Written by 11:22 pm educacion

Autorreflexión y autoevaluación en el aprendizaje de los niños

Desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo sobre sí mismos es una cualidad que se puede cultivar a una temprana edad. Lograr que un niño reflexione sobre acciones, hechos o pensamientos y evalúe situaciones, escenarios o consecuencias, le servirá en su presente y futuro en cualquier ámbito de su vida familiar o escolar, con la finalidad de que logre sus objetivos de manera eficaz.

La educación primaria es una de las bases primordiales en la educación de los más pequeños, es por ello que el trabajo de los docentes va más allá de las asignaturas establecidas y es necesario incursionar en hábitos y valores que fortalezcan esas pequeñas personalidades. Uno de los hábitos que se consideran importantes son los hábitos de autorreflexión, que consisten en la utilización constante del pensamiento activo y mentalidad de crecimiento que promueven un pensamiento crítico e invita a desapegarse de aquello que se considera una certeza o verdad absoluta. Esto les permite a los niños pensar y debatir internamente a partir de sus propios juicios y pensamientos.

Mientras más reflexivos somos, más efectivos podemos llegar a ser.

El hábito de la autoevaluación por otro lado, es un método que consiste en que cada persona compruebe por si misma cual es su nivel en una tarea determinada para saber cuál es su capacidad de superarla. Comprobar con antelación cuál es el grado de conocimiento a lo que se les exigirá́ (o a lo que el propio alumno se exige), ayudará a superar sus desafíos académicos con precisión y eficacia.

Las autoevaluaciones permiten a cada alumno aprender a su ritmo y actuar de forma responsable.

Se considera que la autoevaluación es la estrategia por excelencia para educar en la responsabilidad y para aprender a valorar, criticar y a reflexionar sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje individual del alumno. Para mencionar alguno de los beneficios, principales que presenta la realización de una auténtica autoevaluación, se encuentran los siguientes:

– Es un medio para que el alumno conozca y tome conciencia de cuál es su progreso individual en el proceso de aprendizaje;

– Es un factor básico de motivación y refuerzo del aprendizaje;

– Le permite al docente conocer cuál es la valoración que los alumnos hacen del aprendizaje, de los contenidos que en el aula se trabajan y de la metodología utilizada;

– Es una actividad de aprendizaje que ayuda a reflexionar individualmente sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje realizado.

– Puede ser utilizado como sustituto de otras formas de evaluación planificada. Para ello se pueden utilizar diferentes instrumentos evaluativos para tratar de valorar la progresión de las capacidades de cada alumno.

– Es una estrategia que posibilita la autonomía y autodirección del alumno.

Es decir, la autoevaluación de un alumno también le sirve como herramienta al docente como guía para evaluar sus competencias y sus metodologías en el aula, porque dependerá de cómo el alumno perciba los procesos de aprendizaje. Por ejemplo, si se observa un patrón consecutivo, masivo o selectivo de una autoevaluación negativa o deficiente, el docente podría enfocarse en esos alumnos para mejorar ciertos aspectos de su metodología en el aula y así mejorar la percepción de su clase en conjunto con el aprendizaje que se pueda lograr.

¿Cómo nace esto? ¿Por qué es importante? Uno de los ejemplos más significativos y que se toman como guía para una educación inicial de excelencia es la Mariposa de Austin, en inglés Austin’s Butterfly un video donde se narra la siguiente historia.

Austin era un estudiante de primer grado en Boise, Idaho, que creó un dibujo científico de una mariposa para una tarjeta de notas que se vendería para recaudar fondos para hábitats de mariposas. Ron (el profesor), les muestra a los estudiantes seis borradores de este dibujo, y saca su crítica amable, específica y útil para considerar cómo cada borrador podría mejorar. El progreso del dibujo de un primer borrador primitivo a un impresionante borrador final es un mensaje poderoso para los educadores”

A menudo los docentes se conforman con un trabajo de baja calidad porque subestiman la capacidad de los estudiantes para crear un gran trabajo. Con tiempo, claridad, crítica constructiva y apoyo, los estudiantes son capaces de mucho más de lo que se imaginan.

Este tipo de dinámicas es un ejemplo importante para los docentes, ya que motiva y exige a los alumnos a dar más. Se logra desarrollar competencias generales como la responsabilidad y el espíritu crítico, y competencias emocionales como la tolerancia a la frustración, la capacidad para retrasar gratificaciones, el manejo del mal humor o la autoafirmación positiva, facilitando la habilidad de autorregulación.

Los docentes deben mostrarles a sus alumnos cómo reflexionar sobre sí mismos y darle las herramientas que necesitan para hacerlo de manera fácilmente y en profundidad. En estos tiempos en los que tanto se habla de calidad en la educación no debemos perder de vista que, en una sociedad democrática y plural una enseñanza de calidad debe ser sinónima de atender a los diferentes ritmos de estudio y de aprendizaje de los alumnos.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://www.gettingsmart.com/2020/05/what-self-reflection-peer-evaluation-and-assessment-looks-like-in-action-in-early-elementary/
Fuentes consultadas: https://centroderecursos.educarchile.cl/handle/20.500.12246/55391
La autoevaluación como estrategia de aprendizaje para atender a la diversidad en https://www.educaweb.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close