Written by 10:25 pm artes

La terrible historia de Blanche Monnier

Blanche Monnier era una hermosa mujer que vivió en Poitiers, Francia y terminó teniendo una de las vidas más trágicas que uno pueda imaginar. Nació el 1 de marzo de 1849 en el seno de una de las familias más prestigiosas y nobles de la aristocracia francesa. Su belleza, apariencia física y buen carácter atrajeron mucha atención y, lo más importante, muchos posibles pretendientes para el matrimonio. Sus padres eran aristócratas y muy reacios cuando se trataba de que su hermosa hija se casara.

En la cima de su adolescencia, atraía a muchos pretendientes de la alta sociedad, pero fue a mediados de sus veintes que cayó perdidamente enamorada de un abogado mucho mayor en edad que ella. Este era u n hombre venido a menos económicamente y sin el mismo rango social que Blanche. Incluso intentaron fugarse juntos pero ese plan no llegó a funcionar.  Esto llegó a un punto en el que Louise Monnier (su madre) se enojó mucho con la idea de que su hija deshonrara a la familia vinculándose con alguien de menor estatus social que ellos, así que decidió hacer algo para que el buen nombre de la familia no cayera en desgracia. Desde ese día Blanche desapareció de Poitiers, ¿o no?

Crimen y castigo

Se dice también que Blanche Monnier habría quedado embarazada del abogado, pero eso es información que no se sabe a ciencia cierta. Lo que si se ha confirmado es lo que sucedió a continuación. Louise Monnier había encerrado a su hija en su habitación para siempre, tapizando las ventanas para que no hubiera luz solar y, lo más importante, nadie pudiera verla. Esto dejó a Blanche aislada del mundo entero, aparte de sus padres, hermano y sirvientes de la casa. No se le permitió levantarse de la cama en su habitación ni se le permitió ningún tipo de higiene básica. Durante la mitad de su vida, Blanche se acostó en la cama donde comía, orinaba y defecaba.

Los padres de Blanche les dijeron a sus amigos y familiares que la enviaron a una especie de internado en el Reino Unido y que debido a su horario no pudo regresar a casa muy pronto. Luego la versión oficial era que ella se había ido a vivir a Escocia y se había casado allí. El 23 de marzo de 1901, o sea veinticinco años después, el fiscal general de París recibió una carta anónima en la que se decía que una conocida familia de París ocultaba algo a puerta cerrada. Incluso hasta el día de hoy, el autor de la carta aún se desconoce, sin embargo, los historiadores creen que fue uno de los sirvientes. Monsieur Fiscal General: Tengo el honor de informarle de un hecho excepcionalmente grave. Hablo de una solterona que está encerrada en la casa de Madame Monnier, medio muerta de hambre y viviendo en una basura putrefacta durante los últimos veinticinco años; en una palabra, en su propia inmundicia.

La familia Monnier fue vista como muy respetada en la comunidad parisina, lo que hizo que las autoridades se mostraran reacias a las afirmaciones hechas en la carta, sin embargo, las autoridades fueron a investigar la finca Monnier. A primera vista, la propiedad parecía “limpia”, hasta que los investigadores notaron un olor a podrido proveniente de una de las habitaciones.

Al llegar a la habitación de dónde provenía el olor a podrido, los investigadores notaron que la habitación había estado cerrada con llave durante años porque el candado parecía oxidado. Las autoridades rompieron el candado e irrumpieron en una habitación llena de horror. Las autoridades habían escrito un informe sombrío basado en sus hallazgos, aquí hay un párrafo de esos informes, que resume sus hallazgos: “Las mujeres parecían extremadamente desnutridas mientras yacían completamente desnudas sobre un colchón podrido. A su alrededor se formó una costra hecha de excrementos y fragmentos de comida … También vimos insectos corriendo por la cama de Mademoiselle Monnier. El aire dentro de la habitación era tan insoportable que nos fue imposible continuar con nuestra investigación.”

La habitación estaba tan oscura que los investigadores rompieron las barricadas de la ventana, esa fue la primera vez que Blanche ve la luz del sol después de 25 años. Ella les dijo a los investigadores que estuvo encadenada durante 25 largos años y le ofrecieron lo mínimo para sobrevivir. Su estado de salud era tan malo que pesaba solo 25 kilogramos y no tenía el poder para pararse por sí misma.

Una vez que fue transportada al hospital, mencionó lo maravilloso que es oler el aire fresco y fascinante. Los médicos han mencionado lo increíble que es que haya logrado sobrevivir en una condición tan atroz sin movimiento durante tantos años.

Se produjo un gran caso en el que se interrogó a toda la familia Monnier. Louise Monnier fue arrestada, pero murió 15 días después de su encarcelamiento por lo que las autoridades creen que fue una afección cardíaca, pero muchos asumen que se drogó. Marcel Monnier, hermano de Blanche, trató de defenderse diciendo que su madre estaba a cargo de este crimen. A pesar de las pruebas que se le proporcionaron, Marcel fue condenado a 15 años por desempeñar un papel en el maltrato y el encarcelamiento de Blanche. Incluso si ahora Blanche era libre, la vida no era fácil para ella. Debido a los 25 años de prisión, Blanche desarrolló importantes problemas mentales y de salud como coprofilia, exhibicionismo y esquizofrenia. Debido a todos estos problemas, fue enviada a un hospital psiquiátrico donde murió en 1913.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejá tu comentario

Seguir leyendo

Close