Written by reflexiones

Un mundo hecho de datos

En la actualidad, los humanos producimos más que nada información. Se calcula, por ejemplo, que alrededor del 10% de todos los datos disponibles en el mundo se produjeron en los últimos dos años. ¿Hasta qué punto nos ayuda tener tanta información? ¿O hay otros que en verdad se benefician con nuestros datos?

Es probable que hayas oído hablar de kilobytes, megabytes, gigabytes o incluso terabytes. Son unidades de datos que suelen utilizarse en tareas cotidianas, y sirven para cuantificar la cantidad de datos enviados en, por ejemplo, un archivo adjunto en un correo electrónico, o la información almacenada en el disco duro de una computadora.

Sin embargo, en poco tiempo estas unidades quedarán obsoletas. Incluso es probable que recordemos con cierta ternura cuando pensábamos que un terabyte era más que suficiente, de igual modo que, hace ya varios años, un disquete era un bien preciado para trasladar datos. Hoy nadie usa disquetes ni discos compactos. El motivo es simple: producimos tanta información que se espera que este año todo el universo digital alcance los 44 zettabytes. De confirmarse, significará que hay 40 veces más bytes que estrellas en el universo.

Si te preguntas cuánto es 44 zettabytes, la respuesta ya traspasa los límites de lo comprensible para una persona promedio. Digamos que un zettabyte es equivalente a 1.000.000.000.000.000.000.000 bytes. Es decir, muchísimo espacio. Trata de imaginar ahora la cantidad de datos que hay en 44 zettabytes.

Nuestra producción actual de datos es de aproximadamente 2,5 quintillones de bytes al día. A medida que el mundo se conecta cada vez más, con un número mayor de dispositivos electrónicos, es esperable que estos números crezcan. En total, la población de Internet ha crecido un 7,5% desde 2016, y ahora incluye más de 3.700 millones de humanos. En promedio, los EE.UU. por sí solos generan 2.657.700 gigabytes de datos cada minuto.

En 2014, había 2.400 millones de usuarios de Internet. Ese número creció a 3.400 millones en 2016, y en 2017 se añadieron 300 millones. En junio de 2019 (los últimos datos suministrados) había más de 4.400 millones de usuarios, es decir un aumento del 83% en el número de personas que usan Internet en sólo cinco años.

Estas son apenas algunas de las asombrosas cifras sobre la cantidad de información creada. Ahora veamos la cuestión más en detalle.

¿Qué ocurre cada minuto de cada en Internet?

-Las redes sociales son, sin dudas, las grandes responsables del aumento de generación de datos. Los últimos informes muestran que se suman casi 300 millones de nuevos usuarios de redes sociales cada año. ¡300 millones! Esto es 550 nuevos usuarios cada minuto.

-Desde 2013, el número de Tweets por minuto se ha incrementado en un 58% a más de 474.000 Tweets por minuto en 2019.

-El uso de Youtube se triplicó entre 2014 y 2016, con usuarios que suben 400 horas de nuevos videos cada minuto de cada día.

-Los usuarios de Instagram suben más de 100 millones de fotos y videos cada día, es decir 69.444 millones de publicaciones por minuto.

-Desde 2013, el número de mensajes de Facebook compartidos cada minuto ha aumentado un 22%: de 2,5 millones a 3 millones de mensajes en 2016. Este número ha aumentado más del 300%.

-Cada minuto en Facebook equivale a 510.000 comentarios, 293.000 estados actualizados, y 136.000 fotos subidas.

-Hay más de 38.000 actualizaciones de estado en Facebook por minuto.

-Los usuarios de Facebook hacen clic en el botón “Me gusta” en más de 4 millones de publicaciones cada minuto, y el botón “Me gusta” de Facebook ha sido presionado 13 billones de veces.

-Más de 3,5 mil millones de búsquedas en Google se realizan en todo el mundo cada minuto de cada día. Esto es 2 trillones de búsquedas por año en todo el mundo, o sea más de 40.000 búsquedas por segundo.

-En todo el mundo, se envían más de 100 millones de mensajes por minuto a través de Whatsapp y aplicaciones similares.

Las redes sociales, sin embargo, no han logrado desplazar al viejo y querido correo electrónico. En 2019, se calcula que se enviaron por día unos 293 mil millones de correos electrónicos, y se espera que crezca un 4,2% anual hasta 347 mil millones en 2023.

¿Quién se beneficia con tantos datos?

El sentido común nos indica que los beneficiados son los usuarios, de otro modo no compartirían ni buscarían tanta información. Pero la realidad es bien distinta, y se parece bastante a la distopía planteada por George Orwell en “1984”, excepto que en nuestro mundo el Gran Hermano no es un gobierno totalitario, o no solamente, sino las grandes empresas que venden y trafican los datos que generamos.

Cada click que hacemos, cada fotografía compartida, cada búsqueda en Google, cada página visitada, las opiniones que damos en Twitter… todo deja una huella que puede ser rastreada y catalogada. De ese modo, con tantos datos de tantas personas, las empresas más poderosas del mundo venden la información al mejor postor, ya sea en forma de publicidad o de lisa y llana manipulación política.

Con datos tan precisos, pueden saber sobre nuestros gustos, nuestros problemas, nuestra ideología, y hasta nuestra ubicación exacta en tiempo real. Esto permite crear un perfil sobre los usuarios en tanto consumidores, de tal modo que es probable que incluso sepan cosas de nosotros que nosotros ni sabemos, por ejemplo, nuestros deseos y a partir de ello cualquier comportamiento futuro.

En su prehistoria, Internet era un lugar libre. O al menos bastante libre, y también caótico. La sensación de libertad, de gratuidad, de anarquía todavía puede palparse, pero sólo como impostura. Facebook no cubre su plataforma de publicidad a la vieja usanza, sino que es más sutil. Y así confiamos todavía en que somos internautas anónimos, aunque todos sabemos que en realidad vivimos en la Matrix.


El texto anterior expresa mis ideas y opiniones inspiradas en
What Happens in an Internet Minute in 2019?, en https://www.visualcapitalist.com
How Much Data Do We Create Every Day?, en https://www.forbes.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close