Written by comunidades

Cambio climático eleva el número de matrimonios infantiles en Kenia

El matrimonio infantil ha venido a representar un tema que genera múltiples opiniones, en su mayoría negativas. Kenia es uno de los países, que desde el año 1990, ha venido trabajando con diferentes organismos y legislaciones para darle fin a esta práctica, sin embargo, el cambio climático pone en riesgo estos esfuerzos.

El tema del matrimonio infantil, desde inicios de la década de los 90s, ha venido generando múltiples opiniones encontradas en uno de los países más importantes de África, Kenia, pues desde oficializar la prohibición en 1990, ha venido aplicando una serie de legislaciones que buscan poner fin a esta práctica.

En todo el mundo organismos internacionales como la Unicef respaldan esta clase de movimientos contra el matrimonio infantil, quienes han demostrado, gracias a una serie de investigaciones, que una gran parte de las mujeres entre 20 y 24 años se casaron cuando legalmente aun eran niñas, la tercera parte aproximadamente, tomando en cuenta los datos recabados de 47 países.

También se demostró que el 48% de las mujeres que se encuentran entre los 45 y 49 años de edad, tuvieron su matrimonio antes de cumplir 18 años de edad. Mientras que, para el año 2010 el mismo informe del progreso para la infancia de la UNICEF registraba que el porcentaje de matrimonios infantiles entre las familias de ingresos altos ha disminuido a diferencia de aquellas con ingresos bajos.

El caso de Kenia es un claro ejemplo de los reportes ofrecidos por la UNICEF, donde la disminución de la cantidad de matrimonios celebrados anualmente va elevándose entre las familias de escasos recursos.

Leyes superpuestas sobre las tradiciones

En el contexto tradicional, este país africano anualmente realiza ceremonias de casamiento masivas durante tres días, esto no solo sucede ahí, sino que se extiende por toda la región; esto significa que durante todo un fin de semana decenas de parejas contraerán matrimonio en medio de celebraciones y ritos.

Sin embargo, estas tradiciones violentan las leyes contra el matrimonio infantil en Kenia, respaldando los acuerdos de la Convención sobre los Derechos del Niño, en relación al tratado de los Derechos humanos en el que la ONU busca proteger la integridad de los menores.

Casi una década después de este acuerdo, el gobierno emprendió la promulgación de leyes internas que respaldarán el acuerdo con la ONU, siendo el caso de la Ley de menores del 2001, Ley de los delitos sexuales del 2006.

Para el año 2013, los ministros de educación y salud kenianos se reunieron junto a algunos de sus homólogos africanos para hacer la promesa de eliminar el matrimonio infantil en sus naciones para el 2020.

En el 2014, contraer matrimonio con un menor de edad era un acto estrictamente penalizado y prohibido en la Ley de matrimonios de Kenia.

Gracias a estas promulgaciones y acuerdos en apoyo con organismos internacionales, el gobierno logró disminuir la cantidad de matrimonios infantiles de un 34%, registrado en el año 1994, al 23% obtenido en el 2016, teniendo esto una referencia precisa.

Desde este último año se torna casi imposible determinar el porcentaje de matrimonios infantiles realizados a la fecha, ya que las cifras otorgadas por el gobierno son incongruentes. Esto nos deja en claro que las promesas realizadas en 2013, hoy se ven lejos de ser cumplidas.

“Las pruebas indican que las niñas que se casan temprano abandonan a menudo la educación oficial y quedan embarazadas. Las muertes maternas relacionadas con el embarazo y el parto son un componente importante de la mortalidad de las niñas de 15 a 19 años en todo el mundo, lo que representa 70.000 muertes cada año”, Publicación realizada por la UNICEF en el Estado Mundial de la Infancia, 2009.

El cambio climático como detonante de matrimonios infantiles

Aunque no hay datos congruentes que aseguren que la cantidad de matrimonios hayan disminuido, la realidad es que debido al cambio climático estos aumentan exponencialmente, asegura, Nuria Gollo, activista keniana que lucha contra estas prácticas.

Las sequias y las plagas de langostas derivadas del cambio climático son los responsables de la desaparición de las fuentes de agua y pastizales, que a su vez frustran la cría de ganado, esto ha hecho que la pobreza toque a la puerta de múltiples familias que durante años ven en la agricultura y la ganadería su fuente de ingresos.

La situación económica generada por la crisis económica impulsa que las familias retiren a sus hijas de las escuelas y las ofrezcan en matrimonio, a cambio de una dote, representada por varios bidones de leche fresca, camellos o ropa nueva. ¿Podríamos decir que estos acuerdos son resultado de la desesperación?

En junio del 2020 una publicación del Fondo de Población de las Naciones Unidas, junto a otros organismos, demostraron que las prácticas de las dotes, en ciertos grupos sociales, aumentan en los entornos afectados por tiempos de desplazamiento y crisis.

Según el director de la oficina keniana noreste del Fondo Internacional de la ONU para la Infancia, afirmó, que los matrimonios con niñas han aumentado debido a los “desastres naturales provocados por el hombre” haciendo alusión a las sequias generadas por el cambio climático.

En el año 2018, Kenia ocupó el puesto número 36 en el Índice de Iniciativa de Adaptación Global, que aporta una lista de países vulnerables a los cambios climáticos, y en cuanto a la preparación ocupa el puesto 152.

Ante la mirada de las autoridades

Aunque el gobierno de Kenia sigue trabajando para contrarrestar los casos de matrimonios infantiles, lo cierto es que estos se realizan bajo la mirada de los funcionarios locales, a quienes se les encomienda tomar medidas contra la práctica.

Ya que la mayoría de los miembros policiales y funcionarios locales pertenecen a las tribus que realizan estas prácticas, prefieren hacer caso omiso a las mismas. En la mayoría de los casos, las familias prefieren ocultar a la prensa y entes gubernamentales datos que pongan en escrutinio la edad de las novias.

La verdad es que el cambio climático no solo es el responsable de causar cambios en la geografía africana, sino que progresivamente eleva el porcentaje de niñas que son forzadas a casarse para garantizar una dote a sus familias, no solo en Kenia sino en gran parte de África, Medio Oriente y parte de Asia.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Kenia está tratando de poner fin al matrimonio infantil. Pero el cambio climático está poniendo en riesgo a más niñas: https://time.com
Protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso: https://www.unicef.org

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close