Written by finanzas

Los vuelos comerciales en formación parar ahorrar combustible podrían ser una realidad

Hay una diferencia fundamental en la manera en la que los humanos hemos «aprendido a volar», y seguro que ya la has visto. No hablamos de ningún tipo de tecnología especial ni del material con que lo hacemos, sino de algo mucho más sencillo: volamos en solitario.

Si observas a las diferentes aves migrar o viajar, te habrás dado cuenta de que lo hacen en formación, normalmente en forma de V. Pues bien, es este concepto el que ha inspirado a muchos investigadores a desarrollar su propio concepto del vuelo en formación, asegurando que pueden ahorrar combustible en viajes largos y reducir emisiones de CO2.

Aerodinamismo natural

Tan lejos en el tiempo como hace un siglo, los científicos ya pudieron observar y estudiar cómo los pájaros incrementan su eficiencia aerodinámica al volar en formación, al aprovecharse de los flujos de aire provocados por su vuelo.

Estudios como este han hecho que proyectos como Airbus fello’fly se planteen hacer que los vuelos comerciales viajen en formación con el propósito de aumentar la eficiencia del combustible y hacer del transporte aéreo algo menos dañino para el medio ambiente.

La primera prueba se realizo en marzo de 2020 y se expandirá el año que viene con las aerolíneas SAS y Frenchbee, junto con otros proveedores de servicios de navegación aérea provenientes de Francia, Reino Unido y Europa.

No obstante, la doctora Sandra Bour Schaeffer, CEO de Airbus UpNext, dijo a CNN Travel que «es muy, muy diferente de lo que los militares llamarían vuelo en formación. No tiene absolutamente nada que ver con formaciones cerradas».

Vuelos en forma de «V»

Las aves vuelan en forma de V para aumentar su eficiencia aerodinámica. Nuestros aviones producen aire en rotación al final de las alas, conocido como «vórtice en punta de ala» o wingtip vortex en inglés. Los vórtices más poderosos generados por aviones de gran tamaño son capaces de alterar el vuelo de aviones más pequeños ubicados a cierta distancia de su vuelo.

El entrenamiento de los pilotos también se basa en evitar turbulencias similares. En la demostración de fello’fly, los pilotos volarán cerca del vórtice, pero no exactamente en su interior, sino en un área cercana menos agresiva. Aprovecharse de las ventajas de estas corrientes aseguraría un ahorro de combustible del 5 al 10 %.

Por lo tanto, no sería demasiado extraño en un futuro que viésemos vuelos comerciales en formación para aprovechar las corrientes de estos vórtices y de esta manera, reducir el CO2 liberado en la atmósfera. Aunque el ahorro de combustible no sería suficiente para paliar la contaminación provocada por el transporte aéreo, es un comienzo.

La prioridad de las aerolíneas deberá ser la investigación a gran escala para paliar dichas emisiones. Los vuelos en formación ayudarían a reducirlas mientras se llevan a cabo investigaciones más importantes, como combustibles alternativos o nuevos materiales que ayuden en la generación de la energía necesaria.

Imitando a la naturaleza

Si te fijas en los diferentes inventos a lo largo de la historia de la humanidad, puedes observar cómo muchos de ellos se basan en la mera imitación de lo que los animales han hecho durante millones de años. Uno de nuestros puntos más fuertes como especie, y a veces el más débil, es creernos que la tecnología actual es capaz de conseguirlo todo, pero no es tan sencillo.

Esto también ocurre con la ciencia aerodinámica. Según esta confianza ciega en nuestra tecnología, debería ser fácil prever e imitar el vuelo en formación de las bandadas con interminables fórmulas matemáticas y esquemas. La realidad es más compleja.

El principal problema de imitar los vuelos en formación de los pájaros en la naturaleza es que no pueden realizarse experimentos controlados de manera sencilla, tal y como comenta el doctor Charles Bishop, de la Escuela de Ciencias Naturales en la Universidad de Bangor, Gales.

En el año 2001, se publicó un estudio en la revista Nature, por Henri Weimerskirch, quien, junto a su equipo, tuvo acceso a pelicanos domesticados, conocidos por ser los que de manera más eficiente realizaban sus vuelos en formación.

El estudio fue capaz de medir las pulsaciones de estos pájaros y los resultados fueron que, sin ninguna duda, los pelicanos eran capaz de ahorrar energía al volar en formación, reduciendo hasta en un 14 % sus pulsaciones por minuto. Este estudio parte como una de las pruebas más fehacientes de que los humanos podríamos hacer lo mismo con nuestras naves.

Un reto para los pilotos

El vuelo en formación sería un verdadero reto para los pilotos, quienes quizás no podrían calcular de manera demasiado precisa la posición exacta para beneficiarse del aerodinamismo en formación. Necesitarían asistencia para ello, y los sistemas de piloto automático deberán calcular con precisión absoluta dónde debería situarse la aeronave para aprovechar al máximo estas corrientes.

Recordemos que un mal uso de este vuelo en formación podría desembocar en grandes turbulencias para el avión, algo que los pilotos y los pasajeros no estarían demasiado dispuestos a sufrir en cada vuelo si el sistema no se perfecciona. De ahí que los experimentos controlados sean tan importantes de realizar, y a la vez, tan difíciles.

El principal objetivo del programa de Airbus ahora mismo es cerciorarse de la seguridad completa de sus tripulantes, reducir cualquier inconveniente que pueda crear turbulencias, ya sea provocado por la mano del piloto o por un cálculo desajustado de los sistemas informáticos, y continuar las investigaciones para aprovechar al máximo las ventajas del vuelo en formación.

Si esto se consigue, el siguiente paso es de suma importancia. Se deberán presentar nuevas regulaciones y medidas de seguridad, y las aerolíneas tendrán que cambiar su modus operandi para poder incluir vuelos en formación en sus vuelos diarios, al mismo tiempo que los vuelos convencionales surcan los cielos.

La prioridad es ahorrar combustible y, por consiguiente, reducir las emisiones de dióxido de carbono. Toda idea que ayude en este objetivo es bienvenida.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
https://edition.cnn.com/travel/article/airbus-formation-flight/index.html

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close