Written by america, mundo

Venezuela, el país que reta la lógica

Entre más contagios, menos confinamiento.
Lo peor que le puede pasar a una persona pobre es enfermarse y eso es lo que le ha pasado al país que en otrora fuera el lugar con mayor potencial de desarrollo en América Latina. Aquello solo quedó en proyecciones que se vinieron abajo en las últimas dos décadas (entre los años 2000 y el 2020).

Cifras en las sombras, desinformación, contradicciones entre voceros del gobierno y con un modelo de flexibilización que ha traído como resultado más contagiados y fallecidos por el virus, Venezuela llega al sexto mes ¿Qué se puede esperar? ¿Será un caso similar al de África, un continente en el que el avance del virus hierve a fuego lento? La fórmula venezolana es: entre más contagios, menos confinamiento ¿Una locura? ¿Una solución revolucionaria?

El Covid 19 no pudo llegar en un peor momento para el país suramericano. Las desatinadas políticas del llamado gobierno del socialismo del siglo XXI, tienen a un país que fue en un momento el mayor exportador de petróleo del mundo, con uno de los peores sistemas de salud del planeta.

Lo que ha sido un martirio para la población, se convirtió en una bomba de oxígeno para un gobierno que consiguió en la pandemia una forma de fortalecer su control social.

Casualidad táctica

El 13 de marzo de 2020 fue la fecha oficial en la que se informaron de los 2 primeros casos de Covid en el país. Los contagiados habían sido 2 pasajeros que habían llegado de España. En aquel momento el país ibérico se enrumbaba a un estado de alarma, que se activó unos días después por el número de contagios y fallecidos. Italia vivía momentos de horror y el mundo empezaba a ver como crecía un gran monstruo.

El gobierno venezolano hizo lo que mejor sabe hacer, su aparato comunicacional salió al paso a los señalamientos de la enorme debilidad que tenía el país ante la pandemia. No vaciló en ordenar un confinamiento casi de inmediato.

En el fondo, la crisis seguía castigando a la población, se cernía una escasez de gasolina, y como es de esperarse, la pandemia serviría para atenuar el impacto ¿Cómo era eso posible? Con la gente en la casa y escasa movilidad en las calles, los venezolanos escucharían en cadena de radio y televisión, un aumento del combustible por el orden de 8.333.332,900 %.

En 1989 la población venezolana protagonizó un estallido social, que terminó con miles de muertes y destrucción de muchos comercios y saqueos en las calles. Todo fue estimulado por el aumento de un 30% en el combustible. Aumentar la gasolina era algo de lo que estaba prohibido hablar en el gobierno.

A la fecha de elaboración de este artículo (2 de septiembre de 2020), se compra gasolina en sitios ilegales en 2,5 dólares el litro, lo que cuesta un galón en otro país (que tiene casi 4 litros).

Preparados para combatir el virus

Desde el gobierno venezolano no se oye hablar de otra cosa que no sean triunfos y lo que tiene que ver con la pandemia no se queda atrás. Los canales de televisión solo muestran lo increíblemente preparados que están los venezolanos, eso incluye a canales que no son del estado (hay severas presiones sobre ellos).

Pero la realidad real dice otra cosa. El agua, tan necesaria para el aseo permanente en pandemia, no es problema para el gobierno; pero apenas un 25% de los hogares cuenta con suministro continuo del líquido vital. El 59% tiene acceso a ella ciertos días a la semana y solo un 15% solo algunos días al mes, así lo reflejan datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) 2019 – 2020.

La organización Panamericana de la Salud (OPS) considera que la vulnerabilidad de Venezuela frente a la pandemia es preocupante porque es un caldo de cultivo para que el virus prospere, sus hospitales no están en condiciones y no se cuentan con los equipos para proteger al personal de salud.

El país tiene una alta tasa de médicos fallecidos por Covid. Hasta el momento, a seis meses de la llegada del virus, suman 100. Mientras, Nicolás Maduro, quien gobierna al país, dijo en una alocución el 25 de mayo, que no entendía por qué se estaban contagiando tantos médicos venezolanos. En su propio equipo había 35 médicos contagiados de la misión cubana que hace vida en ese país.

Mientras un médico venezolano recibe un salario mensual de unos 8 dólares, uno cubano recibe 2.000, 1.800 para el gobierno cubano y 200 para el médico, según informó, el portal de noticias económicas, financieras y políticas, descifrado.com

La fórmula del fracaso

La gran presión que vive el mundo frente a la pandemia no es solo cuestión de salud, es asunto económico es también medular ¿Imagina lo peor de esos dos mundos?

El New York Times publicó el 23 de marzo de 2020 un artículo cuyo titular decía “Venezuela necesita una tregua política para lidiar con el Covid 19” Se hacía mención a que el 80% de la población estaba en pobreza y los hospitales estaban por el piso.

En junio del mismo año, una verdad aún peor era la que reflejaba la encuesta ENCOVI 2019/2020. En ella se indica que el ingreso promedio diario de un venezolano es de 0.72 dólares, en consecuencia, el 79,3% no tiene los medios para alimentarse (están en pobreza extrema). En la actualidad el 96,2% de la población del país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, es pobre.

El país está en el foso, desde 2013 el Producto Interno Bruto ha caído más del 70%, solo hasta 2019. Es bueno saber que el bloqueo económico, comenzó en 2019, no había bloqueo en 2013. Durante la gran depresión Estados Unidos llegó a ver una caída de su PIB de 30%, podrá imaginar lo que significa para un país que su PIB caiga 70%.

Venezuela, arrastra una hiperinflación que ha terminado de acabarla. El año 2019 cerró con una inflación de 9.585,5%, según su Banco Central.

Este país de políticas y manejos tan desacertados ha gerenciado la pandemia con improvisaciones. Implantaron un método de flexibilización de la cuarentena que denominaron 7×7.

Durante 7 días hay apertura de los negocios con las limitaciones de la nueva normalidad y la siguiente semana se vuelve al confinamiento. El resultado hasta ahora, los contagios diarios que están en el rango entre 600 y 1000 casos (mayo-agosto), cuando en abril se manejaban cifras de contagios diarios en un promedio de 300 ¿Son confiables son los informes del gobierno?

Más de la mitad de los contagiados totales desde que empezó la pandemia, se han dado en el mes de agosto, lo que se traduce en un aumento de más del 50% de aumento en los contagios. Eso sin considerar la opacidad que mantienen en los datos. El gobierno es el único que hace pruebas y los resultados tardan en llegar a los pacientes una o dos semanas.

Mientras Nicolás Maduro y su equipo de gobierno celebran los éxitos de su estrategia, anunciando que le están ganando la batalla al virus, los casos siguen aumentando y con ellos siguen en aumento las muertes por Covid 19 ¿A qué se debe la inconsistencia? ¿Cuál será el objetivo estratégico?

El experto en epidemiología de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Dr. Jaime Torres dice: “la experiencia en otros países indica que los resultados de las medidas de confinamiento empiezan a verse a las dos semanas de haberse aplicado”

Es obvio que esas voces no son consideradas por un gobierno que dice ser un ejemplo para el mundo de cómo se debe manejar eficientemente la crisis del Covid 19 ¿Estará el resto del mundo equivocado? … ¿O habrá que rezar para que Dios ayude a los venezolanos?


En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en la insólita situación de un gobierno Latinoamericano (Venezuela), que aumenta la flexibilización de la cuarentena, mientras aumentan los casos de contagios y muertes por Covid. –

Fuentes consultadas: BBC News, EFE, OPS, el periódico.com, descifrado.com, efectococuyo.com y elnacional.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close