Written by ciencia y tecnologia

Cómo hacer que nuestro teléfono no se apodere de nosotros

El dispositivo móvil ha ido ganando más espacio en nuestras vidas, de manera progresiva, casi sin darnos cuenta, pero siendo partícipes de ello. Los teléfonos inteligentes cuentan los pasos que damos en nuestra jornada diaria, el reloj nos avisa cada notificación que tenemos, los audífonos nos mantienen conectados a distintas aplicaciones de llamadas, mensajes de voz y música que casi podemos crear nuestro propio mundo dentro del teléfono inteligente, sin dejar de lado las aplicaciones móviles que nos mantienen al tanto de lo que sucede alrededor del mundo. Se ha convertido en un dispositivo indispensable para todos y casi inconscientemente lo manipulamos. Tu ¿has contado las veces revisas el teléfono al día?

Los investigadores de la relación entre humanos y computadoras llaman a estos pequeños controles de los dispositivos personales “microinteracciones”, que incluyen las rápidas revisiones del email, redes sociales, apps, y que a menudo no duran más de unos segundos. Realmente chequear el teléfono se ha vuelto un vicio.

Esa es una de las razones por la que estamos distraídos como nunca antes, y nuestros teléfonos son probablemente los mayores culpables. Cuando su mente se resiste, aunque sea levemente a una tarea, buscará cosas nuevas en las que concentrarse. Y no necesita mirar muy lejos, solo hasta su teléfono ¿verdad?

Hasta ahora, la mayoría de las discusiones sobre los efectos bioquímicos de los dispositivos móviles se han enfocado en la dopamina, un químico cerebral que nos ayuda a crear hábitos y adicciones. Como máquinas tragamonedas, los teléfonos y las aplicaciones están explícitamente diseñadas para detonar la liberación de dopamina, con el objetivo de hacer difícil dejar de usarlos.

Esta manipulación de nuestros sistemas de dopamina es el motivo por el que muchos expertos creen que estamos desarrollando adicciones de comportamiento con nuestros teléfonos. Sin embargo, los efectos de nuestros móviles en el cortisol son incluso potencialmente más alarmantes.

La mayoría de nosotros preferiría no sentirnos así. Esa es la razón por la que se necesita más conciencia sobre el uso del mismo para poder tomar medidas en el asunto. Los pequeños cambios de comportamiento son significativos, el objetivo es comenzar a usar el teléfono con intención, no automáticamente.

Por eso, presentamos 7 estrategias útiles para evitar que los teléfonos se apoderen de nuestro tiempo y atención, porque definitivamente, hay momentos que necesitan de nuestra mente 100%.

Estrategia n° 1: use el modo avión, incluso cuando no esté en el aire.

El modo avión no es solo para viajar. Úselo cuando esté trabajando en una tarea importante o tomando un café con alguien que valora. Hace una diferencia mayor que simplemente poner su teléfono en su bolsillo; cuando lo hace, sigue siendo consciente del zumbido, las notificaciones vibrantes y las distracciones que se acumulan y esperan por usted. El modo avión elimina la posibilidad de que las notificaciones interrumpan su trabajo o conversación.

Estrategia n° 2: Designe un dispositivo de “distracciones”.

Un iPad o un teléfono viejo pueden cumplir este rol dedicado a un único propósito: sus distracciones favoritas. Puede probar, sacando sus aplicaciones que lo distraen, como redes sociales de su teléfono y en su lugar, usar el dispositivo de “distracciones”. Delegar esas tareas a ese otro dispositivo, que puede dejar en otra habitación, le puede permitir concentrarse más profundamente en momentos en los que necesita tener el teléfono inteligente a su lado.

Estrategia n° 3: elimine aplicaciones.

Desplácese por su teléfono y elimine las aplicaciones en las que pierde demasiado tiempo y atención, incluidas las aplicaciones de noticias y redes sociales. Esto puede resultar refrescante, como una limpieza de primavera para su teléfono. Paso dos: considere deshacerse de las aplicaciones que duplican la funcionalidad con aplicaciones en sus otros dispositivos. Por ejemplo, es posible que no valga la pena conservar su aplicación de correo electrónico si también lee el correo en su tableta; una aplicación de inversión que verifique compulsivamente podría valer la pena si puede acceder a esa información en su computadora portátil.

Estrategia n° 4: Crea una carpeta “Mindless”.

Como no puede deshacerse de todas sus aplicaciones que le hacen perder el tiempo, simplemente guarde las aplicaciones que más le distraen, las que lo llevan al modo de piloto automático, en una carpeta “Mindless” en su teléfono o tableta. El nombre de la carpeta debe servir como recordatorio cada vez que esté a punto de distraerse.

Estrategia n° 5: Cuidado con las brechas.

Este requiere fuerza de voluntad, pero resiste conscientemente la tentación de tocar tu teléfono cuando estás esperando en la fila del supermercado, caminando hacia la cafetería o cuando estés realizando una tarea importante. Intente utilizar estos descansos para reflexionar y recargar energías.

Estrategia n° 6: Piense dos veces antes de agregar un nuevo dispositivo a su vida.

Clayton Christensen, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, ha desarrollado una forma útil de evaluar la tecnología en su vida: identifique para qué “trabajos” está “contratando” un dispositivo para que lo haga por usted. Por ejemplo, contrata su teléfono para que sea un reloj despertador, una cámara, un reloj, un navegador GPS, una consola de videojuegos, una máquina de mensajería y correo electrónico, una tarjeta de embarque, un reproductor de música, un calendario, un mapa y más. Pero a medida que acumula más dispositivos, sus trabajos pueden volverse redundantes. Antes de agregar uno a su vida, pregunte: ¿Para qué trabajos lo estoy contratando que los dispositivos que ya tengo no pueden? Pensar en la electrónica de esta manera lo obligará a considerar por qué los posee y, quizás aún más importante, le permitirá traerlos a su vida solo con intención.

Estrategia n° 7: Deje dormir al teléfono.

Con la cabeza sobre la almohada, es tentador para mirar el teléfono por última vez. Sin embargo, prepararse para que su sueño sea interrumpido.

¿Por qué? Las pantallas de los dispositivos electrónicos emiten luz azul, que su cerebro asocia con la luz del día. La exposición hace estragos con el reloj de su cuerpo, mientras que la estimulación –”sólo un vínculo, tuit, email o texto más”- hace lo mismo con su ya sobrecargada capacidad de atención.

Todo esto lo ayudará considerablemente a concentrarse en sus actividades diarias, estar mas enfocado en lo importante y siendo más productivo.


Inspirado en: https://ideas.ted.com/7-strategies-to-keep-your-phone-from-taking-over-your-life/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close