Written by 11:31 pm artes

El medioevo llegó para quedarse

Los canales de YouTube dedicados al bardcore se multiplican día a día. Cientos de canciones reversionadas al estilo de la Edad Media se transformaron en una tendencia que explotó durante la pandemia. ¿De qué se trata y cuáles son los orígenes de esta particular obsesión?

Desde hace tiempo, las referencias medievales tienen un lugar especial en la cultura popular. La estética de la Edad Media, que se extendió desde el siglo V hasta el XV, ha encontrado su sitio en el contenido multimedia que consumimos todos los días. Hay algo en el medioevo que fascina a los internautas y que se ha potenciado durante la pandemia. Quizás sean los tiempos lejanos y extraños, malditos por la plaga negra, con pinturas que retratan bebés deformes, violencia sin censura y miradas diabólicas.

Lo cierto es que la llamada Generación Z encontró en la Edad Media un lugar de escape, y en YouTube el lugar perfecto para manifestar su obsesión. El popular sitio de vídeos es conocido desde hace mucho tiempo por potenciar o repopularizar géneros musicales viejos. El el bardcore, los autores retoman clásicos modernos y reelaboran las canciones utilizando laúdes, violines y arpas. De repente, el oyente se transporta a un banquete real mientras escucha a un Radiohead medieval interpretar “Creep”. Entonces, el concepto de tiempo se vuelve aún más retorcido de lo que se siente ahora en plena pandemia.

Los videos de Bardcore están atrayendo a millones de espectadores que parecen regodearse en lo absurdo y curioso de la idea. Un comentario en el video bardcore de “Teenage Dream” lo ilustra a la perfección: “Me encanta cómo el Bardcore surgió en un año terrible, con una plaga y disturbios civiles. En verdad, estamos viviendo en la década de 1520, no en la de 2020”.

Aunque pueden encontrarse videos de Bardcore de hace años, la tendencia ha explotado en pocos meses. Sólo en los últimos siete días, casi 100 covers medievales de canciones pop modernas han sido subidas a YouTube. Pero las canciones no vienen solas: cada portada que ilustra los videos es para destacar. Se trata de dibujos al estilo medieval que ilustran la letra de la canción y suelen ser bastante cómicos.

Entre los videos más populares, está la interpretación en laúd de “Pumped Up Kicks”, de Foster the People”. El autor es el usuario de YouTube Cornelius Link, que ya ha acumulado más de 3,7 millones de visitas. Otro usuario, Hildegard von Blingin, hizo una portada de “Bad Romance” de Lady Gaga, que tiene casi cuatro millones de vistas. El cover reimagina los instrumentos de la pista con un arpa celta, flautas y silbatos. También hay versiones medievales de “Chandelier” de Sia, “Numb” de Linkin Park, “Someone That I used to know” de Gotye, e incluso del hit “Macarena”.

Otro usuario llamado Algal viene creando covers medievales desde 2016. Su versión de “Toxicity”, la canción de System of a Down, fue ignorada en 2017, pero hoy acumula casi cinco millones de visitas. En una entrevista, Algal sostuvo que la clave es “hacer la música adecuada es el momento justo” y que el Bardcore es tan popular porque representa un escapismo perfecto.

“Lo que más me gusta de Bardcore es que puedo cerrar los ojos e imaginarme en una taberna medieval tocando para un público borracho con ganas de bailar. Pero desde una perspectiva más realista, me encanta investigar los sonidos del pasado”, agregó Algal.

En estos tiempos tan difíciles, desconectarse del Whatsapp y de las llamadas de Zoom, olvidarse por un momento de las noticias apocalípticas, es sin dudas un descanso más que bienvenido en medio del caos de 2020. El Bardcore de inmediato nos traslada a tiempos donde la vida era menos complicada, donde la supervivencia estaba a flor de piel, y a la vez nos coloca en perspectiva temporal con respecto a nuestra época. Por supuesto que ninguno de los usuarios, ya sean consumidores o creadores de Bardcore, quieren volver a la Edad Media. Por eso obtienen algo propio de estos tiempos: una relación estrecha con la Historia como nunca antes, en tiempos difíciles, pero desde la comodidad de un hogar en cuarentena.

En la música, las reversiones tienen un lugar especial. Hay grandes artistas que han basado sus carreras en la interpretación de canciones populares. Es sin dudas refrescante e interesante escuchar melodías que conocemos y amamos a través de los estilos de otros. Pero el Bardcore es diferente. Lleva consigo el peso de años de memes hechos sobre la era medieval, y la sombría oscuridad de ese período que apela al humor existencial de la Generación Z.

Hay algo absurdo y reconfortante en escuchar una canción conocida y querida reimaginada en una época más angustiosa, enferma y calamitosa que la nuestra. Es un recordatorio de que la Humanidad ya ha caminado por estos tristes senderos, y que también ha vivido cosas peores. Más allá del aburrimiento y el tedio que despierta la pandemia, conectar con nuestros antepasados a través de la música también nos recuerda que nuestra existencia se basa en el hecho de que ellos sobrevivieron a sus horas más oscuras. Y también lo haremos nosotros.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Never mind the ballads! How bardcore took over pop music, en https://www.theguardian.com/
People are turning pop songs into medieval ‘Bardcore’ bops, en https://www.classicfm.com/
https://aprilmunday.wordpress.com/2020/07/19/bardcore/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejá tu comentario

Seguir leyendo

Close