Written by educacion

La actitud es el secreto de aprender un nuevo idioma

Es normal sentirnos con poca confianza cunado estamos aprendiendo un idioma nuevo, al menos cunado estamos empezando a hablarlo y no estamos muy seguros si lo que estamos diciendo está gramaticalmente correcto o si suena bien. Si embargo, aunque no lo crea, lo que más importa cuando se está desenvolviendo en un idioma nuevo es su actitud, no su precisión.

Cuando estudiamos un nuevo idioma, muchos de nosotros lo abordamos con miedo y ansiedad y es normal porque es algo desconocido, todos pasamos por eso. Si cometemos un error o decimos algo incorrecto, nos estremecemos, nos congelamos y nos juzgamos con dureza. Pero resulta que, nos beneficiaríamos si cambiamos nuestro enfoque y nos preocupamos menos por hacerlo bien, según la entrenadora de habilidades de comunicación Marianna Pascal en una charla TEDxPenangRoad.

Pascal ha pasado 20 años en Malasia ayudando a las personas a hablar mejor inglés. Con el tiempo, descubrió una verdad sorprendente: lo bien que alguien se comunica en un nuevo idioma tiene muy poco que ver con su nivel de idioma y mucho más con su actitud.

Como maestra, había notado que algunos estudiantes tenían un dominio relativamente bajo del inglés, pero aún podían comunicarse de manera muy efectiva. Ella recuerda a un estudiante específico llamado Faisal, que era supervisor de fábrica. A pesar de no saber mucho inglés, dice, “este tipo podía sentarse y escuchar a cualquiera con mucha calma y claridad, y luego podía responder y expresar sus pensamientos de manera absolutamente clara”. También había observado a algunos estudiantes en la situación opuesta: personas que sabían bastante inglés pero que luchaban por hacerse entender.

Entonces Pascal se dio cuenta, qué era lo que pasaba. Ella recuerda: “Mi hija en ese momento estaba tomando lecciones de piano, y comencé a notar dos similitudes realmente fuertes entre la actitud o el pensamiento de mi hija hacia tocar el piano y el pensamiento o la actitud de muchos malasios hacia el inglés”.

La primera similitud tuvo que ver con el miedo a equivocarse. Pascal dice que su hija odiaba el piano, odiaba las lecciones y odiaba practicar. Como ella dice, “estaba llena de pavor porque trataba de no arruinarlo. Tanto para mi hija como para su maestra, su éxito en el piano se midió por los pocos errores que cometió”.

Pascal agrega: “Ahora, al mismo tiempo, me di cuenta de que muchos malasios entablaban conversaciones en inglés con el mismo tipo de sentimiento de pavor: ese sentimiento de que los juzgarían por la cantidad de errores que iban a cometer y si iban a meter la pata o no”.

La segunda similitud tenía que ver con la autoimagen. Pascal dice: “Mi hija, ella sabía cómo sonaba un buen piano, ¿verdad? Porque todos hemos escuchado un buen piano, y ella sabía cuál era su nivel, y sabía cuánto tiempo tendría que tocar para tocar así”.

Pascal se dio cuenta de lo mismo que les sucede a los estudiantes de inglés: “Me di cuenta de que muchos malayos tenían esta idea de cómo se supone que suena bien el inglés … y cómo sonaba su inglés, y hasta qué punto tendrían que hacerlo”.

Aun así, eso no respondió a su pregunta, aunque ahora sabía qué hacía que algunas personas tuvieran dificultades, no sabía muy bien qué hacía que otras personas tuvieran éxito.

Luego fue a un cibercafé. La persona sentada a su lado estaba jugando un juego de disparos mientras sus amigos miraban, y simplemente no era un buen jugador. Pero al mismo tiempo, vio algo notable: “Aunque este tipo era terrible, aunque sus amigos lo estaban mirando, no hubo vergüenza. No hubo sensación de ser juzgado. No hubo timidez”. En cambio, estaba completamente concentrado en la tarea que tenía entre manos: disparar a sus oponentes.

Pascal dice: “De repente me di cuenta de que esto es todo. Esta es la misma actitud que tienen personas como Faisal cuando hablan inglés”.

Al igual que el pésimo jugador, cuando Faisal entra en una conversación en inglés, explica, “no se siente juzgado. Está completamente enfocado en la persona con la que está hablando y en el resultado que quiere obtener. No tiene conciencia de sí mismo, no piensa en sus propios errores”.

Hay una diferencia significativa entre alguien que habla un nuevo idioma como si estuviera tocando el piano y alguien que lo habla como si estuviera jugando un videojuego. Tiene que ver con dónde están poniendo su enfoque. Por un lado, Pascal dice: “Tenemos a la que tiene un alto nivel, pero está totalmente enfocada en sí misma y en hacerlo bien y, por lo tanto, es muy ineficaz. Tenemos otro de bajo nivel, pero totalmente enfocado en la persona con la que está hablando y en obtener un resultado: efectivo”.

Pascal cree que hablar un idioma no es como esos exámenes que muchos de nosotros tuvimos que tomar en la escuela primaria, donde un pequeño error de ortografía o gramática resultaría en una gran X roja del maestro.

En el mundo real, los pequeños errores no importan, lo que importa es si somos capaces de hacernos entender.

Ella dice: “Si quieres hablar inglés como Faisal con esa gran confianza, esto es lo único que puedes hacer cuando hablas. No te concentres en ti mismo; céntrate en la otra persona y en el resultado que quieres lograr”.

La conclusión de Pascale es: “El lenguaje te pertenece. No es un arte para dominar. Es solo una herramienta que se puede utilizar para obtener un resultado “. Y agrega, “esa herramienta te pertenece”.

Por esa razón, húndete en el idioma, no mires hacia los lados, no pienses que serás juzgado. Aunque creas que aún no estás en el nivel que quieres, recuerda que la práctica hace al maestro. Tu actitud es más importante que tus conocimientos, que no te detenga.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://ideas.ted.com/when-speaking-a-new-language-what-matters-most-is-your-attitude-not-your-accuracy/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close