Written by 12:25 am cine

La accidentada historia de Jackass

Mientras la fecha de estreno de la película Jackass 4 ha sido pospuesta cuatro meses más debido a la pandemia de coronavirus, aún no hay confirmación de cuáles miembros del elenco regresarán en esta nueva entrega. Sucede que varios de sus integrantes han sufrido, además de los lógicos moretones y fracturas que demanda su “profesión”, un gran número de percances que los han alejado de las cámaras. Debido a crisis internas que incluyen múltiples adicciones, arrestos, depresión y hasta la muerte de uno de sus miembros, la llamada “maldición de Jackass” puso de manifiesto que algunos de los peligros más grandes que este grupo de amigos debió enfrentar fueron sus propias personalidades.

En octubre de este año se cumplirán exactamente dos décadas desde que la cadena norteamericana de música y series MTV estrenó el primer segmento de un curioso show en el que sus protagonistas realizaban los actos más osados (así como las payasadas más ridículas) frente a las cámaras. La mayor parte del tiempo, éstos incluían poner en riesgo su integridad física, por lo que siempre se destacaba al comienzo de cada programa que eran realizadas por profesionales y, al mismo tiempo, se les recomendaba a los espectadores que no las realicen en sus casas. A pesar de ello, numerosos accidentes y muertes de fanáticos han sido relacionados con las acrobacias que se realizan en el show, aunque la responsabilidad legal de estos actos siempre corrió por cuenta de quienes los cometieron.

Cuando en 1998 Johnny Knoxville decidió que sería una buena idea grabar un video en el que su cuerpo se convertía en el blanco de varias armas de defensa personal (gas pimienta, más una pistola Taser y otra paralizante), jamás imaginó la popularidad que un par de años más tarde cobraría ese tipo de “proezas”. Una vez que el director Jeff Tremaine y el productor Spike Jonze consiguieron que la cadena MTV ponga al aire el primer episodio de la serie, la vida de todos los integrantes del elenco cambiaría para siempre. Si bien la serie duró tan sólo dos años (25 episodios, desde finales de 2000 hasta comienzos del 2002), la gran aceptación del público dio origen a tres versiones cinematográficas que, junto con varios spin-offs, alcanzaron un resonante éxito de taquilla.

Sin embargo, la fama trae consigo -además del dinero- el reconocimiento del público y los medios de comunicación, cuestiones que afectaron imprevistamente la vida de cada uno de estos jóvenes, quienes previamente no tenían grandes prospectos en cuanto a su futuro. Justamente fue esa osadía juvenil la que cautivó a personas de todas las edades a disfrutar de ver cómo un grupo de skaters e inadaptados realizaba todo tipo de actos que desafiaban la autoridad. Destruir un auto alquilado, sostener una pancarta en público que decía “Alejen a Dios de California”, interrumpir el juego de golf de otras personas con la bocina de un bote o defecar en el sanitario de una tienda de artículos para el hogar, son actos que -mal que le pese a muchos- suelen conducir a la carcajada.

Pero son aquellas pruebas que desafían la integridad física del elenco las que le generan al público de Jackass una mórbida fascinación por verlas una y otra vez. Desde las pruebas escatológicas más grotescas, hasta aquellas en las que sus protagonistas son atacados por animales salvajes o simplemente se dedican a estrellar sus cuerpos a gran velocidad, la bizarra obsesión de este grupo de amigos por superar sus propios límites ha logrado capturar la atención de su audiencia a lo largo de dos décadas.

Parte del crecimiento de una persona es entender que nuestras acciones tienen consecuencias, algo que los miembros de Jackass saben mejor que nadie. Huesos y dientes rotos, sumado a múltiples cirugías reparadoras, les hacen recordar al elenco que su decisión por exponer peligrosamente sus cuerpos para entretener a la gente conlleva un gran costo físico. A pesar de ser conscientes de este hecho, cualquiera de ellos estaría de acuerdo que existen límites para este tipo de comportamiento una vez que la cámara se apaga. Ryan Dunn perdió la vida junto con su acompañante cuando, en el año 2011 y con tan sólo 34 años de edad, chocó su Porsche contra un árbol mientras se encontraba alcoholizado.

Como consecuencia de ello, su amigo de la infancia y estrella del show, Bam Margera, fue víctima de una profunda depresión que derivó en un pronunciado abuso de drogas y alcohol que lo ha afectado hasta nuestros días. El ex astro del skate recibió el apoyo de todos sus compañeros, sobre todo de Steve O, integrante del elenco que no es ajeno a esta situación. Stephen Gilchrist Glover (tal es su nombre real) siempre fue uno de los integrantes más icónicos de Jackass, ya que siempre estaba dispuesto a realizar todas aquellas pruebas que el resto del elenco consideraba como demasiado extremas. Tras años de ininterrumpido abuso de todo tipo de drogas (sumado a no pocos arrestos relacionados con ellas) y un intento de suicidio que terminó por confinarlo en una institución psiquiátrica, Steve O finalmente pudo alcanzar la sobriedad y dedicarse a su carrera como cómico de stand-up.

“Hay una fina línea entre la valentía y la estupidez”, le dijo Johnny Knoxville a su compañero de elenco, Chris Pontius, minutos antes de que éste último sea ferozmente atacado por un Rottweiler durante un segmento de la segunda temporada del show en MTV. Con esa frase podría resumirse perfectamente a Jackass, cuya base para entretener a su público puede considerarse como la forma de humor más antigua –y efectiva- que ha tenido el ser humano a su disposición: la mórbida comicidad que genera la desgracia ajena.

Chris Raab Himself (quien estuvo presente durante la serie de MTV de manera esporádica) debió alejarse del grupo luego de su participación en la primera película, durante la cual había desarrollado una dependencia a los sedantes. Lo que inicialmente motivó su uso para calmar los dolores provocados por las numerosas lesiones que sufría su cuerpo en cada segmento, se transformó en un círculo vicioso del cual varios de sus compañeros también formaban parte. Lamentablemente, el alcohol y la cocaína lo llevaron a aislarse del mundo dentro de su pequeño departamento y, una vez que se calmó el furor de Jackass, Raab terminó aceptando un trabajo como mesero en un restaurante.

A pesar de la muerte de uno de sus integrantes y los problemas depresivos y de adicción de algunas de sus figuras principales, Jackass regresará a la pantalla grande en septiembre del 2021. Tal como sucedía en cada segmento de la serie y sus películas, la camaradería del grupo resulta ser tan genuina como vital para que sus protagonistas puedan reírse de sus propias desgracias y, a pesar del dolor, levantarse otra vez del suelo. Como si la realidad imitara a la ficción, esto es exactamente lo que motivó la recuperación de varios de sus miembros para que, dentro de poco tiempo, podamos escuchar a su estrella principal decir una vez más: “¡Hola, soy Johnny Knoxville! ¡Bienvenidos a Jackass!”.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
‘Jackass’ left a wake of pain, arrests and addiction. (https://pagesix.com/)
How Steve-O and Others Have Overcome the Jackass “Curse” While Some Are Still Struggling. (https://www.eonline.com/)
American Idiots: Remembering the ‘Jackass’ Moment. (https://www.theringer.com/)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejá tu comentario

Seguir leyendo

Close