Written by covid19, destacados

La transición de nuestros perros a la nueva normalidad

Mientras las primeras vacunas de Covid-19 comienzan a llegar a los principales países del planeta, crece la esperanza de que nuestras vidas retomen su ritmo normal pre-pandemia. Pero, si bien este es un hecho que los seres humanos esperan conscientemente, son nuestras mascotas –principalmente los perros- quienes sufrirán más la repentina ausencia de sus dueños en el hogar. Diferentes expertos en el área de la cognición canina nos ofrecen algunos consejos para que podamos ayudar a nuestros perros a acostumbrarse mejor a la nueva realidad que se avecina.

No caben dudas que la pandemia de coronavirus produjo cambios muy importantes en las vidas de prácticamente todas las personas que habitan este planeta. Además del creciente y lamentable número de fallecidos, este virus consiguió alterar nuestros hábitos laborales y sociales a causa de las cuarentenas impuestas por los gobiernos de prácticamente todos los países del mundo.

Pero, si bien el ser humano posee una gran capacidad de adaptabilidad en situaciones tan traumáticas como esta, ¿cómo impactan a nuestros perros estos cambios tan drásticos?

La investigadora y profesora de psicología, Alexandra Horowitz, es una profesional neoyorquina experta en el área de la cognición canina. Como directora del Dog Cognition Lab que funciona dentro del Barnard College -una prestigiosa universidad de Manhattan-, ella ha estudiado extensamente la relación que mantienen los perros con sus dueños. Esto es a tal punto así, que la empresa tecnológica Sony la contrató para otorgarle a su perro robot, Aibot, una capacidad de interacción con los seres humanos que se asemeje a la de sus pares de carne y hueso.

En su libro Inside of a Dog: What Dogs See, Smell and Know, Horowitz nos permite conocer la manera en que estas mascotas interpretan la realidad que los rodea. Debido a la ancestral cercanía que nos une a estos fieles y sensibles animales, no resulta extraño que la pandemia también haya producido un gran impacto en sus vidas.

Pero, si bien ha resultado positivo el hecho de que sus compañeros humanos pasen más tiempo junto a ellos durante la presente cuarentena, es inevitable anticipar que un eventual y brusco regreso a nuestras actividades diarias provoquen cierta alteración emocional en ellos. Horowitz asegura que las expectativas actuales de los perros domésticos es contar permanentemente con nuestra presencia en el hogar, por lo cual es preciso realizar un distanciamiento gradual para acostumbrarlos a nuestra futura lejanía post-pandemia.

En su libro, Alexandra Horowitz afirma que nuestras mascotas caninas estudian constantemente nuestros actos y estados de ánimo, logrando interpretar a estos últimos de una manera muy precisa. Habiendo ya asimilado las preocupaciones de sus dueños durante la actual pandemia, la experta aconseja evitar sumarles más estrés al abandonarlos abruptamente una vez que logremos retomar nuestra vida social y laboral.

A partir del momento en que las imposiciones de aislamiento social comenzaron a endurecerse, se produjo un exponencial y generalizado aumento en las adopciones de perros. De acuerdo a Darryl Rawlings, CEO de la compañía de seguros caninos Trupanion, es en tiempos de gran incertidumbre como el que estamos atravesando cuando las personas consideran llevar a un can a sus hogares.

Pero, si bien enfocarnos en adiestrar a una nueva mascota puede resultar ser una actividad muy terapéutica para nosotros, también debemos tener en cuenta que es muy posible que esta constante relación se vea eventualmente interrumpida. Horowitz cree que lo ideal es generar en los perros nuevas expectativas que los ayude a acostumbrarse a nuestra futura ausencia.

Retirarnos a otra habitación o fuera de la casa y luego regresar, realizando esta acción en intervalos cada vez más largos, es un buen ejemplo de ello. Además de conseguir afirmar en ellos la noción de que dejarlos solos durante un tiempo forma parte de su realidad, les estaremos enseñando a adoptar una mayor y necesaria independencia. En este sentido, los expertos recomiendan abandonar la presente tentación de llevarlos con nosotros a todas partes, una costumbre que en el futuro ya no nos será posible realizar.

Al igual que Horowitz, la canadiense Zazie Todd -experta en comportamiento animal- está convencida en que la mejor estrategia es un distanciamiento gradual de nuestros perros. Debido a que estas mascotas son susceptibles a los cambios drásticos de sus rutinas, es una buena idea irlos acostumbrando a recibir su comida en los mismos horarios en que el trabajo o estudio nos alejarán de nuestros hogares.

Numerosos estudios científicos han establecido los grandes beneficios que se producen en la salud mental de aquellas personas que poseen mascotas domésticas. Según una investigación a cargo de la psicóloga Lauren Powell (Powell, 2019), la compañía de los perros puede aliviar los sentimientos de soledad de un individuo. Sin embargo, así como ellos nos brindan alivio en estos tiempos de aislamiento social, también nos corresponde a nosotros cuidar su bienestar psíquico y emocional.

Lamentablemente, muchas personas que adoptaron perros durante la pandemia de Covid-19 los han utilizado como una alternativa transitoria para mitigar su soledad. Karlene Shaffer -coordinadora de la agencia canadiense de adopción canina Ugly Mutts Dog Rescue- anticipa que, una vez finalizada la pandemia, una gran cantidad de estos animales serán llevados a organizaciones como la suya. “Veremos una afluencia de perros que las personas han tenido por unos meses y ahora ya no podrán atender”, aseguró Shaffer.

Como una manera de evitar que esto suceda, la doctora Horowitz considera que el escenario post-pandemia puede convertirse en una excelente oportunidad para que se produzca un cambio positivo en la vida social de nuestros perros. Esta profesional tiene la esperanza de que los espacios laborales sean más abiertos a admitir a las mascotas, una cuestión que podría lograr una mayor atención e apego por parte de sus dueños.

La clave, de acuerdo a los expertos, está en planear por anticipado los eventuales cambios de hábitos domésticos que afectarán la vida de nuestros perros. A diferencia de las personas, ellos no tienen conciencia de que la constante e imprevista presencia de sus amos en el hogar se verá un día interrumpida de manera inesperada. Es por ello que nunca es demasiado temprano para irlos habituando a esta inevitable separación.


Fuentes
Martin, M. (5 de Diciembre de 2020). Preparing Pups For The Post-Pandemic Life. NPR. Obtenido de https://www.npr.org/
Chang, E. (30 de Noviembre de 2020). It’s time to start preparing Fluffy and Fido for post-pandemic life. The Washington Post. Obtenido de https://www.washingtonpost.com/
Lamberink, L. (21 de Octubre de 2020). Dog rescues say pandemic puppy trend will lead to surrenders. CBC. Obtenido de https://www.cbc.ca/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close