Written by innovadores

Ofelia Fernández, la legisladora más joven de latinoamérica

Con apenas 19 años, Ofelia Fernández se convirtió en la legisladora más joven de Latinoamérica. Pero más allá de su edad, esta política argentina es una activista con años de militancia estudiantil, una gran oradora y una emergente de la marea feminista en Argentina. Por supuesto, su vida pública también ha suscitado críticas y comentarios despectivos.

Para entender lo que representa Ofelia Fernández en la política, primero hay que hablar un poco sobre la sociedad argentina de los últimos veinte años. De alguna manera, Ofelia es producto de esos veinte años posteriores a la crisis del 2001, cuando Argentina se vio inmersa en una crisis sin precedentes que cambió para siempre la vida política del país.

Como consecuencia de la crisis, la gente empezó a involucrarse más en la política. En la Ciudad de Buenos Aires era habitual encontrar asambleas populares donde los vecinos debatían sobre el presente y futuro del país. En las elecciones posteriores, la llegada de Néstor Kirchner al poder permitió que el descontento, la furia y la esperanza tuvieran su canal democrático.

Kirchner supo interpretar los reclamos de la sociedad, y así fue cómo Argentina se volcó a una agenda más progresista. Sin embargo, no fue el único país de la región que experimentó un giro a la izquierda: Brasil con Lula Da Silva, Bolivia con Evo Morales, Uruguay con Pepe Mujica, Ecuador con Rafael Correa, y Venezuela con Hugo Chávez pasaron por procesos similares. De repente, América latina parecía encaminarse hacia su sueño nunca concretado: el de la patria grande.

No es casualidad que el partido al que pertenece Ofelia se llame precisamente Patria Grande. Cuando Néstor Kirchner murió en 2010 la actual legisladora tenía diez años, por lo que sus primeros recuerdos de la política llegaron con Cristina Fernández de Kirchner, la sucesora y esposa del ex presidente. El discurso de Cristina Fernández impactó profundamente en la pequeña Ofelia, quien varias veces confesó que se quedaba fascinada frente al televisor cuando la presidenta brindaba sus extensas y vigorosas cadenas nacionales.

Por entonces Ofelia empezó a cursar en el secundario Carlos Pellegrini, un colegio dependiente de la Universidad de Buenos Aires, conocido por la militancia política de sus estudiantes. Ofelia aprovechó el ámbito para dar sus primeros pasos como militante. Protagonizó varias tomas del colegio, dio sus primeras entrevistas televisivas y provocó revuelo, adhesiones y rechazos. Esto sería una constante en su carrera política: la admiración, pero también el ataque continuo por ser mujer, joven y feminista.

Ofelia tampoco era, ni es, la típica mujer adolescente que esperan y moldean los medios masivos. Su belleza no es típica, su forma de comportarse tampoco, y su extrema inteligencia y capacidad para expresas sus ideas la colocaron en un lugar inaudito. Como suele pasar con lo novedoso y disruptivo, la imagen pública de Ofelia comenzó a ser examinada con un escrutinio que nunca tienen los varones blancos adultos.

Al terminar sus estudios secundarios, y ya reconocidos sus talentos por gran parte del arco político, Ofelia desembarcó en la arena política argentina como parte del sector más progresista o izquierdista del Frente de Todos, la versión kirchnerista del peronismo. En las elecciones legislativas de 2019 se presentó como candidata a legisladora por la Ciudad de Buenos Aires. Poco tiempo después se convertiría en la política más joven del continente en llegar a un puesto político tan alto.

La marea verde

Tampoco puede entenderse el surgimiento de Ofelia Fernández sin entender la preponderancia del movimiento feminista en los últimos años de Argentina. Quizás por la llegada de una mujer a la presidencia, o quizás por un mero desarrollo histórico, a partir de mediados de la década pasada las mujeres tomaron las calles con dos reclamos particulares: la condena a los femicidios y la legalización del aborto.

Estas protestas masivas llevaron al país a un profundo cambio cultural, que todavía lucha por convertirse en un cambio político y legislativo definitivo y concreto. De alguna manera, Ofelia es la perfecta emergente de ese movimiento, y también de una generación que creció y se educó con esos y otros reclamos. Su discurso feminista y combativo penetró fuertemente en amplias capas de la sociedad argentina, y en particular de la Ciudad de Buenos Aires, que tiene una larga tradición progresista. Sin embargo, hace ya varios años está gobernada por partidos más bien conservadores o de derecha.

Al respecto, en una entrevista reciente Ofelia dijo que “la ciudad (de Buenos Aires) ha sido escenarios de las masivas movilizaciones multisectoriales por el aborto, del colectivo Ni Una Menos. Es muy irritante que una ciudad que ha tenido un grado tan grande de movilizaciones no sea capaz de priorizar las políticas públicas en materia de género que sus propios ciudadanos han marcado“.

En la actualidad, Ofelia forma parte de la unidad de partidos que llevaron a Alberto Fernández a la presidencia argentina. Sin embargo, la proyección de la legisladora trasciende las fronteras de su país: fue reconocida por la revista Times y por el Washington Post, entre otros medios internacionales. Y su discurso encaja perfectamente con los movimientos políticos y feministas de otros países, por ejemplo la también joven política norteamericana Alexandria Ocasio-Cortez.

Hablando sobre la pandemia, Ofelia se ha referido al contexto global: “el gobierno (de Argentina) ha navegado muy bien la dicotomía que los medios hegemónicos han planteado entre la economía y la salud. Se trata de cuidar la salud y la economía. ¿Pero la economía de quién? ¿La economía del 99% de la población o el beneficio del 1% de la población que concentra la riqueza? Si miramos a los países que han priorizado la economía como los Estados Unidos, vemos que no se ha cuidado la salud, pero tampoco la economía. ¿De qué economía se están ocupando ahí? No es la de la gran mayoría”.

Más allá de las opiniones personales, es innegable que Ofelia tiene un futuro político enorme. Hasta dónde llegará sólo el destino lo sabe.


Fuentes
A Fearless 19-Year-Old Abortion Advocate Just Became the Youngest Lawmaker in Latin America, en https://www.motherjones.com
She’s 19 and lives with her mother: Meet the feminist teenager running for office in Argentina, en https://www.washingtonpost.com
In Buenos Aires, there is no political will to address problems that we, the women, face, says Ofelia Fernández, en https://peoplesdispatch.org

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close