Written by cine

Kinuyo Tanaka: Precursora en tiempos de posguerra

Recientemente la Filmoteca de Catalunya ofreció una retrospectiva de una de las grandes mujeres del cine japonés. Kinuyo Tanaka, como actriz y luego como directora, se convirtió en todo un icono al convertirse en la primera mujer japonesa en participar en el Festival de Cannes. El ciclo, que visitó Barcelona de la mano de Fundación Japón, y que forma parte del Asian Film Festival de Barcelona organizado por Casa Asia, mostro cinco de los seis films dirigidos por Kinuyo Tanaka. ¿Pero quién es esta actriz que luego se convirtió en directora? Siendo la segunda mujer japonesa en el rubro. Acompáñenos a saber más sobre esta fascinante mujer y su carrera cinematográfica.

Kinuyo Tanaka fue, y sigue siendo, una de las estrellas más famosas de la historia del cine japonés. Dedicó toda su vida al cine, actuando en más de 250 películas y colaborando con los directores más importantes. 

En el período de la posguerra, la propia Tanaka se convirtió en directora de cine. Entre 1953 y 1962, Tanaka dirigió seis largometrajes que trabajaban dentro del cine convencional producidos por el sistema de estudio japonés. Fue la única directora activa durante la Edad de Oro del cine japonés de la posguerra a fines de la década de 1950. Su destacada carrera delante y detrás de la cámara no solo acompaña la historia y las transformaciones técnicas del cine en Japón, desde la era del cine mudo hasta finales de los setenta. También encarna los cambios sociopolíticos y culturales de la sociedad japonesa y sus miembros femeninos, ofreciendo una oportunidad única para examinar las intersecciones entre la autoría, la representación y los discursos de género de las mujeres en el Japón moderno.

Nacida en Shimonoseki, en el suroeste de Japón, Tanaka ingresó al mundo del cine en 1924. Tenía 14 años y fue contratada como actriz por los estudios Shōchiku, una de las principales compañías cinematográficas del Japón de preguerra.

En la década de 1930, se convirtió en una de las estrellas más representativas del estudio, participando en el primer “talkie” japonés exitoso, The Neighbor’s Wife and Mine (1931), y ganando el favor del público a través de sus papeles en melodramas románticos como The Dancing Girl of Izu (1933), Okoto a Sasuke (1935) y El árbol de Love-Troth(1938-39). Su popularidad y éxito fueron tales que el nombre de Tanaka incluso se utilizó en títulos de películas para atraer al público, por ejemplo, en The Story of Kinuyo (1930), Kinuyo the Lady Doctor (1937) y Kinuyo’s First Love (1940).

Tanaka trabajó exclusivamente para Shōchiku hasta 1950 cuando se convirtió en actriz independiente. Sus años en Shōchiku coincidieron con tiempos de profunda transformación en Japón, particularmente para las mujeres. Los personajes de Tanaka y su personaje estrella llevaban las huellas de esos cambios, convirtiéndose a menudo en un lugar para su producción, circulación y negociación. Por ejemplo, en películas como A Burden of Life (1935), Tanaka interpretó el papel de la chica moderna, una figura femenina que encarnaba las ansiedades nacionales y de género de la modernidad japonesa. Asimismo, durante los años de guerra (1931-1945), Tanaka participó en producciones de propaganda como Pray at Dawn (1940) y Army (1944). En estas películas, representó, pero a veces también desafió, el ideal femenino de “buena esposa y madre sabia”, que fue alentado por la ideología militarista que impulsaba la nación japonesa en ese momento.

Tras la derrota de la guerra japonesa en 1945, Tanaka también adaptó su carrera al nuevo orden de posguerra. Siguiendo la política cinematográfica de las fuerzas de ocupación aliada, muchas películas promovieron ideas democráticas y reformas políticas, así como nociones de igualdad de género y derechos de las mujeres (todo de acuerdo con los estándares estadounidenses de la época).

Tanaka contribuyó a esta tendencia al actuar en la llamada “trilogía de liberación de la mujer” dirigida por Kenji Mizoguchi, que incluyó Victory of Women (1946), The Love of Sumako the Actress(1948) y Mi amor ha ardido (1949). Además, después de la guerra, Tanaka también se involucró, dentro y fuera de la pantalla, con los traumas nacionales y las contradicciones de género que surgieron en este período turbulento de la historia japonesa. Partiendo de su imagen de novia nacional, se hizo pasar por la problemática figura de posguerra de la prostituta callejera en Mujeres de noche (1947) y estuvo involucrada en un escándalo mediático después de su gira por los Estados Unidos como embajadora cultural dirigida a ella siendo acusada de americanización.

Colaboró con directores de fama mundial como Yasujirō Ozu y Mikio Naruse. En Japón, su nombre también se asoció con cineastas como Heinosuke Gosho, Keisuke Kinoshita e Hiroshi Shimizu, quien fue su pareja durante un breve tiempo al comienzo de su carrera y la dirigió en películas como Ornamental Hairpin (1941). Otro ejemplo de las colaboraciones significativas de Tanaka fue su trabajo con el director japonés Kei Kumai en su película Sandakan No. 8, por la que Tanaka recibió un último reconocimiento al ganar el Oso de Plata a la Mejor Actriz en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 1975, solo dos años antes de su muerte a consecuencia de un tumor cerebral en 1977.

El cambio a la silla de director le pareció una elección natural, pero también fue inspirada y posibilitada por las transformaciones políticas e ideológicas mencionadas anteriormente, que ocurrieron en Japón después de la derrota del país en la Guerra de Asia-Pacífico. Los cambios como el derecho al voto y la igualdad jurídica de los sexos incluidos en la nueva Constitución de la posguerra afectaron especialmente a las mujeres y su posición social en la sociedad japonesa. “Después de la guerra también en Japón, el avance de las mujeres se hizo evidente en todos los aspectos de la sociedad, incluida la entrada de mujeres en el parlamento.

Las seis películas que dirigió Tanaka, aunque se movían ampliamente dentro de las convenciones de género del melodrama romántico al que estaba mayoritariamente asociada como actriz, interrumpieron las representaciones dominantes de las mujeres en el cine japonés de la época. Abordó temas inexplorados como el cáncer de mama y las experiencias coloniales de las mujeres y cuestionó temas sociales como la prostitución femenina y la sexualidad de las mujeres desde una perspectiva incisiva. De una forma u otra, las seis películas dirigidas por Tanaka destacan las experiencias y la subjetividad de las mujeres, pero lo hacen dentro de los límites del cine convencional.


Fuentes
https://www.melbournecinematheque.org/category/present-year/the-story-of-women-the-extraordinary-career-of-kinuyo-tanaka/
https://cineasiaonline.com/kinuyo-tanaka-actriz-y-directora-en-la-posguerra-japonesa/
https://www.locarnofestival.ch/en/pardo/pardo-live/today-at-festival/2020/01/Soletta1_Retrospettiva_Tanaka
https://www.imdb.com/name/nm0849011/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close