Written by 11:37 pm finanzas

La adaptabilidad como una herramienta laboral

En estos momentos cuando estamos sumidos en cambios constantes y en ocasiones radicales, la adaptabilidad es una herramienta indispensable para todo ser humano. La finalidad de poder adaptarse fácilmente a situaciones distintas es lograr un buen desempeño en el ámbito laboral para cualquier actividad que se quiera llevar a cabo. Al igual que las especies animales que se adaptan a los cambios en sus ecosistemas para poder sobrevivir, los humanos deben actuar de la misma manera para poder lograr sus objetivos.

Durante años se pensó que la prueba del coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés), que mide la memoria, el pensamiento analítico y la capacidad matemática, era una de las mejores formas de predecir nuestras perspectivas de trabajo futuro. Pero más recientemente, se ha prestado una mayor atención a la inteligencia emocional (EQ, por sus siglas en inglés), caracterizada como un conjunto de habilidades interpersonales, de autorregulación y comunicación con nuestro entorno.

Sin embargo, hoy en día, a medida que la tecnología redefine cómo trabajamos, las habilidades que necesitamos para prosperar en el mercado laboral también están evolucionando. Por ello, hay que agregar el coeficiente de adaptabilidad -o AQ- que conforma un conjunto subjetivo de cualidades definidas libremente como la capacidad de cambiar y florecer en un entorno de cambio rápido y frecuente.

Al adaptarse, la capacidad para acomodarse a los cambios no se debe reflejar en una reducción de eficacia y su compromiso. A su vez, esta capacidad está relacionada con entender y apreciar perspectivas diferentes de una situación y la capacidad para adaptarse a nuevas circunstancias que modifican las ya conocidas.

Esta es una característica muy llamativa en el área organizacional ya que en cualquier empresa u organización se requieren miembros del equipo que puedan asumir nuevas responsabilidades y adquirir nuevas habilidades según sea necesario en un mundo incierto y cambiante.

De hecho, no solo es una cualidad que se debe aprender a detectar para poder contratar a las personas adecuadas, sino que también es una cualidad que debe desarrollar para que pueda seguir siendo indispensable y empleable.

La adaptabilidad es útil en todos los ámbitos de la vida diaria y laboral. Cada ente, ya sean individuos, grupos, corporaciones e incluso gobiernos, están forzados a lidiar con más cambios que antes (o eso es lo que parece), ya que al menos la pandemia causada por coronavirus movió el suelo de todos, y permitió que cada quién, buscara una alternativa para poder superar los retos que se sobrevinieron. Unos fueron más eficientes que otros para lograrlo y para otros fue mucho más fácil, sin embargo, hay buenas noticias, pues la adaptabilidad no es fija porque todos tienen la capacidad de medir, probar y mejorar su capacidad para adaptarse a nuevas circunstancias cuando sea necesario.

Para evaluar la capacidad de adaptación de los demás y la de usted mismo, podría hacer o hacerse preguntas del tipo ¿qué pasaría si…? Hablar también de momentos en los que se equivocó, podría ser un buen ejercicio. A menudo se puede saber si las personas están dispuestas a cambiar de opinión y, por lo tanto, son más adaptables, pidiéndoles que compartan honestamente un momento en el que creyeron que estaban equivocados, no cuando otros percibieron que estaban equivocados.

Otro signo importante de adaptabilidad es el hecho de “desaprender”, un término que es poco escuchado, sin embargo, su carga de valores es rica en cualidades que nos pueden enriquecer como personas.

Natalie Fratto, inversora de riesgo y escritora, comenta en una charla TED que “Los desaprendices activos buscan desafiar lo que ya saben y en cambio, anulan esos datos con nueva información”.

Si bien es difícil desaprender ciertas habilidades que se han perforado en nuestro cerebro, es posible hacerlo y aceptar el cambio también, pues de eso se trata. “Una persona puede desaprender tomando un nuevo punto de vista o cambiando a otra perspectiva”, dice Fratto. La superposición de aprendizajes adicionales también puede mostrar la adaptabilidad de una persona, “jugar en la intersección de áreas en las que no eres un experto puede construir juntos un nuevo conjunto de habilidades como un bloque de construcción”, agrega.

Esta mentalidad es muy útil para las personas que buscan un nuevo trabajo. Si está buscando cambiar de área, puede adoptar el desaprendizaje o el aprendizaje adicional para encontrar una nueva posición en un campo diferente.

Mientras tanto, se pudieras estar preguntando en estos momentos ¿cómo podemos ser más adaptables? ¿cómo puedo mejorar esta capacidad? Fratto menciona tres acciones que se deben tomar en cuenta.

  • En primer lugar, busque oportunidades para cerrar las brechas existentes en su organización, interactúe en varias áreas, sea multifacético.
  • En segundo lugar, de vez en cuando asuma el papel de abogado del diablo en el trabajo, esto le puede permitir observar y juzgar las cosas desde otro punto de vista, esta estrategia también puede ayudarlo a no apegarse demasiado a sus ideas y opiniones personales.
  • En tercer lugar, mantenga una hoja de vida o un registro de sus fallas. “Es útil anotar las ocasiones en las que se equivocó, cambió de opinión o cometió errores”, dice Fratto. Si bien muchos de nosotros vemos estas cosas con vergüenza, puede comenzar a verlas de manera positiva, como pasos que ha tomado en su viaje profesional, para aprender de ello.
 

 
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close