Written by reflexiones

Psiquis sin mascarillas: el aburrimiento también es mortal

No se detecta a través de una tos seca pero sí puede acarrear un episodio de sofocación. No provoca fiebre, pero sí puede desencadenar cansancio crónico. Empieza con un pequeño bostezo y no es fácil de reconocer como un problema hasta que ha erosionado la mente. El virus ha hecho más que atacar al cuerpo: su presencia ha vulnerado la psiquis, demostrando que sí es posible morir de aburrimiento.

Los estragos psicológicos del aburrimiento

Quizá no fuimos nunca tan conscientes de lo que es el aburrimiento hasta que tuvimos que estar en nuestras casas en cuarentena. Las limitaciones despertaron una serie de sentimientos que recién ahora la ciencia está explorando y explicando. En cuanto al aburrimiento se trata, estudios como los de James Danckert, dedicado investigador en la materia, revelan cómo funciona el cerebro en individuos con tendencia a experimentar esta sensación con mayor frecuencia.

Al mapear la actividad cerebral de una muestra de individuos realizando actividades tanto conocidas como nuevas, se descubrió que aquellos que presentaban dicha tendencia producían menores niveles de dopamina que aquellos que disfrutaban más al desenvolverse en un ejercicio. La dopamina se clasifica como un neurotransmisor. La función de esta biomolécula es la de transmitir información desde una neurona a otra. Su baja producción significa que se requerirá de un impulso más intenso para estimular el cerebro.

No se guarda un registro claro de las partes del cerebro que intervienen en la sensación de aburrimiento que experimentamos; sin embargo, los estudios de Danckert han sido concluyentes en cuanto al aburrimiento en personas con daños en la corteza frontal, área encargada de la percepción del tiempo. Las personas con traumatismos en esta zona, fácil de lesionar ya que se encuentra en la parte frontal del cráneo, son más propensas a experimentar aburrimiento puesto que tienen un sentido alterado del paso del tiempo.

La valoración de lo que es aburrido y emocionante no depende únicamente de la persona o de la actividad en sí. De hecho, el contexto influye grandemente en la percepción. Los sentimientos negativos pueden causar irritabilidad y conducir a la frustración o al tedio mientras se desarrolla una acción. La coyuntura actual está actuando como un aliciente de la negatividad, razón por la que, aún cuando ya gran parte del mundo ha resumido su vida diaria nuevamente, gran parte de nuestra sociedad aún siente aburrimiento.

Las repercusiones que tal estado tienen aquejan diversos aspectos de la vida. Por ejemplo, el adormecimiento físico, la falta de energía o la somnolencia provocan un detrimento en la productividad. El experimentar cansancio frecuente en el día y tomar largas siestas pueden interferir con los hábitos de sueño y llevar al insomnio. Por otro lado, el tedio al no poder encontrar la satisfacción personal al llevar a cabo una actividad produce frustración e irritabilidad, lo que modifica la actitud con la que se mantienen las relaciones amicales, de pareja, laborales y filiales.  

El profesor John Eastwood, parte del Departamento de Psicología de la Universidad de York, concibe el concepto de aburrimiento como una “sensación incómoda de querer, pero no poder participar en una actividad satisfactoria”. Esta es una descripción que puede adaptarse muy bien a la realidad que hoy viven muchos hombres y mujeres que luchan por retomar sus rutinas sin éxito y por encender la chispa de la emoción en sus vidas.

Experimentar emociones es increíblemente necesario. Scientific American dedicó un artículo a explicar por qué morir de aburrimiento es, de hecho, posible. Aquellos que son incapaces de encontrar satisfacción en su día a día pueden emprender una búsqueda por estímulos que, finalmente, desencadena un efecto dominó donde, vez tras vez, los estímulos deben ser más y más fuertes. Al no encontrar una forma de entretenerse a sí mismos o de hallar placer en la resolución de los problemas diarios o de disfrutar de las pequeñas victorias que se alzan en la rutina, tienen mayores probabilidades de involucrarse en comportamientos de alto riesgo.

