Written by artes

Las similitudes entre el cristianismo y la religión del Antiguo Egipto

Decir que la religión cristiana es una copia de la egipcia es adoptar una actitud algo simplista ante los milenios de evolución de las diferentes sociedades humanas. Las civilizaciones antiguas se han relacionado más entre ellas de lo que muchas veces imaginamos y esto también se ve en las lenguas, la arquitectura, la política, lo militar y, por supuesto, en la religión.

Es inevitable que muchas religiones adopten en su génesis preceptos de otras religiones, incluso a distancias de incontables miles de kilómetros. Tal ocurrió, por ejemplo, con la influencia budista en las filosofías de la Antigua Grecia.

Vamos a hablar en este artículo sobre la influencia que ha tenido la religión y mitología del Antiguo Egipto en el posterior desarrollo del cristianismo, originado en plena época de auge del Imperio romano.

 

La trinidad

 

Amenhotep III fue un faraón de la dinastía XVIII, en el periodo conocido como Imperio Nuevo. Se proclamó nacido del dios Amón y de su madre. En una de las escenas, el padre de los dioses toca a la madre de Amenhotep y esta queda embarazada. Esto nos recuerda mucho a la concepción de Cristo. El nacimiento de este faraón también nos recuerda a la mitología egipcia, donde Horus nace de la virgen Isis y de Osiris, que fue resucitado.

En la religión egipcia, también existía una trinidad. La más famosa era la de los dioses Isis, Osiris y Horus, que eran hijos del dios del sol Ra. Horus y Osiris también eran manifestaciones de Ra, por lo que estaríamos hablando de las formas que puede adoptar una divinidad, sea en forma humana o sea en forma de dios.

Recordemos que el cristianismo ha sufrido a lo largo de la historia, sobre todo en su concepción y desarrollo iniciales, las herejías provocadas por la discusión de la verdadera naturaleza de Cristo y de la naturaleza de su manifestación divina. Por ejemplo, el arrianismo era una creencia cristiana que defendía que Cristo fue creado por Dios Padre y estaba subordinado a él, es decir, el concepto de la actual Iglesia Católica en cuanto a la trinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no se contemplaba dentro de esta creencia.

El Primer Concilio de Nicea de 325 consideró a las doctrinas arrianas como heréticas. No obstante, algunos pueblos germánicos que adoptaron la religión cristiana tras la caída del Imperio de Occidente e incluso emperadores romanos, como Constancio y Valente, fueron arrianos o cercanos a sus doctrinas.

 

La cruz

 

El anj, o el ankh, era un símbolo egipcio que significa «vida», y muy utilizado en la cultura del Antiguo Egipto. Este símbolo estaba representado en muchos ámbitos de la vida del país del Nilo, donde los dioses lo portaban indicando sus competencias sobre la vida y la muerte, y sobre la inmortalidad. También se relacionó con el renacimiento, con la diosa Isis y su esposo Osiris, dado que fue ella quien lo resucitó después de que Seth lo asesinara.

El símbolo de la cruz en el Imperio romano fue utilizado como instrumento de tortura, donde Cristo murió y resucitó, al igual que lo hizo Osiris con la ayuda de Anubis.

Solsticio de invierno y solsticio de verano

 

Aquí no acaban las similitudes, porque el 25 de diciembre también era una fecha clave en Oriente. Recordemos que la procedencia del cristianismo, aunque haya tenido una mayor influencia en Europa, es oriental.

El 25 de diciembre, o el actual Día de Navidad, es el día en el que nació Osiris y también el día en el que nació Mitra, un dios del sol conocido desde la antigüedad, sobre todo en Persia y la India. Se incorporó al panteón del Imperio romano tardío.

La explicación más probable de que los cristianos adoptaron la fecha del 25 de diciembre como el nacimiento de Jesús, seguramente tenga que ver conque los fieles cristianos querían que las celebraciones paganas del solsticio de invierno fueran apartadas en favor de la Navidad.

Cuando reinó el emperador Constantino el Grande, estableció el 25 de diciembre como la fecha para festejar el nacimiento de Jesús, por su coincidencia con el festejo romano del Sol Invictus. Recordemos que Constantino fue el primer emperador en detener la persecución de cristianos y dio libertad al culto del cristianismo. También refundó la ciudad de Bizancio con el nombre de Nueva Roma (Constantinopla, la actual Estambul).

Por otro lado, está el solsticio de verano. La festividad dedicada al culto del astro rey encendía hogueras que ayudaban al sol en su permanencia en los cielos encendiendo hogueras que también tenían intención de purificar. Tan importante era para los egipcios que las famosas pirámides fueron construidas de manera que el sol se viera entre dos de ellas desde la esfinge.

El cristianismo adoptó la fecha del 24 de junio como la Fiesta de San Juan, el día que se celebra el nacimiento del Bautista, una fiesta que es celebrada en muchos países.

 

Ptah y Cristo

 

Aunque quizás menos evidente, existe una similitud entre el dios Ptah egipcio y Cristo. Al dios egipcio se le llamaba el «Señor de la magia» o el «Maestro constructor». Era el líder supremo de los artesanos y según algunos textos de Menfis, Ptah creó a los dioses locales y construyó las ciudades.

Por su parte, Jesús, fue hijo de un carpintero y aprendió el oficio de manos de su padre. Según los escritos, Jesús pertenecía a la nobleza religiosa judía, no como un simple peón o carpintero más, sino que tenía acceso a información y escrituras judías, seguramente influenciadas (al menos en parte), por los egipcios.

La historia está llena de similitudes y coincidencias propias de la evolución de la especie humana. Algunos parecidos entre la religión egipcia y la religión cristiana pueden parecer meramente anecdóticos, pero otros simbolizan una gran influencia que estuvo presente desde su misma creación.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://www.laregion.es/articulo/la-revista/cristianismo-y-egipto-mas-coincidencias/20141218214241511485.html
https://culturacolectiva.com/historia/razones-por-las-que-la-religion-cristiana-es-una-copia-de-la-egipcia

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejá tu comentario

Seguir leyendo

Close