Written by comunidades

Imágenes de protesta que ayudaron a cambiar la historia

Desde su invención, la fotografía no sólo se utilizó para retratar la naturaleza o la vida social de las personas, sino también para inmortalizar a aquellas personas que decidieron luchar por sus derechos. Gracias a esta herramienta, el mundo entero ha logrado ser testigo de las movilizaciones callejeras propias de cada época, las cuales han quedado registrados para la posteridad. En muchos casos, estas imágenes llegaron a modificar el inconsciente colectivo y, en más de una oportunidad, incluso ayudaron a promover legislaciones más justas y pacificadoras.

A veces, las palabras no alcanzan a generar el mismo impacto emocional que una fotografía tomada en el momento preciso. Estudios demuestran que los seres humanos sentimos y actuamos en este mundo principalmente a través de nuestra capacidad visual. Es por ello que, por más elaborado y detallado que sea un texto, muchas veces basta una simple mirada a determinada fotografía para que ésta logre emocionarnos y, muchas veces, hasta cambie nuestra manera de pensar.

Este es el caso de aquellas imágenes que destacan el espíritu de lucha de personas que se opusieron a las injusticias que formaban parte de su realidad. Si bien la cámara fotográfica alcanzó la masividad popular a fines del siglo XIX, fue durante el próximo siglo –hasta llegar a nuestros días- que ésta cobró relevancia como una poderosa herramienta para visibilizar las luchas populares de cada región del planeta.

A partir de la distribución masiva de diarios y revistas, la imagen impresa generó un impacto social difícil de igualar por otro medio de aquel entonces. Fue así que las fotografías de movilizaciones callejeras en distintas ciudades y pueblos de todo el mundo fueron tremendamente influyentes a la hora de promover cambios en el pensamiento colectivo y –en algunos casos- hasta en la manera de legislar por parte de las autoridades de turno.

Tal fue el caso de las protestas de mayo de 1963, en donde miles de afroamericanos marcharon por las calles de la ciudad estadounidense de Birmingham (AL) en repudio de la segregación que ellos sufrían en espacios públicos. Diferentes fotografías le mostraron a una indignada comunidad internacional la feroz represión que sufrieron estos manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad.

Una de ellas –en donde se podía ver al perro de un policía rasgando las ropas de una persona de color- alcanzó la tapa del diario The New York Times, la cual fue discutida por el propio presidente John F. Kennedy. Un mes más tarde, el mandatario enunció su famoso discurso por los derechos civiles, cuestión que derivó en el Civil Rights Act de 1964, el cual prohibía la discriminación basada en cuestiones raciales, de género sexual o religión.

A lo largo de todo el siglo pasado, las imágenes de diferentes protestas –así como su represión por parte de las autoridades- han servido para reflejar momentos trascendentales de la resistencia urbana en todo el mundo. La fotografía ha resultado ser un poderoso medio visual que nos obliga a reflexionar acerca de las injusticias que derivan de la opresión racial, la discriminación de género y las devastadoras consecuencias de los conflictos bélicos.

Para su recientemente publicado libro Picturing Resistance: Moments and Movements of Social Change from the 1950s to Today, el profesor de periodismo de la Universidad de Berkeley, Ken Light, decidió recopilar unas 100 imágenes que capturan la lucha de personas comunes por hacer valer sus derechos. Tanto de su propia autoría como de diferentes fotógrafos de los EEUU, este libro es un notable testimonio visual del coraje demostrado por aquellos sectores de la población norteamericana que decidieron movilizarse para que su voz sea escuchada por las autoridades.

Cada una de estas fotografías cuenta una historia que muchas veces resulta tan conmovedora como admirable. Un buen ejemplo de ello es el trabajo de la fotógrafa freelance Alyssa Schukar, quien en 2016 inmortalizó la marcha de un grupo de nativos Sioux en protesta por la construcción de un oleoducto en Dakota del Norte, el cual atravesaría y contaminaría su territorio sagrado. Lo más impactante de esta imagen es el hecho de que a esta movilización la encabezaba un marine retirado quien, en contraste con su chaqueta camuflada del ejército, lucía en su cabeza un tocado tribal de jefe Sioux.

La mayoría de las fotografías de este libro reflejan el espíritu desafiante de las minorías estadounidenses. Tal es el caso de la imagen que muestra a un aguerrido grupo de Panteras Negras parados frente al edificio de la Corte Suprema de los EEUU o aquella que inmortaliza a la icónica Rosa Parks sentada en los primeros asientos de un autobús.

Sin embargo, otras no generan otra cosa que no sea desolación e impotencia, como la fotografía que refleja la devastación emocional que experimentó la madre de Emmet Till al apoyarse sobre el féretro de su hijo. Este joven afrodescendiente murió linchado en 1955 por supuestamente habérsele insinuado a una mujer blanca en la pequeña comunidad de Money, Mississippi.

El gran mérito del periodismo fotográfico, como así también de aquellas imágenes de protestas obtenidas por el ciudadano común, es el de lograr concientizar al resto de la sociedad. La captura visual de esos estáticos momentos en los cuales las injusticias cotidianas afectan las vidas de otras personas no sólo han conseguido hacer reflexionar a generaciones pasadas, sino que también motivan a las del presente a continuar luchando para ser escuchadas.

A pesar de que no existe protesta alguna reflejada en imágenes que pueda ser considerada como de menor valor que otras, sin dudas han habido muchas que resultaron ser icónicas.

Ejemplos de ellas son el transeúnte chino que, en el año 1989, le bloquea el paso a un grupo de tanques en Tiananmen Square, la Niña Afgana cuya desafiante mirada reflejaba el padecimiento de los refugiados de su país en Pakistán a mediados de la década de los 80s o la mujer turca de vestido rojo que en 2016 es rociada por la policía con gas lacrimógeno durante una serie de protestas en un parque de Estambul.

Desde las marchas populares en los EEUU contra la guerra de Vietnam, hasta llegar a los actuales choques de manifestantes del Black Lives Matter con la policía y grupos de extrema derecha, la fotografía ha logrado que los protagonistas de cada lucha social figuren en las primeras planas del mundo entero.

Actualmente, las cámaras de nuestros teléfonos celulares nos han brindado la oportunidad de convertirnos en improvisados periodistas que tienen la capacidad de capturar las injusticias cotidianas y compartirlas con millones de personas en cuestión de segundos. Este es un poder que las fuerzas de seguridad no pueden descontar a la hora de tomar la decisión de reprimir a aquellas personas cuyos reclamos tienen un sólo objetivo: llegar hasta los oídos de las autoridades que los representan.


Fuentes
Referencias:
Natividad, I. (28 de Octubre de 2020). How compelling photographs can change the course of history. Berkeley News. Obtenido de https://news.berkeley.edu/
Enlow, J. (11 de Julio de 2016). 10 of the most iconic protest photos. Timeline. Obtenido de https://timeline.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close