Por otro lado, en aras de contrarrestar los efectos del aburrimiento, otros individuos optan por tomar drogas prescritas. Para incrementar el nivel de energía o de atención, o incluso para incentivar una noche de sueño reparador, hay quienes hacen uso de medicamentos que, a largo plazo, alteran sus sistemas irremediablemente.

Ya en el 2019, según informa El Periódico, en España el consumo de los antidepresivos se había incrementado. En pleno 2020, un estudio llevado a cabo por la organización Express Scripts dio a conocer que el consumo de drogas prescriptas con el fin de tratar trastornos mentales creció en un 20%. Antes de que se anunciara la pandemia, la compra de los medicamentos para tratar la ansiedad había decaído en 12% entre los años 2015 y 2019. Sin embargo, en la actualidad se ha determinado que su compra se ha incrementado en un 34%, mientras que la de los antidepresivos ha subido en un 18%.

Un mal necesario, incluso beneficioso

Después de haber analizado todos los aspectos perjudiciales que involucra el aburrimiento, es necesario también resaltar su lado positivo. Y es que una cuota de aburrimiento es necesaria para el ser humano si puede abordar tales episodios con la mentalidad adecuada.

Pensemos en el aburrimiento como una de las tantas alarmas biológicas que usa el cuerpo para comunicarnos que algo no está del todo bien. Así como el dolor es un paso fuera de la línea de equilibrio que representa la homeostasis y, por ende, la preservación de la propia existencia, el aburrimiento es un indicador útil que empuja al individuo a la actividad.

La BBC entrevistó a Sandi Mann, profesora en la Universidad Central de Lancashire, quien ha escrito libros sobre las oportunidades que el aburrimiento desata para la creatividad. Mann especula que, durante la cuarentena, muchos proyectos se están llevando a cabo: no solo ambiciosos emprendimientos sino también la creación de obras artísticas. La sensación de aburrimiento resulta ser necesaria para sumergir la mente en un estado de pausa, estado del cual buscamos escapar rápidamente.

Mann llevó a cabo un experimento en el que descubrió que, luego de realizar actividades que aburrían al grupo de muestra, estos podían pensar con una libertad mayor. Buscamos formas de entretenernos cuando estamos aburridos, divagando en alternativas. Las limitaciones actuales no dejan muchas opciones de entretenimiento. La vida nocturna ha desaparecido de momento, los paseos son complicados de realizar debido a las precauciones previas que hay que tomar, las reuniones con amigos en restaurantes no son posibles; esto deja espacio para la exploración intelectual.

Esto explica por qué muchas personas han decidido aprender un nuevo idioma, crear su propia eCommerce, escribir, retomar una actividad que antes no tenían mucho tiempo para hacer, y demás. Aprender a convivir con el aburrimiento es algo que quizá no nos planteamos a menudo, pero, en la actualidad, tomar conciencia de ello es vital para sobrellevar la vida con todas las restricciones que recortan nuestra libertad de acción. 


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirla: revisión rápida de las pruebas en https://apmadrid.org/index.aspx
Being Bored Can Be Good for You—If You Do It Right. Here’s How en https://time.com/
1El COVID-19: Cuarentena y su Impacto Psicológico en la población en https://preprints.scielo.org/index.php/scielo
https://www.medicalnewstoday.com/articles/325697
What happens in the brain when we are bored? en https://www.medicalnewstoday.com/
Boredom, sustained attention and the default mode network en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/
¿Aburrido con el confinamiento? Este tiempo de inactividad puede tener algunos beneficios… si lo haces bien en https://cnnespanol.cnn.com/
Bored to Death: Chronically Bored People Exhibit Higher Risk-Taking Behavior en https://www.scientificamerican.com/
The surprising benefits of being bored en https://www.bbc.com/
The quiet alarm en https://aeon.co/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close