Written by mundo

El ejército ahora recluta por Twitch

El ejército de los Estados Unidos fue acusado de utilizar la plataforma de streaming de Amazon para reclutar niños de apenas 13 años, la edad mínima para registrar una cuenta. El método era ofrecerles un videojuego de la consola Xbox a través de un link que enlaza con un sitio web del ejército.

El sitio web contenía un formulario que permitía a los usuarios introducir datos personales, pero no decía nada sobre el videojuego que atraía a los visitantes. Cabe mencionar que los reclutadores del ejército tienen órdenes específicas que les restringen el contacto con niños menores de 16 años. En tanto, Twitch les ha advertido a sus usuarios sobre los engañosos links en medio de la preocupación por el reclutamiento de adolescentes.

“Según nuestros términos y condiciones, las promociones en Twitch deben cumplir con todas las leyes vigentes”, dijo un vocero de Twitch. “Esta promoción no cumplía con nuestros términos, y les hemos pedido que la eliminen”.

Pero esta es apenas la punta del iceberg del reclutamiento militar vía web.

¿Cómo funciona el engaño?

El Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea transmiten en Twitch usando equipos especializados en deportes electrónicos. Estos equipos están formados por jugadores expertos que compiten en torneos por premios en efectivo. Pero también son reclutadores con los que los niños pasan el rato mientras juegan sus videojuegos favoritos y responden a sus mensajes de chat durante horas y horas.

Twitch tiene más de 5 mil millones de horas “vistas” de abril a junio. Para comparar, Netflix afirma que durante la cuarentena la gente vio alrededor de 6 mil millones de horas de sus programas y películas al mes. El reclutamiento típico funciona así: un reclutador, en general un hombre de unos 30 años juega a “Call of Duty” o “Valorant”. Es amistoso y habla de lo mucho que le gusta estar en el ejército. A pesar de ser mayor que la mayoría, habla y se comporta como ellos.

Las prácticas empleadas en Twitch tiene un objetivo: reclutar niños en situaciones inestables, difíciles. Los reclutadores se aprovechan de los pobres, de los vulnerables y de los indocumentados. En plena pandemia, con un Estados Unidos doblegado frente a la crisis, las condiciones son perfectas para que los reclutadores se aprovechen de los jóvenes pobres.

Los jóvenes: la presa predilecta

¿Qué otro grupo utiliza Internet para reclutar jóvenes o niños y enviarlos a la guerra? La respuesta quizás no los sorprende: los grupos terroristas. Dicho de otro modo: el ejército de Estados Unidos, país que dice luchar con el terrorismo, utiliza las mismas funestas prácticas que sus enemigos.

Muchos grupos terroristas tienen sus propios sitios web y tanto ellos como sus partidarios cuentan con perfiles en diferentes sitios redes sociales. Los usan para compartir propaganda y para hacerse amigos de personas que parecen mostrar cierto interés en lo que dicen. Los recién llegados pueden hacerse amigos de varios partidarios del terrorismo web. A medida que ven los mensajes de sus nuevos amigos, se exponen cada vez más a la propaganda terrorista y también empiezan a sentir que muchas otras personas están de acuerdo con esa ideología. Es decir, un método casi calcado al que utiliza el ejército de los Estados Unidos.

El reclutamiento en la nueva normalidad

En julio del año pasado, el Ejército no alcanzó su objetivo de reclutamiento por 6.500 personas. Fue entonces que empezaron a probar con métodos diferentes. Como parte de una nueva estrategia, el Ejército se replanteó su enfoque con respecto a la Generación Z, es decir aquellos nacidos entre mediados de los 90 y mediados de los 2000.

Hasta hace poco, la búsqueda de soldados estaba centrada en los lugares más conservadores de los Estados Unidos, principalmente en todo el Sur, desde Virginia hasta Texas. Pero ahora la búsqueda se focaliza en 22 ciudades de tendencia progresista, como Boston, Seattle y San Francisco.

Por supuesto, el COVID-19 ha tenido un gran impacto en el reclutamiento militar: obligó al cierre de estaciones de reclutamiento y obligó a miles de reclutadores a buscar soldados en Internet. A medida que el virus se propagó, los alistamientos se hicieron más lentos y aumentaron la preocupación en las fuerzas armadas.

Eventualmente, los reclutadores tuvieron que abandonar sus usuales visitas a las escuelas secundarias y centros comerciales, y en su lugar recurrir casi exclusivamente a las redes sociales para llegar a los jóvenes. Hoy en día, los líderes del Ejército creen que puede evolucionar hacia un nuevo sistema que les permita disminuir el número de reclutadores.

El Ejército también confirmó que ha hecho sesiones de entrenamiento para enseñar a los reclutadores cómo conseguir más seguidores en Facebook e Instagram. A veces incluso contactan a soldados que han alistado en el pasado para pedirles que compartan sus mensajes, ampliando así la visibilidad de los mensajes.

Los militares hasta han llegado a inspirarse en McDonald’s para crear nuevos métodos. Hace unos años, el gigante de la comida rápida dijo que contrataría a 50.000 personas en un día. El ejército decidió hacer lo mismo.

Así se lanzó el “Día de Contratación del Ejército”, donde se pide a todos los líderes militares que llenen las redes sociales con mensajes sobre el reclutamiento. El objetivo es atraer a 10.000 reclutas, y los principales líderes ya han empezado a utilizar Twitter para promocionar la supuestamente atractiva vida de los soldados.

¿Cuál es el verdadero incentivo? El dinero, por supuesto.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Changes in military recruiting may endure after coronavirus pandemic, en https://www.wusa9.com/
https://roguerocket.com/2020/07/17/twitch-uhl/
Social Influence in the online Recruitment of terrorists and terrorist Sympathizers, en https://www.cairn.info/
Twitch Blocks US Army From Sending Stream…, en https://www.ign.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close