragua es la bandera de la igualdad en América Latina y el quinto en el mundo, según el Foro Económico Mundial, para su sorpresa, es el segundo país más pobre del continente, después de Venezuela. ¿Cómo puede entenderse esto?

Ese país, llevó adelante políticas de alfabetización, suprimió el pago de matrícula en la escuela, llevó adelante un programa de alimentación en las escuelas que ayudaron a tener más inscritos, aumentó el acceso a la educación, todo parece estupendo y se parece mucho a los logros a los que le ha hecho tanta propaganda el gobierno de Venezuela, otro país latinoamericano que está sumido en un 96% de pobreza. Las cifras que países como estos llevan a organismos internacionales los hacen ver como ejemplos para el mundo; pero la realidad de sus habitantes es triste.

El Fondo de población de Naciones Unidas dice que en Nicaragua el 50% de las mujeres ha sufrido de violencia doméstica, alrededor del 30% de las mujeres dan a luz antes de cumplidos los 18 años, la mitad tienen entre 10 y 14 años, una cifra superior al 80% de los abusos sexuales se dan en jóvenes de 16 años y menos, el 20% de las muertes por embarazos recae sobre adolescentes ¿Cómo un país así es el quinto en igualdad de género?

¿Si un país como este esta en el quinto puesto de GI, entonces cómo están los demás?

Los medios de comunicación

Se suele decir que los medios de comunicación son un reflejo de las sociedades. Para muchos quizás lo era así en un principio; pero ahora parece más bien al revés. Un pequeño grupo impone reglas sociales, estilos de vida, las noticias que deben interesar, de qué hablar, qué comer, etc. y los demás (las mayorías) las siguen.

Parece que lo que más se parece a la premisa inicial es Internet. Lo cierto es que es innegable el influjo que tienen los medios de comunicación sobre las masas. Perentorio es, impulsar este acto de justicia, la igualdad de género, como se promueven el estilo de vida ideal de bienestar.

En su informe de brecha de género global 2020, el Foro Económico Mundial (FEM), indica que las mujeres tendrán las mismas oportunidades económicas que los hombres dentro de 257 años. El estudio evaluó a 153 países.

En Europa occidental 57 años serán suficientes para alcanzar la meta, mientras que para estados Unidos harán falta 151 años.

Estos datos pueden desalentar a cualquiera; pero las cifras no son definitivas, no si se gestionan los cambios necesarios para disminuir estos lapsos.

Los medios desempeñan un rol fundamental, el cine, la tv, la prensa, son medios tradicionales que tienen todavía un gran poder. Se ve un mensaje en Twitter (una red social); pero cuando se ve en televisión se consolida la información. La gente ve el mensaje y de inmediato, si es relevante, va a un medio tradicional para confirmarlo.

Hace falta contenido con carácter igualitario, interesante, divertido, dramático, que esté presente en los medios. ¿Vale la pena la causa? ¿Qué dice Ud.?

De 5 las economías más grandes del mundo, Estados unidos, China, Japón, Alemania y Reino Unido, en ese orden, solo hay una en el top 10 de los países con mayor igualdad de género en el mundo, Alemania y es el número10.

Según el FEM, el top ten con mayor GII está conformado por: Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia, Nicaragua, Nueva Zelanda, Irlanda, España; Ruanda y Alemania.

Las redes sociales también hacen lo suyo. Actores, personalidades mundiales, atletas y famosos cuelgan videos en pandemia, en confinamiento, haciendo las labores que por lo general hacen las mujeres.

Las mujeres, hacen la comida, el aseo, arreglan el hogar, cuidan a los niños, cuidan de la relación de la pareja y además trabajan, las que pueden o les queda tiempo para ello. Sin embargo, no es sorprendente para nadie que aparezcan en redes sociales cuidando a su hijo, o llevándolo al médico o contándole un cuento antes de dormir ¿Qué tan civilizados somos? ¿Cuántas mujeres se sienten agobiadas?

No se puede negar que estas acciones en video durante la pandemia, tienen un efecto positivo. Le están diciendo al mundo, “hey, hagamos mejor las cosas, podemos hacerlo” y eso es algo muy bueno; pero necesita del impulso de medios masivos, eso presionará a la política y a la creación de leyes que muevan al mundo en una dirección más justa.


En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en el artículo “Cómo COVID-19 puede traer justicia de género” escrito por Helena Dalli y Phumzile Mlambo-Ngcuna publicado en euractiv.com. Fuentes consultadas: Agencia EFE, UNESCO y businessinsider.es

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close