Written by reflexiones

La mejor edad para retirarse: no existe

Por mucho tiempo se consideró que los 65 años era la edad típica para retirarse y así reclamar los derechos del Seguro Social y finalmente aprovechar a los nietos, la casa, hobbies olvidados, incursionar en cosas nuevas y descansar. Sin embargo, en este caso un neurocientífico, psicólogo cognitivo y autor de bestsellers llamado Daniel Levitin, nos da su opinión del lado de la ciencia.

Cuando una persona mantiene un empleo u ocupación, se mantiene en movimiento, realizando tareas, desempeñando distintas actividades y cumpliendo objetivos. Aunque no es secreto que el trabajo en algunas ocasiones causa estrés, preocupación, angustia y hasta desespero, el cumplir esos objetivos que se presentan diariamente, hace que cada persona tenga un propósito, al menos laboral que puede ser el impulso de levantarse de la cama cada día.

Muchas personas piensan o desean (y no digan que es mentira), retirarse para por fin no tener que despertarse temprano y quedarse viendo televisión todo el día, navegar en internet y finalmente descansar todo lo que no descansó en sus eternos días de trabajo…  No es para culpar a nadie, realmente a veces necesitamos ese tipo de breaks en nuestras jornadas, pero hay que ser muy cuidadoso con lo que se desea, ya que el hecho de retirarse para “solo descansar” (pudiendo interpretarse como dejar de trabajar y luego no hacer nada el resto de su vida), se puede transformar en no tener un propósito de vida, que puede tornarse una situación ligeramente problemática.

“Si desea vivir una vida larga y satisfactoria, manténgase ocupado” dice Daniel Levitin.

La mejor edad para retirarse, no existe o mejor dicho no hay ninguna “mejor edad para retirarse”. Incluso si tiene una discapacidad física, es mejor seguir trabajando, ya sea en un empleo o como voluntario.

Demasiado tiempo sin un propósito está asociado con la infelicidad.

Si llegaste al retiro, no importa tu edad, primer consejo: ¡permanece ocupado! Pero no con un trabajo ajetreado o actividades triviales, sino con actividades significativas que te llenen, que logren cultivarte, que te gusten y que te mantengan activo. Los economistas han acuñado el término “unretirement” o “desjubilación” para describir las hordas de personas que se retiran, descubren que no les gusta y vuelven a trabajar. Las estadísticas muestran que entre el 25 % y el 40 % de las personas que se retiran, vuelven a ingresar a la fuerza laboral.

Mantenerse ocupado con actividades significativas requiere algunas estrategias y un cambio de prioridades. En los Estados Unidos, muchos empleadores permiten que los trabajadores adultos mayores modifiquen sus horarios para seguir trabajando, es por eso que deben realizar adaptaciones razonables, como horarios de inicio y culminación y salas de descanso (en algunos casos), pues la discriminación por edad es ilegal para personas mayores de 40 años.

Las leyes de todo el mundo varían, sin embargo, la discriminación por edad es ilegal también en Canadá, México y Finlandia. En general, la Unión Europea permite la rescisión en la edad de retiro de la pensión (en Alemania, por ejemplo, eso es actualmente a los 75 años y se extiende a 77 años). Mientras que, en Corea del Sur, la edad de jubilación obligatoria es de 70 años. En otros países, como Australia, las leyes y las interpretaciones de esas leyes están evolucionando.

Es muy importante trabajar juntos para luchar por cambios en la forma en que nuestras sociedades ven a los adultos mayores, en particular cómo los ven en la fuerza laboral. La cultura corporativa en los Estados Unidos ha tendido hacia la discriminación por edad, ya que es difícil para los adultos mayores conseguir un trabajo o ser promovidos. Dos tercios de los trabajadores estadounidenses dijeron haber presenciado o experimentado discriminación por edad en el trabajo.

Los empleadores deben reconocer que ofrecer oportunidades a los trabajadores mayores es un negocio inteligente y no solo un acto benéfico para sentirse bien.

Los equipos multigeneracionales con miembros mayores tienden a ser más productivos; los adultos mayores aumentan la productividad de quienes los rodean y estos equipos superan a los de una sola generación. Banco alemán ha estado a la vanguardia de este tipo de enfoque, y reportan menos errores, así como una mayor retroalimentación positiva entre jóvenes y mayores.

Si continuar trabajando en su trabajo no es posible después de cierta edad, y si los nuevos empleadores no están dispuestos a contratar trabajadores mayores, todavía hay formas de mantenerse activamente involucrado en un trabajo significativo.

Es definitivamente una convicción personal y un coraje de seguir teniendo un propósito y una ocupación, que puede surgir de varias maneras para diferentes personas: pueden tomar clases en línea, en plataformas como de Coursera o Khan Academy (pero asegúrese de poder interactuar para discutir lo que ha aprendido; aprender de forma aislada puede no ir tan lejos como para mantener su mente activa); unirse (o ser anfitrión) de un club de lectura o un grupo de discusión de eventos actuales; voluntariado en un hospital o iglesia; trabajando en un comedor de beneficencia o realizando alguna actividad que le apasione y requiera de su disposición diaria.

Definitivamente hay un efecto transformador cuando se logra tomar las riendas de la vida luego de retirarse, significa adaptación, nuevos planes y estrategias personales. Esto lo ayudará a encaminarse hacia la felicidad y el éxito que los llevará a un envejecimiento exitoso.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://ideas.ted.com/what-is-the-ideal-age-to-retire-never-according-to-a-neuroscientist/
Fuentes consultadas: https://www.eeoc.gov/es/discriminacion-por-edad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close