Written by comunidades

El mensaje universal de Mafalda

Quino, “Yo diría que nos pusiéramos todos contentos sin preguntar por qué”. La muerte no nos detendrá.

Era el año 1964, en las radios sonaba el tema I want to hold your hand, del ya mundialmente famoso grupo, los Beatles. Mafalda, la niña rebelde, una fanática argentina del grupo, que se convertiría en una de las embajadoras más famosas de su país y que haría eco en el mundo con su lucha por las buenas causas, estaba por hacer su primera presentación pública.

Es de suponer que, como muchos otros fans, sufrió mucho con el engaño que había vivido cuando en el canal 9 de la televisión de su país, habían anunciado unos meses antes la llegada de sus ídolos, los Beatles. Al final, todo resultó siendo una farsa, no eran ellos, solo se trataba de una copia del grupo hecha en Estados Unidos.  

¡¡Estas cosas ocurren solamente en este país!!”

Esa fue la frase con la que cerró la primera publicación de sus historias, hecha el 29 de septiembre de ese año y que se hizo en el semanario argentino Primera Plana. Pudo haber caído muy bien a lo recién acontecido con los Beatles; pero la frase encerraba un problema de mayor profundidad, uno que tenía que ver con lo que sucedía en la sociedad argentina de aquel entonces.

La página 64 del diario mostraba a Mafalda dibujando una casa; pero se le rompió la punta del lápiz antes de que la terminara. Era la primera de muchas frases que alzarían la voz que clamó siempre por justicia, por un mejor mundo.

Hay quienes tienen maneras de levantar su voz y hay quienes lo hacen de tal forma, que la mayoría ni se da por enterado de que lo está haciendo, y quienes son aludidos, hasta se ríen y comparten esas historias que los critican con allegados y amigos, sin darse cuenta de que es una crítica en contra lo que hacen.

Así de agudo y de inteligente era el lápiz eterno del honorable hombre argentino creador de Mafalda, Joaquín Salvador Lavado, conocido mundialmente como Quino.

Mafalda era una niña que había nacido en una familia de clase media y que, según las propias palabras de su creador, era “una niña que intentaba resolver el dilema de quiénes eran los buenos y quiénes los malos en este mundo”.

Feminista, rebelde, irónica y muy aguda, expresaba, como lo hace cualquier niño, lo que percibía de su entorno. El trabajo de Quino para entrar en el personaje, en la mente de una niña, para expresar lo que un adulto razona de la sociedad en la que vive, de la política, de la economía, del cuidado del planeta, de lo inhumana que se vuelve la sociedad moviéndose a un ritmo frenético y llevándose todo por delante, es por decir menos, genial.

La vida da unas vueltas increíbles

Es curioso que la idea originalmente haya sido el producto de una solicitud de la agencia de publicidad Agnes. A Quino, se le había encargado la creación del personaje para una marca de electrodomésticos; pero como a veces pasa, los proyectos se cancelan y ese fue el caso de esta petición.

Como pasa con muchos creativos, tiempo después de hacer una propuesta fallida, reciclan las ideas, las transforman, las mejoran y terminan con resultados estupendos. Y eso fue justamente lo que pasó con Mafalda, que llegó a convertirse en una referencia mundial de las historietas. Ha sido editada en más de 30 países, traducida a 15 idiomas y tiene una película que se estrenó en Buenos Aires en 1981.

La famosa historieta duró nueve años continuos de publicaciones en varios medios impresos desde 1964 hasta 1973, en ese lapso hubo 5 presidentes, tres de ellos dictadores. En una oportunidad el creador de Mafalda, llegó a decir “Si la seguía dibujando me pegaban uno o cuatro tiros” ¿Fue esa la razón por la que dejó de dibujarla? Él también llegó a decir que no quería repetirse.

Así el semanario Siete Días sería el último en hacer una publicación inédita de la muy apreciada historieta, Mafalda, un 25 de junio de 1973.

En aquel tiempo

A partir de los años 60 el mundo vivía una época en la que se iba contra la cultura del sistema establecido. Factores sociales e intelectuales movían a las masas, parecía que la gente había despertado y los ciudadanos reclamaban mayor atención a sus problemas y lo hacían activamente.

Mafalda tocó los temas más espinosos imaginables, feminismo, pacifismo, lucha de clases, cambio climático y pobreza. La libertad y la imprudencia o tal vez la inocencia de una niña le permitía hacerlo con desenfado, y eso era apreciado antes y ahora también. El discurso del activismo, en cualquiera de los temas tratados en la historieta, sigue teniendo la misma vigencia hoy en día.

La irreverente niña, daba la vida por el pájaro loco y los panqueques, al mismo tiempo defendía los derechos tan maltratados de la mujer. Ante el pensamiento tradicional y machista que reducía a la mujer a las labores domésticas, ella en cambio era curiosa, tenía un espíritu crítico en favor de la educación de la mujer, en definitiva, reclamaba la igualdad de género.

¿Cuántas mujeres eran presidentas en su época? ¿Cuántas eran líderes de grandes empresas? Y no era algo que estaba ceñido a su país, Argentina, era un fenómeno mundial. Mafalda, estaba en la línea de pensamiento mundial que en materia de feminismo veía una segunda ola, que impulsaba con mayor fuerza los derechos de la mujer.

Mafalda no estaba sola

¿Quién es el padre de Mafalda? ¿Es Quino? ¿O quino es en realidad Mafalda, un luchador que quería un mundo mejor y usó ese personaje porque consideró que sería mejor que fuera una niña y no un hombre el que hiciera tales llamados de atención a la sociedad?

Entre los personajes que acompañan a Mafalda, están sus padres, su madre Raquel y… bueno, el nombre de su padre es una incógnita ¿Cuál habrá sido la razón? En una oportunidad la protagonista escribió para el semanario Siete Días:

“Mi papá es corredor de seguros, y en casa se entretiene cuidando las plantas. Mi mamá es ama de casa. Se conocieron cuando estudiaban juntos en la Facultad, pero después ella abandonó para cuidarme mejor, dice”

Los otros personajes que se fueron incorporando la tira fueron Guille, el hermanito menor de Mafalda, Susanita, Felipe, Manolito y Libertad, cada uno representando un aspecto de la sociedad argentina.

La obra inmortal de Quino, es un ejemplo de la combinación entre creatividad y sensibilidad social para expresar los temas más candentes de la sociedad, y además hacerlo de manera tan sencilla. Que gran idea la de hacer que quienes hablen sean niños y no los adultos para hablar de cosas tan importantes, ellos son auténticos y dicen lo que sienten.

La obra gráfica del Quino está a disposición los interesados en los múltiples libros de Mafalda que publicó.

“Que levanten la mano los que estén hartos de ver el mundo manejado con los pies”
Mafalda.

En este escrito, expreso mis opiniones y reflexiones sobre “Mafalda, una historieta de impacto mundial, que fue creada por el argentino Joaquín Salvador Lavado, quien falleció recientemente”. Fuentes: womennow.com, BBC, CNN en español y quino.com.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close