Written by destacados, reflexiones

Nacidos bajo el signo de Internet

Niños que aprenden a utilizar un smartphone a los tres años, jóvenes que no saben qué es la vida sin Facebook, personas que ya olvidaron la oscuridad de una sala de cine… Bienvenidos a la nueva era, donde los nativos digitales gobernarán el mundo y hablarán de los inmigrantes digitales como seres prehistóricos.

Si tienes más de treinta años, de seguro te habrás sorprendido al ver que tu sobrino o primito o lo que sea, se maneja en Internet con más soltura que cualquier persona de tu generación. Si tienes más de cincuenta años, directamente no entenderás nada de lo que hablan los adolescentes. De alguna manera eso sucedió siempre, o al menos viene sucediendo desde mediados del siglo XX, cuando la juventud cobró identidad propia.

Sin embargo, la brecha generacional parece acentuarse hoy más que nunca. Incluso quienes crecieron en las primeras épocas de Intenet notarán una gran diferencia si se sientan a hablar con un adolescente. Los llamados millennial piensan que conocen el mundo digital, y sin dudas lo hacen, pero de una forma muy diferente a la generación posterior. Podría decirse que esta nueva forma de entender Internet los lleva a mirar la realidad de otra manera, y esto tiene no sólo repercusiones en sus vidas particulares sino en la política.

Los llamados nativos digitales, es decir quienes nacieron durante o después de la era digital, conciben la realidad desde un punto de vista algo desapegado, donde el humor cínico cobra relevancia. Las personas más grandes observan atónitas cómo líderes políticos como Trump utilizan Twitter, o cómo surgen nuevos actores políticos conservadores con una fuerte presencia mediática, que bailan al ritmo de las redes sociales. Para los nativos digitales esto es absolutamente natural.

Inmigrantes versus nativos

La cultura anglosajona, en especial la de Estados Unidos, gusta de etiquetarlo todo. Y como resulta algo últil, el resto las utilizamos, aunque sea para criticarlas. En este caso no hablamos por supuesto de inmigrantes y nativos a la vieja usanza, sino de los digitales. Las palabras utilizadas quizás sean algo polémicas, pero también son altamente descriptivas.

Como ya se mencionó, los nativos digitales son las personas que se criaron bajo el manto de Internet. Siempre han vivido en un mundo de tecnologías digitales. Pensamos en ellos como los niños que se dedican a la programación, los que siempre están conectados a un teléfono móvil u otro dispositivo, etcétera.

Por el contrario, los inmigrantes digitales son aquellos que se han adaptado lentamente a la navegación por la web, el correo electrónico, los mensajes de texto y el mundo instantáneo de las redes sociales y el entretenimiento por streaming. Es probable que esta diferencia pueda tener menos que ver con la tecnología y más con las dos visiones del mundo que representan. Según el escritor estadounidense Mark Prenskky, que en 2001 acuñó el término “nativo digital”, el nativo digital se está convirtiendo en el sector demográfico global dominante, mientras que el inmigrante digital está en declive.

Por otro lado, el autor Jeff DeGraff analiza cómo las visiones del mundo de estos dos grupos afectan a la forma en que se comunican y cómo otros pueden relacionarse con ellos en el lugar de trabajo, el aula y otras áreas de la esfera social. DeGraff resume que los inmigrantes digitales dividen el mundo en jerarquías, en su mayoría a través de líneas impulsadas por valores, que pueden incluir las etnias, la religión, el matrimonio e incluso el gobierno. En contraste, los nativos digitales ven al mundo más igualitario, en una forma horizontal donde no hay jerarquías.

¿Cómo disminuir la brecha generacional?

De cierto modo, se trata de crear oportunidades en las que aprendan unos de otros. Las generaciones no viven encapsuladas, sino que se alimentan mutuamente. Los inmigrantes digitales inventaron el microchip, la Internet, el teléfono celular, los mensajes de texto. Pero los mayores usuarios son los nativos. La colaboración es la clave.

Por otro lado, los inmigrantes digitales suelen mostrarse culposos frente a los nativos. Antes de, por ejemplo, pedir explicaciones sobre algo que no entienden suelen decir cosas como “soy viejo, pero…” o “nunca lo entenderé, sin embargo…”. Esto sin dudas demuestra la prevalencia actual de los nativos.

Para que esa brecha no se vuelva un problema serio, aquí van algunos consejos para los nativos digitales, que suelen ser más intolerantes:

-A pesar de lo que se pueda pensar, Google e Internet en general no proporcionan las respuestas a todas tus preguntas. Visita las horas de oficina en persona y tómate un tiempo para hablar con tu profesor o con tus compañeros de trabajo. Es cierto que un profesor no puede proporcionar 1.330.000 resultados en 45 segundos, pero es importante tener un poco de paciencia en medio de tanta ansiedad posmoderna.

-Usa tu teléfono para hacer llamadas de voz y así verificar la información en línea, o también cuando la comunicación basada en texto se torna demasiado engorrosa. Recuerda que no todos los sitios web se actualizan en tiempo real.

-Tómate un descanso y apaga tus dispositivos, o si estás leyendo en un iPad, apaga la conexión a Internet. Librarse de las interrupciones te dará una paz necesaria.

Por supuesto, también los inmigrantes digitales necesitan algunos consejos o sugerencias:

-La mayoría de los nativos digitales no saben realmente cómo funciona la tecnología. Lo que sí saben es que hay pocos problemas que alguien no haya resuelto en Internet para luego publicar una respuesta. En el peor de los casos, la mayoría de los problemas pueden ser resueltos con un reinicio de la computadora. Así que no tengas miedo de experimentar. Presiona botones que no hayas presionado antes y mira lo que hacen. Sólo recuerda cómo deshacer: control+Z en Windows y Comando+Z en el Mac.

-La razón por la que la gente usa Facebook, Twitter, Snapchat y otras redes sociales es porque sus amigos lo hacen. Así que si hay alguna nueva aplicación que quieras probar, haz que algunos de tus amigos también lo hagan. De esa manera, todos estarán aprendiendo juntos.

-Lo más importante es que no te disculpes por tener una forma diferente de hacer las cosas. Pero no asumas automáticamente que esta nueva forma es mejor o peor. Lo bueno de la mayoría de las aplicaciones y la tecnología de hoy en día es que son gratuitas. Así que hay poco riesgo.

-Es fácil decir que los jóvenes se limitan a enviar mensajes de texto todo el tiempo. Pero no olvides que lo mismo se decía de los teléfonos fijos. La comunicación constante es una “moda” juvenil que, generación tras generación, parece no agotarse jamás.


Fuentes
https://elearningindustry.com/digital-natives-digital-immigrants
Digital Natives, Digital Immigrants, en https://www.marcprensky.com/writing/Prensky%20-%20Digital%20Natives,%20Digital%20Immigrants%20-%20Part1.pdf
Digital Natives vs. Digital Immigrants, en https://www.huffpost.com/entry/digital-natives-vs-digita_b_5499606

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close