Written by 2:32 am ciencia y tecnologia

Vacaciones lejos de todo

Una nueva empresa de turismo especial ofrece enviar a turistas a la estratósfera para el año 2024. Lo hará en una cápsula presurizada que será elevada por un gran globo aeroestático. Se trata de la primera oferta abierta para todo público, en lo que podría ser apenas el comienzo de una industria revolucionaria y multimillonaria.

 

La nueva empresa americana Space Perspective acaba de publicar las imágenes de su flamante nave espacial Neptuno, que pronto podrá llevar a los turistas a un crucero alrededor de la estratósfera. Con un peso de unas cinco toneladas, la nave espacial consta de dos partes: una cápsula de cuatro metros de alto y cinco metros de ancho con ventanas desde el suelo hasta el techo, y un enorme globo de hidrógeno de gran altura para ayudar al descenso. La compañía dice que podría transportar hasta ocho personas (más un piloto) en un viaje de seis horas al borde de la atmósfera terrestre.

Por supuesto, el precio de semejante viaje no será nada barato. Space Perspective ha dicho que probablemente cueste menos de la mitad del precio del pasaje en un vuelo de Virgin Galactic (otra empresa dedicada a los vuelos espaciales), es decir 125.000 dólares por cabeza.

 

La cápsula fue diseñada por el estudio PriestmanGoode y, según la compañía, tiene como objetivo “proporcionar a los exploradores la experiencia inspiradora que los astronautas describen al ver nuestra Tierra desde el espacio”.

 

Un viaje en el Neptuno comenzaría en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, y ascendería en dos horas a 30.000 metros sobre el Océano Atlántico. Luego, navegaría a esa altura durante unas dos horas, permitiendo a los viajeros disfrutar del paisaje antes de descender durante otras dos horas de vuelta a la Tierra. La nave espacial aterrizaría en medio del Atlántico, donde un barco recogería a los pasajeros, la cápsula y el globo.

 

La compañía ha programado el primer vuelo de prueba para principios de 2021 (sin pasajeros), y el primero con una tripulación para 2023. Las operaciones comerciales podrían comenzar en 2024.

 

El futuro de los vuelos turísticos

 

El negocio turístico del futuro está literalmente fuera de este mundo. La tendencia acerca del turismo espacial viene creciendo a pasos agigantados. Durante la mayor parte de la Historia, la idea de tomar un vuelo comercial y pasear fuera del planeta ha sido considerada una locura. Sin embargo, en los últimos años esta noción se ha convertido en una realidad.

 

Desde 2001, hay empresas que están realizando o intentando realizar misiones espaciales comerciales de pasajeros. Ya ha habido siete turistas espaciales en misiones en el espacio. Todos ellos viajaron con la compañía Space Adventures, y pudieron pasar tiempo en la Estación Espacial Internacional (ISS). El costo promedio de estas misiones ha sido de 26,2 millones de dólares, algo fuera del rango de precios de la mayoría de la gente.

 

En 2004, Sir Richard Branson fundó Virgin Galactic con la idea de que la gente pueda viajar al espacio  por unos 200.000 dólares. Aunque todavía es costoso, este precio hace que los viajes espaciales sean mucho más accesibles. A pesar de trece años de investigación y pruebas, Virgin aún no ha logrado un vuelo espacial exitoso con pasajeros. Ha habido varios contratiempos y aplazamientos, y en octubre de 2014 la compañía perdió uno de sus aviones de la Nave Espacial 2 en un vuelo de prueba. Aún no se sabe con certeza cuándo Virgin Galactic llevará pasajeros al espacio.

 

Otra compañía que está explorando los viajes espaciales comerciales es Blue Origin. La compañía fundada por el fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha realizado con éxito varios vuelos de prueba. Además, la empresa SpaceX, que no ofrece vuelos comerciales de pasajeros hasta el momento, ha mostrado un gran potencial para hacerlo en un futuro próximo. Fundada por el multimillonario Elon Musk, esta empresa se ha dedicado durante varios años a los viajes espaciales. Realizan misiones de reabastecimiento a la ISS varias veces al año con su nave espacial reutilizable, y se le han otorgado contratos con la NASA, la fuerza aérea de los EE.UU. y empresas privadas que desean lanzar satélites.

 

Más allá del turismo…

 

Por más novedoso y llamativo que pueda sonar el turismo espacial, lo verdaderamente interesante es que, de concretarse, sería un paso importante en la exploración del universo. Dicho de otro modo: los viajes turísticos al espacio son el primer escalón para el establecimiento de los humanos fuera de la Tierra. De hecho, parece posible, incluso inevitable, que algún día necesitemos colonizar el espacio para salvar la especie de nuestras propias tendencias destructivas.

 

Con suficiente motivación, es probable que un día sea técnicamente factible construir un hábitat espacial autosuficiente. Al principio, los hábitats espaciales importarían sus recursos de la Tierra pero, en lo que respecta a los viajes interestelares, el reciclaje sería necesario para mantener un suministro constante de agua, aire y alimentos. Sin embargo, incluso el reciclaje tiene sus límites, ya que un porcentaje del producto original siempre se perderá en el proceso.

 

Los límites del reciclaje requerirían que cualquier hábitat espacial autosuficiente pudiera extraer recursos de asteroides, cometas e incluso del espacio. Por suerte, los ingredientes necesarios para sostener la vida, como el agua y el nitrógeno, están disponibles en grandes cantidades en todo el sistema solar y más allá también.

 

En unos cien años, es probable que la Tierra sea una especie de cuna para la Humanidad: el punto de partida de la expansión en el sistema solar y el universo todo. Para entonces, estos vuelos turísticos serán quizás vistos como los viajes de Colón a las Américas.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Space tourism firm Space Perspective will…, en https://www.the-sun.com
Does The Travel Industry Have A Future?, en https://www.forbes.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close