Written by comunidades

Mujeres y niñas tienen la palabra

Es necesario contener el ascenso vertiginoso de la violencia contra niñas y mujeres y poder conseguir recursos para recuperarse después que pase la tormenta.

Con optimismo la mujer del mundo ha levantado su voz a través de la campaña “Orange The World”, una campaña auspiciada por la ONU y que promueve el activismo en contra de la violencia de género que se ha recrudecido con la cuarentena producida por la pandemia de Covid 19.

Mujeres y niñas tienen la palabra, los datos registrados hasta la fecha ponen en evidencia que el trabajo adelantado en las últimas décadas en materia de violencia de género está en peligro por los altos índices de casos de violencia en contra de mujeres en tiempos de pandemia.

Sabiendo que 243 millones de niñas y mujeres que tienen entre 15 y 49 años han sufrido algún tipo de violencia sexual, física o psicológica durante 2019, imaginar que durante la pandemia eso se ha exacerbado implica un gran retroceso y un grave problema de salud pública, que además no es atendida debidamente por la crisis del coronavirus. 

El mayor número de casos se da en los hogares y una de cada tres víctimas tiene como victimario a su pareja. La calle e internet también registran una alta incidencia de casos, según fuentes de Naciones Unidas, la información todavía es preliminar; pero lo que se aprecia es muy preocupante.

Si antes las mujeres desconocían los medios para recibir apoyo cuando eran maltratadas, con la crisis del Covid 19 la situación se ha agravado. Muchos gobiernos han desviado los recursos que estaban destinados a darles ese apoyo, porque toda la atención está en este momento en la pandemia.

Ante medidas severas de confinamiento, las víctimas ni siquiera podían ir a la policía a formalizar sus denuncias.

El lema de la campaña “Orange The World” tiene como lema “Financiar, responder, prevenir y recolectar” y se estableció comenzar el 24 de noviembre y concluir el 10 de diciembre para cumplir con sus objetivos iniciales.

Ellas merecen ser escuchadas

“No guardes silencio” así se llama el movimiento de Dina Smailova una kasaja que les brinda ayuda gratis a las mujeres que en ese país sufren de abuso sexual. Ella asegura a mujeres ONU, que las mujeres a quienes ha ayudado y las que sufren de abusos viven en gran vulnerabilidad.

Ellas no hacen sus denuncias a la policía porque viven muy aisladas y además, viven con las familias de los padres de sus parejas. Dicen que después de hacer una denuncia, la policía detiene al agresor; pero en unas tres horas este está de vuelta en casa y la situación tiende a empeorar. La expresión “sobrevivientes de violencia de género” deja claro a lo que se enfrentan.

El Programa para el Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD), analizó a 206 países en relación a: recursos y cómo combate cada uno la violencia de género, cómo apoya a las mujeres que se dedican a trabajos sin remuneración y qué hacen en materia de seguridad económica.

Apenas un 12% de los países analizados (25 de 206), cuenta con políticas que les bridan algún tipo de protección de orden social o económico a las mujeres. De los 206 países, 42 no cuenta con ninguna política que combata la violencia contra la mujer y las niñas en tiempos de pandemia y tampoco alguna medida que les de apoyo social o económico a las mujeres con trabajo no remunerado. 

Un líder es aquel que se pone a la altura de las circunstancias que tiene en frente y responde con eficacia. Su Excelencia Vjosa Osmani es una doctora en Ciencias Políticas y exprofesora que se convirtió en presidenta de una asamblea en Kosovo, ha sido la primera en lograrlo y su liderazgo ha quedado demostrado por sus acciones frente a la pandemia, las que han logrado reconocimiento local y mundial por su asertividad.

Aboga por una mayor participación de las mujeres en puestos de liderazgo y dice que eso está más que demostrado en esta pandemia. Sus políticas están más cargadas de la sensibilidad humana que tanto se necesita, temas como el ambiente y la igualdad de género, tienen en la mujer a una gran aliada, su particular forma de ver el mundo las hace más equilibradas.

Para los expertos en la materia, la región que más esfuerzos hace contra la violencia de género es Europa. También es la que más políticas de protección tiene en favor de quienes tienen trabajos no remunerados.

Por su parte, según refiere la ONU, América es en donde hay más políticas que en el campo económico existen para apoyar a las mujeres. Políticas como dar cuidados infantiles durante la pandemia, tal y como sucede en Costa Rica, o un aumento en los subsidios infantiles en Argentina, o como en Colombia donde se le han asignado fondos a las mujeres que son víctimas de violencia de género.

¿Vestirse de una manera determinada, es razón suficiente para que un hombre decida violar a una mujer? ¿Qué piensa Ud.?

Hay personas que tratan de justificar el delito del abuso sexual o la violencia de género y buscan para ello argumentos de todo tipo. Uno de ellos es que la mujer los provoca con insinuaciones, con su forma de vestir, con una sonrisa, por ir a una fiesta y así.

No hay nada que justifique el abuso sexual, ni otro tipo de violencia de género.

Sarah Nyajuok Guk, es otra de esas tantas jóvenes que ayudan a otras, ella es consejera en violencia de género y tiene 24 años, es de Sudán del Sur. Ella manifiesta que en su país las mujeres no tienen voz, nadie las oye, ni quieren hacerlo. Vive en un campamento de refugiados en Kenia. En su país, las niñas durante la pandemia no pueden ir a la escuela y por eso deben volver a sus pueblos en donde son casadas obligatoriamente. Sin escuela el matrimonio forzado es un peligro inminente.

En Ucrania, Maryna Saprykina es directora de RSE. Asegura que para enfrentar la difícil situación de la violencia de género y la falta de asistencia a la mujer, es muy necesario involucrar a más personas. Señala que se requiere la asociación y coordinación entre empresas, organizaciones no gubernamentales y entes públicos para que se construya una base sólida para darle solución al problema.

No importa el lugar del mundo en el que se esté, la violencia de género y la desatención a la mujer siempre está presente. Bien vale la pena aprovechar esta campaña “Orange The World” para exaltar la voz de la mujer en contra del maltrato que reciben, no es justo y no es bueno para tener un mundo mejor.

 

En este escrito expreso mis opiniones y reflexiones basadas en el artículo “Hand over the mic: Women on the front lines of violence against women during COVID-19” de unwomen.org.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close