Written by finanzas

Las pérdidas trillonarias causadas por la discriminación laboral

La discriminación racial en los espacios laborales de los EEUU es un mal que acompaña a la sociedad de este país desde que sus primeros negocios comenzaron a operar a mediados del siglo XVIII. Se trata de una práctica que, desde el punto de vista moral, siempre ha resultado ser altamente reprobable y totalmente injusta para las minorías del país norteamericano. Pero, gracias a un estudio de la institución financiera Citigroup, ahora también podemos darnos cuenta de la masiva pérdida económica que esta inequidad laboral ocasiona en las finanzas de esta superpotencia.

En el año 1964, el Congreso de los EEUU promulgó la ley Title VII, la cual prohíbe la discriminación laboral por cuestiones de raza, religión, género sexual o nacionalidad de origen. Aun así, las minorías raciales de este país continúan sufriendo diariamente las nefastas consecuencias de ser ignorados o maltratados por un sistema que no les brinda la igualdad de oportunidades que, tanto moral como legalmente, se merecen. Cada año, miles de ciudadanos reportan al gobierno norteamericano casos en los que son discriminados -tanto en el proceso de contratación como dentro de los espacios laborales- y no reciben respuesta alguna por parte de las autoridades.

Tan sólo un año después de implementarse esta ley federal se formó la US Equal Employment Opportunity Commission (Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo), una agencia que se encarga de investigar los casos de discriminación laboral de Norteamérica. Pero, a pesar de que existen leyes y organismos encargados de velar por la igualdad de oportunidades en los ámbitos laborales de este país, la realidad es que en la práctica no existen verdaderas consecuencias para los empleadores que ejercen la discriminación en los espacios de trabajo estadounidenses. Se trata de una situación que está lejos de ser un tema menor para la economía del país del norte.

El banco de inversión y servicios financieros Citigroup publicó un reporte en el que se constata que, durante las dos últimas décadas, el PBI (Producto Bruto Interno) de los EEUU perdió la astronómica cifra de U$D16 trillones de dólares como consecuencia de la discriminación laboral. Es por ello que el vicepresidente de Citigroup, Raymond McGuire, asegura que este tipo de prácticas “tiene un costo real y tangible que impacta en el rendimiento económico de nuestro país”.

Para llegar a esta cifra, la entidad financiera tuvo en cuenta diferentes factores como equidad salarial, educación, alojamiento y –el más importante de todos- préstamos ecuánimes para emprendedores afroamericanos. Se estima que esta última circunstancia ha generado pérdidas (a lo largo de los últimos 20 años) de alrededor de U$D13 trillones de dólares y la imposibilidad de haber creado más de 6 millones nuevos empleos anuales. La brecha que ha impedido la equidad salarial de los afrodescendientes de este país evitó que las arcas de los EEUU cuenten con un ingreso de U$D2.7 trillones de dólares en este lapso de tiempo.

Por otro lado, si el sistema educativo le hubiera otorgado el acceso a una educación superior a los jóvenes de raza negra, éstos hubieran generado más de U$D100 billones de dólares a lo largo de toda su vida. Finalmente, la inequidad existente dentro del sistema de créditos hipotecarios para los afroamericanos les hubiera dado la posibilidad a 770 mil personas de acceder a su propio hogar, aportando así a la economía de su país U$D218 billones de dólares. Este estudio refleja una realidad que podría ayudar a los EEUU a solventar los problemas económicos ocasionados por la pandemia de Covid-19: de cerrarse la brecha racial existente, su gobierno podría recaudar unos U$D5 trillones de dólares durante los próximos cinco años.

Los datos obtenidos por Citigroup empeoran si se tiene en cuenta que este conjunto de injustas prácticas discriminatorias les ocasiona a las empresas pérdidas millonarias en juicios laborales que devienen en resarcimientos económicos para los empleados perjudicados. Cada año, la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo procesa más de 70 mil denuncias de discriminación laboral, recibiendo tan sólo el 18% de los trabajadores alguna forma de compensación monetaria.

Resulta alentador comprobar que la entidad encargada de visibilizar las masivas pérdidas económicas que ocasiona la discriminación laboral se interesa también por ser parte de la solución a esta problemática. Citigroup ha impulsado una iniciativa llamada Action for Racial Equality (Acción para la Equidad Racial) con la cual buscan ayudar a la comunidad afroamericana para que se integre en la economía de su país. Las autoridades de este organismo financiero se comprometieron a invertir, durante los próximos tres años, más de U$D1 billón de dólares en proyectos que le permitan al mercado económico estadounidense acortar la brecha racial existente en los espacios laborales.

Gracias a esta investigación, nunca fueron más claras las consecuencias que derivan del trato desigual que reciben las minorías estadounidenses por parte de las empresas de su país. No son pocas aquellas compañías que deciden ignorar las leyes anti-discriminatorias vigentes a la hora de elegir contratar personas de diferente raza, edad, sexo y/o religión y, cuando sí lo hacen, generalmente les pagan salarios más bajos que a los empleados blancos. Ya a principios de este siglo, la Universidad de Harvard publicó un estudio que determinó que los empleadores eligen considerar las aplicaciones de trabajo de empleados caucásicos con antecedentes criminales antes que un afrodescendiente que no los posee.

A pesar de que existen leyes que amparan a los estadounidenses que son desestimados prejuiciosamente, la realidad es que sus denuncias por discriminación laboral generalmente no cambian demasiado esta tendencia. Mientras la economía norteamericana continúa sufriendo las consecuencias de una extensa cuarentena, las cifras arrojadas por el estudio de Citigroup generan un prospecto desalentador para el futuro financiero de este país. La discriminación laboral ha probado ser perjudicial, no solamente para la calidad de vida de las personas y familias que la padecen, sino también para el crecimiento socioeconómico de una superpotencia que hace oídos sordos a las necesidades de toda su población.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
Racial inequality cost the economy $16 trillion over the last two decades, Citi finds. (https://www.cnbc.com/)
Closing the racial inequality gaps. (https://ir.citi.com/)
Workplace discrimination is illegal. But our data shows it’s still a huge problem.. (https://www.vox.com/)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close