Written by asia, mundo

China espera alcanzar la neutralidad en sus emisiones de carbono para el año 2060

China es el principal emisor de dióxido de carbono del mundo. Xi Jinping, el actual presidente de China, anunció en la Asamblea de la ONU de septiembre del 2020 que pretenden alcanzar el pico de emisiones de CO2 antes de los 10 años, para después comenzar su eventual decrecimiento hasta alcanzar la neutralidad de emisiones para el año 2060.

Cualquier noticia para realizar una transformación económica que permita la reducción de los gases de efecto invernadero es una buena noticia para el planeta y para las personas. Además, se calcula que la reconversión verde podría crear una gran cantidad de puestos de trabajo, debido en parte a la instalación de paneles solares, investigación de nuevas y más eficientes baterías, nuevas instalaciones para las industrias, etcétera.

 

Una recuperación verde

 

Xi Jinping anunció que las contribuciones previstas en el Acuerdo de París para la reducción de gases de CO2 serían superadas con un plan más vigoroso, con nuevas medidas y políticas para una recuperación verde después de la pandemia del coronavirus.

Uno de los miedos o reticencias más importantes en la lucha contra el cambio climático es el estado calamitoso de muchas economías del mundo, quienes no cuentan con la voluntad suficiente para hacer frente a los compromisos del acuerdo de París o de diversas medidas que reduzcan la contaminación, con un nivel de deuda y un déficit que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no es necesario tomar esta reconversión como un gasto, sino más bien como una inversión.

El compromiso de China para el año 2060 establece un horizonte fuerte y cuantificable para una neutralidad en carbono, un posible aliciente para que otros países establezcan objetivos más ambiciosos o concretos en el tiempo.

Algunos estudios sitúan al coronavirus como un síntoma de una actividad económica desenfrenada, en una situación similar a lo que está ocurriendo actualmente con la tala indiscriminada de bosques y hábitats naturales, provocando efectos adversos en la naturaleza, como incendios que cada año no paran de aumentar.

En definitiva, el plan de China es alcanzar un pico de emisiones en el año 2030. Los siguientes 30 años deberán reducir el CO2 hasta que la cantidad emitida sea capturada de igual forma, es decir, la llamada neutralidad de carbono.

 

¿Qué es la neutralidad de carbono?

 

China no ha sido el único país que ha previsto alcanzar la neutralidad del carbono en un tiempo determinado. El Acuerdo de París, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en el año 2015, asentó un compromiso de avanzar hacia ese objetivo en la segunda mitad del siglo XXI. Algunos activistas climáticos expresaron sus preocupaciones y protestaron contra lo que denominaron un acuerdo sin apenas garantías.

El término «neutralidad de carbono» es un concepto que crea confusión. No se trata de no producir ninguna cantidad de dióxido de carbono (CO2), sino que todo lo que se libera a la atmósfera se recoja en igual medida. También se le denomina la huella cero de carbono.

¿Cómo se «recoge» esta cantidad de dióxido de carbono?

  1. No emitiendo más gases de CO2 a la atmósfera de lo que los bosques y las plantas pueden absorber a través de procesos de fotosíntesis, los cuales transforman el dióxido en oxígeno.
  2. Cuidando los sumideros naturales como los océanos, que también contribuyen a su reducción.
  3. Evitando los incendios que cada año son más frecuentes, y que liberan grandes cantidades a la atmósfera. Los controles en la deforestación y la replantación de bosques son vitales y la mano del hombre es patente aquí.
  4. Mediante la compensación de carbono, equilibrando las emisiones emitidas en un sector con la reducción de CO2 en otro lugar. La inversión para energías renovables aquí resulta de gran importancia, lo mismo que la voluntad política necesaria para ello.
  5. Nuevas tecnologías. Tecnologías de captura de carbono que aún no están desarrolladas o que supone un riesgo demasiado alto para su aplicación a gran escala.

Proyecciones para China

 

En el caso de que China logre alcanzar su objetivo de neutralidad de carbono para el 2060, las proyecciones que se tienen actualmente en cuanto a la subida de la temperatura global se podrían reducir entre un 0,2 y 0,3 º C. Sería una de las mayores registradas, según Climate Action Tracker (CAT).

Este es un anuncio de tremenda relevancia, que quizás ha sido pasado por alto entre todas las noticias del coronavirus. El país asiático es actualmente responsable de una cuarta parte de los gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera. Si consiguen emitir lo mismo que la naturaleza o la tecnología son capaces de absorber, será una gran batalla ganada contra el cambio climático. Para ello, China tendrá que eliminar gradualmente el uso del carbón, petróleo y gas, un reto como pocos en la historia humana, sobre todo en un país tan inmenso.

Si aplicamos la previsión del cumplimiento del Acuerdo de París y sin contar con este nuevo plan de China, CAT estimaba que la temperatura global podría subir un 2, 7º C para el año 2100, algo desastroso para la vida en nuestro planeta y el equilibrio geopolítico que provocaría efectos secundarios poco deseados, como guerras por el agua o la falta de alimentos y migraciones masivas.

Al incluir las previsiones de China para el año 2060, el calentamiento se reduciría hasta los 2,4 o 2,5 º C. La esperanza sigue puesta en que las naciones más contaminantes del mundo pongan el foco en planes aún más ambiciosos para reducir sus emisiones siguiendo el ejemplo chino, entre ellos Estados Unidos, que bajo la administración Trump no parece ser una de las prioridades, por decirlo de manera leve.

 

El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
La Vanguardia. Artículo «China, principal emisor mundial, promete ser neutro en carbono para el 2060».
Parlamento Europeo. Artículo «¿Qué es la neutralidad de carbono y cómo alcanzarla para 2050?»

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close