Written by finanzas

Retener talento humano durante la pandemia no es cuestión de dinero

El dinero no lo es todo, y esto es más que cierto cuando se trata de gratificar el buen desempeño de los clientes internos de una empresa. El COVID-19 ha modificado las relaciones laborales de sobremanera y, aunque la mayoría de los emprendedores aprecian un buen reto debido a su naturaleza competitiva, es posible que más de uno se encuentre extremadamente desorientado al momento de definir las nuevas recompensas no monetarias para los empleados que trabajan desde casa.

Muchos negocios ya tenían establecido un sistema de recompensas efectivo y eficaz, el cual ha demostrado ser solo conveniente cuando se mantiene al personal en la modalidad tradicional. No obstante, la actual situación requiere que se rediseñen estos sistemas y, aunque el cambio puede favorecer grandemente a una compañía, es probable que el periodo de adaptación frustre a dueños y colaboradores.

Primero, analicemos por qué es primordial considerar las recompensas no monetarias dentro de la estrategia para retribuir a los trabajadores. Un trabajo investigativo para la Escuela de Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de La Salle Bajío concluyó que las remuneraciones monetarias y no monetarias son consideradas como factores extrínsecos que motivan a las personas y están directamente asociados con la satisfacción laboral. También existen factores intrínsecos, que provienen del interior del individuo, y que lo impulsan a dar lo mejor de sí y encontrar la felicidad en las actividades que realiza diariamente en su centro de trabajo.

Sin embargo, son muy pocas las personas que actúan con total productividad bajo la influencia de sus factores intrínsecos. Existen pero, como informa Entrepreneur, son escasas. La mayoría de la gente requiere de motivaciones externas para sentirse apreciado y animado. El dinero no basta ya que, aunque absolutamente útil y principal herramienta de compensación, necesita un complemento para mantener la motivación del trabajador a largo plazo.

El proceso de espera a sabiendas de que existe un pago al final del periodo de desarrollo es un buen motivador, pero, una vez el pago llega a manos del individuo, la motivación desciende en un tiempo aproximado de 10 días. Un sueldo es lo mínimo que un empleado espera recibir, pero, cualquier otro agregado que se incluya en la retribución, contribuye a solidificar la lealtad y satisfacción de la persona en la empresa.

Un buen sistema de recompensas no monetarias tiene beneficios singulares, como explica Employee Benefits. A diferencia de las remuneraciones, las recompensas pueden ajustarse a la medida de las personas, volviéndose mucho más personales y, por ende, teniendo un efecto más intenso en la motivación. Pueden, incluso, atender a intereses propios del empleado, como oportunidades de adquirir una mayor formación educativa, capacitación en áreas específicas o vales de compra. Así mismo, el reconocimiento público incrementa la autorrealización percibida sin tener que aumentar el presupuesto de la compañía para ello. Unas palabras de aliento o, incluso, unos minutos extra para galardonar verbalmente a un grupo de trabajadores por sus excepcionales logros pueden ser muy gratificantes.

Asegurar la satisfacción laboral en tiempos de COVID

La mayoría de los colaboradores internos de una compañía están acostumbrados a mantener la oficina fuera de casa, por lo que es válido cuestionarse cómo se llevarán a cabo las actividades de reconocimiento y recompensa al fusionar el entorno laboral con el del hogar. 

REBA, una red profesional de asociados dedicados a las buenas prácticas de beneficios y recompensas, indica que un buen sistema para reconocer a los empleados es más efectivo y necesario hoy que nunca. Numerosos estudios han analizado el impacto del virus sobre la salud mental. Hoy en día, los talentos humanos sufren diferentes afecciones que intervienen con su capacidad profesional, tales como el estrés, el trauma, la soledad, y más. Por ello, el empleador puede contribuir a la mejora del bienestar de su personal a través del reconocimiento, alterando positivamente su estima propia. Es especialmente importante ahora que las empresas muestren su apreciación a sus colaboradores pues estos laboran pese a las adversidades.

Más que una dificultad para conciliar los objetivos del trabajador y de la empresa, el portal EBN plantea la inmensurable oportunidad que las tormentas pueden presentar si se sabe navegar a través de ellas. Vivimos tiempos que se quedarán grabados en nuestras mentes por todo lo negativo que significan y, por ello, los trabajadores recordarán por un largo periodo cómo fueron tratados por sus empleadores.

Puede ser el momento propicio para fortalecer los lazos de lealtad dentro de una compañía con incentivos que se adapten a la nueva normalidad. En base a un estudio de Workhuman, es recomendable establecer entre 7 a 10 momentos de recompensa a lo largo del año laboral pues esto logra que los talentos humanos estén dos veces menos inclinados a abandonar la empresa.

Un caso de éxito que resaltar es el de la compañía ALKU y la serie de iniciativas que tomó para ajustar un sistema de recompensas que ya servía antes de la pandemia, y que los llevó a obtener la certificación de Great Place to Work. Uno de los elementos más resaltantes de ALKU es que sus mismos colaboradores pueden señalar qué los satisface: la cultura de reconocimiento de la empresa está tan bien estructurada que, incluso a la distancia, pueden sentirse valorados.

De acuerdo con el portal Great Place to Work, ALKU realizó 3 importantes desarrollos en su sistema de recompensas, lo cual les permitió aumentar la intensidad percibida de las retribuciones, algo necesario cuando se trabaja de forma remota y no se cuenta con la energía de la cultura organizacional operando físicamente.

A pesar de ya incluir múltiples concursos donde sortean premios, tener una jerarquía horizontal e incentivar el desenvolvimiento de la personalidad, agregó un nuevo galardón dedicado a reconocer al empleado o al equipo que haya demostrado un desempeño loable mientras trabajaba desde casa. Esta es una forma de reafirmar que la compañía aprecia el esfuerzo de su gente por lograr resultados pese a no contar con el ambiente idóneo y mayor estabilidad de momento. Así mismo, instauró una nueva recompensa monetaria para quienes laboran fuera de la oficina física. Además, incluyeron una actividad nueva: ALKU le pidió a 10 de sus mejores empleados que cumplieran con el reto de tomarse una foto celebrando su reconocimiento, y luego hizo un collage que compartió con toda la empresa.

Muchos negocios pueden estar lidiando con grandes porcentajes de rotación debido a la coyuntura actual, más empresas como ALKU permiten que sea reconocible otro tipo de estrategias para retener talento humano. Estos sistemas son efectivos, personalizables y pueden ser poco costosos si se diseñan bien.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Monetary vs. Non-Monetary Employee Recognition en https://www.rewardgateway.com/uk
Why reward and recognition are critical to employee engagement during the coronavirus pandemic en https://reba.global/
Regular rewards and recognition can boost employee engagement during coronavirus en https://www.benefitnews.com/
How to Recognize Remote Employees During COVID-19 en https://www.greatplacetowork.com/
https://www.usatoday.com/story/money/columnist/2020/06/23/5-ways-honor-your-employees-working-home-during-pandemic/3233411001/ en https://www.usatoday.com/
han-cancelado-el-pago-por-riesgos-de-coronavirus-a-sus-empleados-y-es-un-error/ en https://cnnespanol.cnn.com
Organización del trabajo y satisfacción laboral: un estudio de caso en la industria del calzado en https://scielo.org/es/
Money Is Nice, But It’s Not Enough to Motivate Employees en https://www.entrepreneur.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close