Written by covid19, destacados

La pandemia podría aumentar el número de personas que viven en pobreza extrema

La pandemia generada por el Covid-19 ha generado múltiples obstáculos a la sociedad contemporánea, nombrando las crisis económicas políticas y sociales. Sin embargo, el tema de la pobreza extrema ha venido causando mucho eco, pues las últimas estadísticas oficiales arrojaron que el número de personas que vivirán en pobreza extrema se elevará para el 2030 a más de mil millones de personas

Desde hace algunas décadas los organismos internacionales han estado generando planes y estrategias que sean útiles para reducir la brecha en los niveles de pobreza extrema que vienen afectado la sociedad.

La llegada de la pandemia generada por el coronavirus ocasionó que a nivel mundial se acentuaran diferentes crisis sociales, que se han venido elevando de forma progresiva y en algunos casos descomunalmente con respecto a las diferencias socioeconómicas existentes.

Según la SDG Integration de las Naciones Unidas, el comportamiento de la pandemia ha sido un detonante para acelerar los efectos negativos sobre la economía de las personas. Los casos del virus no han disminuido sino al contrario han aumentado, por lo que ha resultado muy difícil para los países reactivar el motor económico por el constante temor al contagio y el incumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Esto lleva a pensar en la necesidad de implementar nuevas estrategia y mecanismos que ayuden a reactivar el aparato productivo en pro de disminuir los elevados índices de desempleo y pobreza, forjando una trayectoria eficiente de recuperación post pandémica.

Un nuevo estudio

La SDG Integration junto a la Universidad de Denver, realizaron un estudio donde se muestran diferentes escenarios que permiten evaluar el rumbo de los mecanismos de recuperación frente al Covid-19, aunque el panorama no resulte muy positivo.

Siendo más específicos, tres son los escenarios de recuperación sometidos a estudio en cuanto al impacto del coronavirus sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En este se toman como referencia todos los efectos generalizados que puede ocasionar la pandemia durante la próxima década. El resultado más global apunta que el Covid-19 puede llevar a más de mil millones de personas a sufrir de pobreza extrema en el año 2030.

Es por este motivo que se torna esencial que los países tomen los planes de recuperación de los ODS como un apoyo indispensable, no solo en la lucha por reactivar su aparato económico, sino en la disminución de la pobreza extrema.

A diferentes escenarios…

Tomando en cuenta el tipo de escenario pandémico, el número de personas impulsadas a la pobreza extrema podría variar, ya que estos se reflejan de forma diferente en la actividad socioeconómica de los individuos.

En el caso de enfrentarse a un escenario de Covid-19, denominado Baseline, se estima que el número de personas que vive en situación de pobreza podría aumentar a unos 44 millones para el año 2030, teniendo esto como un número aproximado.

En el caso de presenciar un escenario denominado “High Damage” los países de todo el mundo podrían estar enfrentándose a un número creciente de personas en pobreza extrema, aproximadamente unos 251 millones de personas.

Estos panoramas muestran solo que a este ritmo el mundo podría estar viendo como para el 2030 se alcanzan más de 1.000 millones de personas en pobreza extrema a causa de la pandemia.

En respuesta a ello, los Objetivos de Desarrollo Sostenible presentados por la Organización de las Naciones Unidas muestran un conjunto de estrategias económicas para minimizar los efectos económicos negativos sobre la sociedad.

Estos se basan en diferentes tipos de planes de inversión centrados en la superación de los hábitos de producción y consumo que se venían practicando mucho antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, incluso durante ella.

¿En qué se basan los planes de inversión?

Básicamente los planes de inversión buscan trazar una guía de acción enfocada en la protección social, economía sustentable, gobernanza y digitalización en el tercer escenario denominado “SDG Push”.

Al implementarse este tercer escenario se estima que los niveles de pobreza extrema podrían reducirse de manera drástica en comparación con los primeros dos escenarios. Obteniendo poco más de 146 millones de personas que viven en esta condición para el año 2030.

Además, se busca reducir la creciente brecha de género, pues al implementarse el tercer escenario, más de 74 millones de niñas y mujeres saldrían de la pobreza.

“Aunque el riesgo de caer en la pobreza es mayor en los países afectados por guerras y conflictos, también es aquí donde se pueden lograr los mayores avances: la mayoría de los 146 millones de personas que escapan de la pobreza viven en estos entornos, incluidas 40 millones de mujeres. y chicas” SDG Integration.                                                                                                                 

En cuanto a los beneficios, estos se ven reflejados en otros indicadores de desarrollo humano, donde destacan la educación y la nutrición. Si el plan funciona, se calcula que para el año 2030 casi 128 millones de personas en edad adulta y casi 16 millones de niños puedan escapar de la desnutrición, gracias a la aplicación de las intervenciones nutricionales.

Por la parte educativa se podrá percibir un aumento de más de 66% en la cantidad de niños graduados de la escuela secundaria, teniendo como punto de estimación el 70 %. Si comparamos estas cifras con las vistas en el escenario de daños elevados, tenemos que los datos no son alentadores.

En estos dos primeros escenarios el nivel de desnutrición en las personas adultas podría elevarse a más de 37 millones sobre la cifra recuperada en el tercer escenario, incluyendo 4 millones de infantes.

Al hablar de la parte educativa nos enfrentamos a la posibilidad de disminuir el porcentaje de la tasa de graduación mundial de escuelas secundarias y que descienda por debajo del 64 %.

En definitiva, la pandemia generada por el Covid-19 ha traído consigo el incremento de los valores socioeconómicos negativos que acentúan las problemáticas con las que se venía trabajando internacionalmente. Según la ONU, es necesario que se apliquen nuevas estrategias de inversión que puedan hacerle frente a los niveles de pobreza extrema y a la brecha de género.


Fuentes
La pandemia podría aumentar el número de personas que viven en la pobreza extrema a más de mil millones para 2030, de: https://sdgintegration.undp.org/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close