Written by finanzas

Primero las personas

Durante las crisis, algunos gerentes eligen contener los costos, otros, eligen hacer lo posible para mantener a los empleados. El escenario es diferente para cada empresa y tomar las decisiones correctas, no ha sido tan difícil como ahora.

El temor a perder el empleo es uno de los elementos que más angustia causa a los trabajadores. En tiempos de pandemia ese sentimiento se ha exacerbado y con razón. Según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) solo en Latinoamérica y el caribe, habían antes de la pandemia, 26 millones de desempleados, la cifra subió a 41 millones en este medio año.

Las estimaciones del FMI (Fondo Monetario Internacional) indican que la cifra mundial de desempleo rondará los 400 millones y se perderá un 14% de las horas de trabajo. Los empleados solo piden, no me dejen sin trabajo ¿Es posible hacerlo sin perder dinero?

Ante una realidad tan devastadora, las empresas deben valerse todos los recursos a mano, incluido el conocimiento para manejar la crisis. Se enfrentan a un escenario complicado en el que habrá que manejar con pinzas el talento humano, los despidos y exaltar el objetivo de la corporación.

¿Se puede dar prioridad al empleo en una situación de crisis como la de esta pandemia? Booz Allen Hamilton Holding Corporation, es una empresa de Estados Unidos que hace consultoría de gestión y tecnología de la información en todo el mundo que lo hizo, y eso le rindió buenos frutos.

Su director financiero, el ingeniero con un MBA, Lloyd W. Howell, Jr. dio una entrevista a Forbes y en ella expresó que su organización trabajó muy duro y de manera inteligente, para que ninguno de sus empleados tuviera que sufrir el estrés de ver que podía perder su trabajo.

Dada la situación frente a la Covid 19, en enero se reunieron y establecieron el norte a seguir. En primer lugar, protegerían la salud de sus colaboradores, sus familias y comunidades, en segundo lugar, apoyarían a sus clientes y, en tercer lugar, darían el todo para combatir la crisis con los recursos financieros disponibles y mantendrían arriba la bandera de la organización.

La declaración de pandemia en marzo impulsó la decisión, de acuerdo con las líneas estratégicas establecidas en enero. En ese momento les aseguraron a sus empleados el trabajo hasta el 1 de julio de 2020. Eso fue posible gracias a las fortalezas del negocio.

Contaban con 100 millones de dólares que se habían destinado al fondo para mantener a trabajando a la compañía y esa era la cantidad que se requería, según los modelos de evaluación del impacto del Covid que la empresa había ejecutado para conocer el escenario posible ¿Cuántas empresas tienen esos fondos para grandes contingencias? ¿Puede una pequeña empresa prepararse para contingencias de tal magnitud?

En Booz Allen, se habían hecho estimaciones del número de licencias por enfermedad o para atender a ancianos, para el cuidado de niños, para apoyar a clientes y para apoyar a las comunidades. Todo, sin afectar el desempeño financiero a nivel general de la compañía.

¿Cómo puede ser productivo un empleado cuando siente que en cualquier momento le llegará una carta o le llamarán a la oficina para decirle que hasta ese día trabajó? Eso es muy difícil, con esa presión están los directores y, sobre todo, el lado más débil de la soga, el empleado.

En el caso de Booz Allen Hamilton Holding Corporation, con una plantilla de 27 mil empleados obtuvo muy buenos resultados. Apoyar a los trabajadores produjo un aumento de la productividad. El compromiso de la empresa con ellos se consolidó de manera importante y los resultados fueron maravillosos.

Luego de haber probado con éxito con un 20% de personas trabajando desde casa, los resultados hicieron que eso se elevara a un poco más del 90% y para el mes de agosto todavía tenían parte importante de los 100 millones de dólares establecidos para contingencias. Vale resaltar que la empresa también tenía una plataforma tecnológica que le permitió solo tener que hacer unos ajustes para poder llevar adelante el trabajo desde casa con éxito.

Los sacrificios forman parte de la estrategia a seguir cuando hay crisis. Las fiestas y celebraciones se suprimieron en Booz Allen, los ejecutivos de alto rango hicieron sacrificios en sus compensaciones, se paralizaron los ascensos, los aumentos y las contrataciones.

Una de las políticas que implantó la organización fue la de dar días libres, e incluso semanas y, además, darles apoyo psicológico con especialistas, porque el encierro, así sea en casa, no es bueno. Es muy notoria la preocupación de mantener el talento en esta organización ¿Por qué?

El camino para alcanzar el éxito empresarial pasa por tener clientes contentos y eso necesita de empleados que lo hagan posible. El talento humano puede ser muy costoso para las empresas, no solo por el dinero que se invierte en ellos, sino por el tiempo que es algo con lo que es difícil de competir.

Un empleado con 5 o 10 años en una organización, respira, vibra con la empresa, conoce todo de ella ¿Cuánto tiempo le tomará a alguien nuevo hacerlo? ¿Cuánto durará en adaptarse? Y si no le gusta la experiencia, la empresa tendrá que volver a contratar a otro.

La otra cosa es el compromiso que adquieren quienes más tiempo tienen en las organizaciones, eso es algo que toma tiempo alcanzar. Nadie se hace verdaderamente amigo de alguien en corto tiempo y no es diferente entre los empleados y las empresas en las que trabajan.

El empleado que le costó a una empresa tanto dinero y tiempo preparar y queda despedido, será sin duda captado por otra empresa que puede ser su competencia, esta última aprovechará todo lo que la nueva adquisición sabe y podrá usarlo para competir en mejores condiciones.

Naturalmente, no todas las empresas han tomado las previsiones para enfrentar la crisis, no todo el talento humano que se tiene es el mejor y no todas las compañías cuentan con la capacidad financiera para no despedir gente. Para ellas lo mejor será estar preparados para cuando llegue el momento de recuperar a sus empleados.

En momentos de crisis, se hace evidente el talante empresarial, la formación de los altos ejecutivos y su entereza para tomar decisiones, la organización, la preparación para el futuro incierto, lamentablemente las pequeñas empresas se encuentran en desventaja.

Pero no todo es tan oscuro para ellas, debido a su dimensión, tienen la posibilidad de hacer cambios bruscos y conseguir sortear la crisis reinventándose con menos esfuerzo financiero y de tiempo.

El entorno empresarial actual es desafiante, está lleno de incertidumbre, no se sabe cómo saldrá el mundo de esta crisis. La dinámica de los negocios necesitará de su mejor recurso humano para sobreponerse, por eso debe resaltarse en mayúsculas, en la medida de lo posible, las empresas deben hacer el mayor esfuerzo por mantener su talento humano.


En este escrito expreso mis ideas y opiniones inspiradas en el artículo “Cómo poner a las personas en primer lugar en medio de una crisis” que fue publicado por Forbes.com.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close